avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- El sábado se realizaron más pruebas generalizadas de coronavirus para personal de guarderías y preescolares, en un intento por evitar nuevos brotes tras la reapertura del domingo después de un cierre nacional de una semana para contener la propagación del COVID-19.

Se han establecido sitios en todo el país para maestros y asistentes en un esfuerzo por prevenir nuevos brotes de virus tras la reapertura, mientras el bloqueo nacional comienza a disminuir, publica The Times of Israel.

Los sitios de prueba operados por el servicio de ambulancias Maguén David Adom (MDA), el Comando del Frente Interno y las organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO) del ejército se establecieron en docenas de sitios en todo el país por segundo día consecutivo. Se estima que se realizaron pruebas a miles de miembros del personal, según las noticias del Canal 12.

“Trabajamos 24 horas al día, 7 días a la semana, también en Shabat”, dijo a la red Dvora Hassid, funcionaria del Servicio de Salud Maccabi. “Ayer vinieron a nuestros sitios alrededor de mil maestros y asistentes de preescolar. Nos preparamos para que todos los que hicieron la prueba ayer ya hayan recibido un resultado. Los laboratorios están listos”.

El personal podría ser evaluado en los sitios de Maguén David Adom y el Comando del Frente Interno sin cita previa, a diferencia de las organizaciones de mantenimiento de la salud.

Cola de autos en un sitio de prueba de coronavirus de Clalit en Lod, el 16 de octubre de 2020 (Yossi Aloni / Flash90).

El jueves, los ministros aprobaron el levantamiento de algunas restricciones a partir del domingo, luego de una marcada caída en las tasas de infección tras las medidas de bloqueo que entraron en vigencia el 18 de septiembre.

A pesar de la reapertura prevista de guarderías y preescolares, el ministro de Salud, Yuli Edelstein, expresó su preocupación por un posible brote allí.

“Estamos muy preocupados por la reapertura escolar y un posible aumento de infecciones en los centros preescolares”, dijo.

Foto de archivo: Los niños de israel regresan a la escuela, mayo 2020

Más tarde, los ministros acordaron permitir la reapertura de guarderías, preescolares y jardines de infancia en los puntos calientes del virus, todos los cuales son áreas de mayoría ultraortodoxa, tras la advertencia de los funcionarios de que no hacerlo podría causar una “revuelta civil”.

Además de permitir la reapertura de centros preescolares y guarderías, el llamado gabinete del coronavirus acordó levantar el límite a los israelíes que viajan a más de un kilómetro de su hogar, a menos que sea para propósitos específicos permitidos; permitirles visitar a otras personas siempre que se respeten los límites de las reuniones (10 en el interior, 20 en el exterior); permitir que los restaurantes sirvan comida para llevar; permitir la apertura de negocios que no reciben clientes; permitir la visita a playas y parques nacionales; y reabrir la plaza del Muro Occidental y el recinto del Monte del Templo para el culto bajo ciertas restricciones.

Gente con máscaras comprando en el mercado de Ramle, el 16 de octubre de 2020. Foto de Yossi Aloni / Flash90

A la luz de la flexibilización de las restricciones, el Consejo Regional de Sha’ar Hanéguev en el sur operó un centro de pruebas móvil para permitir que todos los residentes sean controlados sin remisión.

Ofer Libstein, jefe del consejo regional, dijo que el objetivo del programa de pruebas era mantener el área “verde”, una designación utilizada para las localidades que tienen las tasas más bajas de contagio.

“Estamos trabajando duro para mantener [Sha’ar Hanéguev] verde incluso después del levantamiento del bloqueo”, dijo el canal 12 según lo citó.

Según las últimas cifras del Ministerio de Salud, se han diagnosticado más de 300.000 casos de virus desde el inicio de la pandemia, de los cuales 37.249 están activos. El ministerio dijo que hay 714 personas en estado grave, 244 de las cuales están intubadas. Otras 219 están en condición moderada, y el resto presenta síntomas leves o nulos. En total, 1,227 están hospitalizados con COVID-19.

Trabajadores de Maguen David Adom con ropa protectora fuera de la unidad de coronavirus en el hospital Shaare Zedek en Jerusalén el 7 de septiembre de 2020 (Nati Shohat / Flash90).

El número de muertos subió a 2.141 el viernes por la noche, con siete muertes más registradas desde la medianoche del jueves.

El jueves, se diagnosticaron 1.613 casos nuevos, mientras que el porcentaje de pruebas que dieron positivo bajó al 4.5 por ciento, la tasa más baja desde mediados de julio.

Las últimas cifras coincidieron con el objetivo del gobierno de llegar a menos de 2.000 casos diarios, después de lo cual estaría dispuesto a aliviar algunas restricciones de cierre el domingo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo