avatar_default

El presidente electo de EE .UU., Joe Biden, anunció este lunes que el exfuncionario judío Antony Blinken servirá como su próximo secretario de Estado, cargo que actualmente mantiene Mike Pompeo en la administración de Donald Trump.

Junto con Antony Blinken, otros altos cargos de la nueva administración fueron anunciados. Alejandro Mayorkas fue designado secretario de Seguridad Nacional; el exsecretario de Estado, John Kerry, fue designado representante especial para el clima; Linda Thomas-Greenfield fue designada embajadora de EE. UU. en la ONU, entre otros.

Antony Blinken, de 58 años, nació en el seno de una familia judía en la ciudad de Nueva York, hijo de Donald Blinken y Judith Frehm. Aún siendo niño, sus padres se divorciaron, y su madre contrajo segundas nupcias con un abogado de origen polaco, Samuel Pisar, un sobreviviente del Holocausto, según Jewish Insider. Durante su adolescencia, Blinken vivió en París con su madre y padrastro.

En el año 2002, Antony Blinken se casó con su actual pareja, la también exfuncionaria gubernamental Evan Ryan, en una ceremonia interreligiosa debido a la fe católica de ella: en una iglesia en Washington en la que estuvieron presentes un rabino y un cura católico, informó entonces The New York Times.

Curso estudios en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Columbia. Ha sido un cercano de Biden desde hace años y ha ocupado altos cargos en política exterior en dos administraciones durante tres décadas.

De 2015 a 2017, Antony Blinken se desempeñó como subsecretario de Estado en el gobierno de Barack Obama. En dicho cargo, ayudó a liderar la diplomacia en la lucha contra ISIS, el reequilibrio de Asia y la crisis mundial de refugiados, según recoge el portal de transición de la presidencia de Biden.

Previamente, Blinken se desempeñó como asistente de Obama y asesor principal adjunto de seguridad nacional. Presidió la Comisión de Diputados, el principal foro de la administración para formular la política exterior.

Durante el primer mandato de Obama, fue asesor de seguridad nacional del vicepresidente Biden. Antony Blinken se desempeñó como director del personal del Partido Demócrata para el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los EE. UU. de 2002 a 2008 y fue miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Clinton de 1994 a 2001.

Antes de desempeñarse como asesor de política exterior durante la campaña y transición de Biden, Blinken se desempeñó como director gerente del Centro Penn Biden para la Diplomacia y el Compromiso Global, y fue académico en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Johns Hopkins.

Antes de ingresar al servicio público, Antony Blinken fue reportero de la revista The New Republic, enfocándose principalmente sobre política exterior.

Es el autor del libro Ally Versus Ally: America, Europe, and the Siberian Pipeline Crisis. También se ha desempeñado como escritor de opinión para The New York Times y analista de asuntos globales para la cadena CNN.

Sus posturas sobre Israel

Luego de reportarse por primera vez el domingo que Antony Blinken sería designado para el cargo, el exembajador israelí en EE. UU., Michael Oren, celebró la noticia y lo calificó de ser “un verdadero amigo de Israel”.

“Felicidades a Tony Blinken, un gran diplomático y verdadero amigo de Israel, por su nominación como secretario de Estado. Tuve el honor y el placer de trabajar con él por años en Washington y lo conozco como un estadista valiente y perspicaz. No puedo pensar en una mejor opción”, escribió Oren en un mensaje de Twitter.

En una entrevista reciente con The Times of Israel, Antony Blinken celebró el actual proceso de normalización de relaciones diplomáticas entre Israel y países del mundo árabe iniciado por Trump, pero dejó en claro su inconformidad con la venta de aeronaves F-35 por el gobierno de Trump a Emiratos Árabes Unidos.

La venta, que ha generado polémica e información contradictoria desde el pasado agosto, es vista como potencialmente perjudicial para la superioridad militar de Israel en Medio Oriente, uno de los compromisos de EE. UU. con la seguridad del Estado judío.

Sobre el conflicto palestino israelí, Antony Blinken aseguró que este no puede ser ignorado y que espera que entre más países árabes forjen lazos con Israel, más seguro se sienta Jerusalén para reanudar las conversaciones de paz con los palestinos.

En este punto, siguiendo la línea de Biden, Blinken resaltó que la solución de dos Estados “es la única manera de asegurar el futuro de Israel como un Estado judío y democrático y para cumplir el derecho palestino a un Estado propio”.

Sobre las posturas de Biden a favor de la seguridad de Israel, Antony Blinken declaró: “Una de las cosas que realmente ha moldeado el apoyo del vicepresidente… durante toda su carrera a Israel y su seguridad es la lección del Holocausto“, dijo.

“Él cree firmemente que una patria judía segura en Israel es la mejor garantía para asegurar que nunca más el pueblo judío será amenazado con la destrucción. Esa es una razón profunda por la que nunca se alejaría de la seguridad de Israel, incluso en momentos en que podría estar en desacuerdo con algunas de sus políticas”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí