avatar_default

Enlace Judío México e Israel.-  Basado en el esperado informe del Departamento de Estado, Pompeo se enfocaría en grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Oxfam por presunto apoyo al BDS y terminaría con la ayuda de Estados Unidos para sus actividades.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, está trabajando para que el Departamento de Estado de EE. UU. declare a varios de los principales grupos internacionales de derechos humanos, incluidos Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Oxfam, como “antisemitas” y ponga fin al apoyo estadounidense a ellos, el sitio de noticias Politico informó el miércoles, según publica The Times of Israel.

El informe, citando a dos funcionarios, dijo que una declaración en forma de informe del Enviado Especial de Estados Unidos para Monitorear y Combatir el Antisemitismo, Elan Carr, podría llegar tan pronto como esta semana. El informe fue confirmado posteriormente por otros medios estadounidenses, incluido The Washington Post.

La declaración citaría el presunto o percibido apoyo de los grupos de derechos humanos al movimiento anti-Israel de Boicot, Desinversión y Sanciones, dijo Politico.

Israel ha acusado durante mucho tiempo a los grupos de derechos humanos de prejuicios, atacar injustamente a Israel y tener al estado judío en un estándar más alto [de exigencias] que otros países por su trato a los palestinos.

El año pasado, el entonces ministro de Asuntos Estratégicos Guilad Erdan (ahora embajador de Israel en Naciones Unidas) amenazó con prohibir a Amnistía Internacional en Israel por un informe que pedía a sitios web como Airbnb, Booking.com, Expedia y TripAdvisor boicotear los listados en asentamientos israelíes de Judea y Samaria.

Amnistía acusó a los sitios de sacar provecho de “crímenes de guerra” al ofrecer alojamiento en asentamientos.

Ilustrativo: Foto del domingo 17 de enero de 2016, Moshe Gordon sentado fuera de su casa de huéspedes anunciada en el sitio internacional de casas compartidas de Airbnb en el asentamiento de Nofei Prat en Judea y Samaria. (Foto AP / Tsafrir Abayov)

“Amnistía Internacional, esa organización hipócrita que habla en nombre de los derechos humanos, está actuando para promover un boicot a los israelíes como parte de una campaña de deslegitimación antisemita”, dijo Erdan en ese momento.

También el año pasado, Israel expulsó al director local de Human Rights Watch por presuntamente apoyar el movimiento BDS contra Israel.

Israel ha adoptado una postura dura en los últimos años hacia el movimiento BDS, que dice tiene como objetivo deslegitimar la existencia de Israel y borrarlo del mapa. El movimiento BDS dice que es una campaña no violenta por los derechos de los palestinos y no respalda una solución específica al conflicto.

Politico dijo que el borrador de la declaración del Departamento de Estado extrae gran parte de su información de NGO Monitor, un sitio pro-israelí que rastrea las actividades de las organizaciones de derechos humanos y otras organizaciones y, a menudo, las acusa de ser anti-Israel.

No hubo comentarios inmediatos del Departamento de Estado ni de la embajada israelí en Washington.

Politico dijo que la medida probablemente fue un intento de Pompeo de ganarse el favor de los cristianos evangélicos incondicionalmente pro israelíes antes de la candidatura presidencial prevista para 2024.

Pompeo ha dedicado en los últimos días gran parte de su tiempo a lograr que las naciones árabes normalicen las relaciones con Israel.

Pompeo dijo el miércoles que esperaba que Sudán reconociera pronto a Israel, ya que Washington tomó medidas para eliminar al país árabe como estado patrocinador del terrorismo.

Según Pompeo, Estados Unidos quería que todas las naciones “reconocieran a Israel, la legítima patria judía, que reconocieran su derecho fundamental a existir como país”.

Sin embargo, atacar a los grupos de derechos humanos generó críticas de funcionarios estadounidenses y negaciones vehementes de antisemitismo por parte de las organizaciones de derechos humanos.

Politico dijo que había oposición de los empleados de carrera del Departamento de Estado, incluidos los abogados del departamento que advirtieron que tal medida sería por motivos inestables debido a preocupaciones por la libertad de expresión, podría dar lugar a demandas e incluso podría carecer de una base legal administrativa adecuada.

T’ruah, una organización judía de derechos humanos de Estados Unidos, calificó el plan de “ridículo”.

“Un sector de derechos humanos robusto es un elemento esencial de una democracia”, dijo la directora, la rabina Jill Jacobs, en un comunicado.

Rab Jill Jacobs (Cortesia de T’ruah)

“Israel es un estado obligado por el derecho internacional de los derechos humanos, como todos los demás miembros de Naciones Unidas, y al igual que otros países, puede ser criticado cuando no cumple con estos compromisos”, dijo. “Difamando falsamente a las organizaciones de derechos humanos como antisemitas, la administración Trump solo hace que sea más difícil contrarrestar los actos reales de antisemitismo cuando suceden”.

El congresista demócrata de Nueva Jersey Tom Malinowski, que anteriormente trabajó como director de Human Rights Watch en Washington, dijo al Washington Post que la medida era “absurda”.

“También documentan el trato a los palestinos por parte de la Autoridad Palestina. Son críticos con todos los gobiernos del mundo, incluido Estados Unidos. Sin embargo, el Departamento de Estado bajo cada secretario de estado anterior ha confiado en estas organizaciones como fuentes creíbles de información y las ha tratado como socios”, dijo.

Los grupos de derechos humanos también criticaron la medida.

Bob Goodfellow, director ejecutivo interino de Amnistía Internacional EE.UU., calificó las acusaciones de antisemitismo como “infundadas”.

El ciudadano estadounidense Omar Shakir, director de Human Rights Watch para Israel, Cisjordania y Gaza, con sede en Nueva York, saluda antes de ingresar al area de salidas en el aeropuerto Ben Gurion el 25 de noviembre de 2019, tras ser expulsado de Israel. (JACK GUEZ / AFP)

“AIUSA está profundamente comprometida con la lucha contra el antisemitismo y todas las formas de odio en todo el mundo, y continuará protegiendo a las personas dondequiera que se nieguen la justicia, la libertad, la verdad y la dignidad”, dijo en un comunicado a Politico. “Rechazamos enérgicamente cualquier acusación de antisemitismo y esperamos abordar los ataques del Departamento de Estado en su totalidad”.

“Cualquier insinuación de que Oxfam apoya el antisemitismo es falsa, infundada y ofensiva”, dijo Noah Gottschalk de Oxfam America. “Oxfam y nuestros socios israelíes y palestinos han trabajado sobre el terreno durante décadas para promover los derechos humanos y brindar apoyo vital a las comunidades israelí y palestina. Respaldamos nuestra larga trayectoria de trabajo en la protección de la vida, los derechos humanos y el futuro de todos los israelíes y palestinos”.

Eric Goldstein, funcionario de Human Rights Watch, señaló que la administración Trump a menudo se basa en el trabajo de grupos como el suyo para validar sus propias posiciones políticas.

“Luchamos contra la discriminación en todas sus formas, incluido el antisemitismo”, dijo Goldstein en un comunicado. “Criticar la política del gobierno no es lo mismo que atacar a un grupo específico de personas. Por ejemplo, nuestras críticas a la política del gobierno de Estados Unidos no nos convierten en antiamericanos”.

No estaba claro cuál sería el impacto inmediato de tal declaración en los grupos de derechos. No reciben financiación directa en los EE. UU., pero algunas de sus operaciones en el extranjero sí.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo