avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- China es una de las 16 naciones que compiten por 15 puestos de tres años en el Consejo de Derechos Humanos de 47 miembros, donde también intentarán introducir a Cuba y Arabia Saudita

TOVAH LAZAROFF

Para el Director de UN Watch, la membresía debe basarse en los antecedentes de derechos humanos de una nación, pero eso rara vez ocurre.

Se espera que la Asamblea General de las Naciones Unidas vote hoy martes sobre la inclusión de China en su Consejo de Derechos Humanos, a pesar de su trato hacia los musulmanes uigur, de los cuales alrededor de un millón han estado recluidos en campos de detención, según publica The Jerusalem Post.

China es una de las 16 naciones que compiten por 15 escaños de tres años en el consejo de 47 miembros, que celebra elecciones anuales para su membresía rotativa.

Muchos de los escaños no están disputados, por lo que probablemente Cuba y Rusia serían elegidos automáticamente, en base a agrupaciones geográficas.

China está en la única elección disputada, donde hay cinco países compitiendo por escaños del Consejo de Derechos Humanos a través del grupo Asia-Pacífico. Otros países de la lista son Pakistán, Arabia Saudita, Uzbekistán y Nepal.

Lisa Nandy, secretaria de Relaciones Exteriores en la sombra del Partido Laborista del Reino Unido, escribió una carta al secretario de Relaciones Exteriores del país, Dominic Raab, pidiendo que el Reino Unido se oponga a la membresía de China en dicho consejo

“El Reino Unido debe oponerse públicamente a la reelección de China para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y demostrar que nuestro apoyo al pueblo uigur va más allá de las palabras cálidas y la retórica vacía”, escribió Nandy.

También escribió que hay informes de trabajo forzoso, internamiento masivo y esterilización forzada de musulmanes uygher.

“Estos actos son, prima facie, un crimen de lesa humanidad”, dijo. “Puede ser que, en ciertos casos, los actos compartan algunas de las características de genocidio, en el sentido de la Convención de 1948”.

El director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, escribió que “se necesita audacia para que el gobierno chino piense que merece un asiento en el Consejo de Derechos Humanos, cuando retiene a más de un millón de musulmanes uigures / turcos para obligarlos a abandonar el Islam y su cultura”.

HILLEL NEUER, director ejecutivo de la ONG UN Watch, con sede en Ginebra, pidio a la ONU que pusiera fin a las elecciones al Consejo de DDHH de la ONU y las abriera a sus 193 miembros.

Limitar la membresía del  Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a 47 países en base a una elección otorga un símbolo de estatus a los países que son elegidos, aunque tengan un historial pobre en derechos humanos.

“Tenemos que considerar descartar todo el proceso electoral” porque “las elecciones no tienen otro efecto que el efecto negativo de permitir que esos países desfilen por todo el mundo como miembros electos, y no tiene el efecto deseado de mantenerlos fuera de él”, él dijo.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo