avatar_default

WASHINGTON (JTA) — En el primer día de Joe Biden como presidente, planea lanzar un grupo de trabajo para reunir a los niños y padres separados en la frontera sur de EE. UU.

Es una de las varias formas en que Biden ha prometido revertir las políticas implementadas por el presidente Donald Trump, y es importante para muchos judíos estadounidenses para quienes las políticas migratorias tienen un peso emocional.

Pero en muchos temas importantes para los judíos estadounidenses, el cambio puede llegar más lento o no llegar en absoluto. Cuando se trata de dónde se encuentra la Embajada de EE. UU. en Israel, por ejemplo, Biden ha indicado que no tiene intención de revertir esto. En otros asuntos de Israel, es probable que se produzcan cambios, pero aún no está claro qué intentará hacer exactamente una administración de Biden.

Aquí hay un vistazo a lo que podría suceder después de que Biden asuma el cargo de presidente el próximo 20 de enero de 2021.

Antisemitismo

Cuando Biden lanzó su campaña en abril de 2019, dijo que había considerado retirarse, pero que estaba consternado por los equívocos de Trump después de la mortal marcha neonazi y supremacista blanca en 2017 en Charlottesville, Virginia. Biden cita constantemente la lucha contra la intolerancia y el antisemitismo específicamente en sus apariciones, incluso en la convención demócrata.

Biden quiere desarrollar un “enfoque integral” para combatir el antisemitismo, en consulta con la comunidad judía. Trump eliminó algunos programas que rastrean a terroristas domésticos de extrema derecha; Biden dijo que los reiniciará.

Trump firmó el año pasado una orden ejecutiva que reconoce a los judíos como una clase protegida que merece protección de derechos civiles. La orden utilizó como definición de antisemitismo la definición de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés), que es controvertida porque incluye algunas formas de crítica a Israel.

La orden ya ha dado lugar a investigaciones del Departamento de Educación de EE. UU. sobre actividades extremas contra Israel en los campus universitarios. Algunos demócratas adoptan la definición de la IHRA, pero los grupos de libertades civiles temen que su uso como herramienta de aplicación inhiba la libertad de expresión. La campaña de Biden no ha dicho cuáles son sus planes respecto a la orden ejecutiva.

El primer caballero

El marido de Kamala Harris, Douglas Emhoff, es judío; no sólo será el “primer caballero” (advertencia: nadie ha establecido un término para ello), será el primer segundo cónyuge judío. Emhoff ha expresado abiertamente su identidad judía, y será interesante ver cómo se desarrolla en un papel que se ha utilizado para promover iniciativas educativas.

Inmigración

La política de inmigración tiene un peso emocional especial para muchos judíos estadounidenses que son conscientes de su propia herencia de refugiados y del devastador precio que la vacilación del mundo para aceptar refugiados causó a los judíos durante el Holocausto. Trump siguió una agenda agresivamente anti-inmigrante, incluso reduciendo las admisiones de refugiados y separando a los niños de sus padres en la frontera, a veces de forma permanente. Biden se ha comprometido a lanzar un grupo de trabajo para reunir a esas familias y aumentar drásticamente las admisiones de refugiados.

Los Acuerdos de Abraham

El mensaje de Biden desde el martes ha sido la unidad. Quiere lograr la cortesía con los republicanos. “Es hora de que EE. UU. se una y sane”, fue su primera declaración posterior al anuncio. Según los informes, tiene en mente a algunos republicanos para su gabinete.

Una forma obvia de que su compromiso con el bipartidismo se manifestará en su política de Medio Oriente es en los Acuerdos de Abraham, los acuerdos de normalización negociados por Trump entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, Sudán y Baréin. Biden ha dicho que le gustan los acuerdos. Sus asesores han dicho que instó a un acercamiento entre Israel y los estados del Golfo durante el segundo mandato de Obama cuando era vicepresidente.

Entonces, ¿deberíamos esperar más de lo mismo? Quizás: otros países árabes que durante mucho tiempo han tenido vínculos no oficiales con Israel, incluidos Omán y Marruecos, podrían anunciarse incluso antes de la inauguración.

El pez gordo, sin embargo, podría resistirse. Arabia Saudita probablemente querrá la zanahoria que los Emiratos Árabes Unidos se han asegurado, un importante acuerdo de armas; Trump ha persuadido a Israel para que no se oponga a la venta de aviones de combate furtivos a los Emiratos.

Pero los demócratas están descontentos con la venta, y esa descontento aumentaría exponencialmente con cualquier propuesta de venta de armas a Arabia Saudita. Los demócratas se oponen a la guerra devastadora que Arabia Saudita está llevando a cabo en Yemen y no han olvidado el papel del reino en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

El acuerdo del siglo

En enero, Trump finalmente lanzó la propuesta de paz para el conflicto palestino israelí que promocionó durante tres años. Un componente del acuerdo que saldría de la mesa con una presidencia de Biden sería la eventual anexión parcial israelí del territorio de Cisjordania (Judea y Samaria). Incluso en ese caso, sin embargo, no hay mucha diferencia en la práctica entre las posturas de Trump y Biden: el equipo de Trump le dijo a Benjamín Netanyahu que necesitaba la participación palestina en el plan de paz antes de anexar territorio, y eso nunca iba a suceder.

Biden restablecerá el énfasis en el resultado de dos Estados como una solución, pero no esperen un gran impulso por la paz desde su administración. Biden tendrá en su equipo de política exterior a muchos veteranos de Obama y se sienten ofendidos por sus dos fracasos (2010-2011 y 2013-2014) para llegar a un acuerdo. La sensación en el equipo de política exterior de Biden es que la paz debe ser orgánica y debe ser iniciada por israelíes y palestinos.

Los reconocimientos de Trump

Trump reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y trasladó la embajada de EE. UU. a la ciudad. También reconoció el reclamo de Israel sobre los Altos del Golán, que Israel capturó de Siria durante la guerra de los Seis Días de 1967. Biden ha dicho que el reconocimiento de Trump en Jerusalén fue inoportuno, sin un acuerdo entre israelíes y palestinos, pero también ha dicho que no lo revertirá. No ha comentado sobre el Golán, pero con Siria, todavía convulsionada por la violencia y la inestabilidad incluso cuando su guerra civil se va apagando, no esperen ninguna acción dramática de Biden en esta área. Biden ha sugerido que Trump se mostró demasiado complaciente con el régimen de Assad, por lo que no está a punto de darle una mano al mismo régimen.

Ayuda a Israel

Durante las primarias, algunos candidatos demócratas hablaron de condicionar la defensa de Israel a su comportamiento; Biden rechazó abiertamente esa propuesta en repetidas ocasiones. Intervino para mantener la palabra “ocupación” fuera de la plataforma demócrata.

Los palestinos

Biden ha dicho que restablecerá los lazos diplomáticos con los palestinos a los que Trump puso fin por no seguir su plan de paz. Se espera el regreso del enviado de la Organización para al Liberación de de Palestina a Washington y la reapertura del consulado en Jerusalén destinada específicamente para los palestinos: Trump trasladó sus funciones a la embajada.

Biden también ha dicho que reanudaría la asistencia a los palestinos que Trump cortó en cumplimiento a las leyes estadounidenses que prohíben la financiación de la Autoridad Palestina siempre que pague salarios a las familias de los palestinos condenados por asesinar a israelíes o estadounidenses. Eso deja a Biden un margen de maniobra; podría dirigir fondos a las ONG que operan por separado de la Autoridad Palestina y a la UNRWA, la agencia de la ONU que administra ayuda a los palestinos.

Irán

Biden culpó a Trump por salir del acuerdo nuclear con Irán. Trump dijo que el acuerdo, que vio un alivio de las sanciones económicas a cambio de un retroceso de la capacidad nuclear de Irán, era demasiado generoso y no lo suficientemente estricto. El gobierno de Netanyahu de Israel estaba de acuerdo con Trump; Benjamín Netanyahu presionó intensamente contra el acuerdo, que fue negociado por el presidente Barack Obama y que Biden ayudó a impulsar en el Congreso.

La retirada de Trump enfureció a los socios europeos del acuerdo y ha llevado a la economía de Irán al borde del colapso, pero no ha hecho nada para detener el desarrollo nuclear de Irán. De hecho, desde la retirada de EE. UU., Irán ha acelerado su desarrollo nuclear, culpando a Washington por violar el acuerdo.

Biden quiere regresar, en parte porque quiere reparar los lazos con Europa, y también porque cree que el acuerdo es el mejor medio para evitar que Irán obtenga un arma nuclear. Ha dicho que quiere hacerlo más estricto, ampliando las “cláusulas de extinción”, que permiten a Irán eliminar algunas de las restricciones. No está tan claro si Biden querría que las restricciones al programa de misiles de Irán y su aventurerismo regional se conviertan en un acuerdo renovado.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí