avatar_default

El ministro de Salud de Israel, Yuli Edelstein, habría advertido este domingo que el país está en peligro de entrar en un tercer confinamiento si no se toman medidas en unos días para frenar el aumento de contagios a nivel nacional, recogió The Times of Israel.

Por su parte, el primer ministro Benjamín Netanyahu dijo que no dudaría en restablecer las restricciones. Sin embargo, luego de horas de discusión, el llamado gabinete del coronavirus no pudo decidir una nueva medida respecto a la pandemia de COVID-19, ante el aumento de contagios en el país.

El profesor Nachman Ash, el comisionado del gobierno israelí para COVID-19, habría presentado una proyección sombría y habría dicho que, al ritmo actual, los nuevos casos diarios aumentarán de 1,500 a aproximadamente, 7,400 en solo tres semanas.

Ash también le dijo al gabinete, basado en un informe preparado por el Centro Nacional de Información y Conocimiento de Corona, que sin una acción inmediata, el número de pacientes graves aumentaría de manera similar de los 336 actuales a 420 en una semana.

Según reportes, el Ministerio de Salud recomendó que el gobierno cierre todas las tiendas no esenciales, solo unas semanas después de que se reabrieran gradualmente, y cierre todas las escuelas en áreas de infección media y alta.

El Canal 12 de Israel reportó que el ministerio también estaría intentando volver a imponer restricciones de cuarentena para las llegadas de todos los países, incluidos aquellos considerados áreas de bajo contagios.

“No podemos tener consideraciones políticas que impulsen la respuesta a la crisis”, habría dicho Edelstein a sus asociados después de la reunión del gabinete de coronavirus del gobierno, en comentarios citados por el Canal 12 y el Canal 13 israelíes. “Si no detenemos el aumento [de contagios] en los próximos días, un tercer bloqueo será un hecho y no una recomendación”.

Netanyahu dijo en un comunicado que Israel estaba al comienzo de una tercera ola de COVID-19 y que no dudaría en volver a imponer restricciones.

“Cuanto antes recuperemos [las restricciones], menos durarán”, dijo. “Hay luz al final de la pandemia. Necesitamos trabajar juntos para llevar las vacunas e imponer restricciones para frenar la morbilidad y lo superaremos”.

Luego de varias horas de discusiones y desacuerdos entre las autoridades de salud y los ministerios de Finanzas y Educación, el gabinete no tomó ninguna decisión. Netanyahu dijo que el lunes se celebraría una votación sobre nuevas medidas.

Mientras los ministros discutían cómo lidiar con el aumento de contagios, varios reportes publicaron filtraciones casi constantes, y a veces contradictorias, del contenido de la reunión, generalmente sin citar fuentes.

Ash habría presentado dos alternativas, las cuales implicarían imponer significativamente las restricciones que se han levantado.

La primera cerraría todos los negocios que reciben clientes en persona, incluyendo tiendas callejeras, centros comerciales y mercados, así como escuelas en áreas de contagio medio y alto. El transporte público se reduciría en un 50 por ciento.

El segundo plan incluiría todo eso y también cerraría todas las escuelas en todo el país, junto con las restricciones de viaje.

El Consejo de Seguridad Nacional también habría recomendado establecer criterios para anunciar un nuevo confinamiento: un promedio de 2,000 infecciones diarias durante una semana, junto con un número reproductivo básico de 1.3 o más.

El número reproductivo básico es una cifra epidemiológica clave para el seguimiento de una epidemia y representa el número medio de personas que infecta cada portador del virus. Cuando esa cifra es superior a 1, el número de casos activos aumenta y el brote empeora. La cifra actual en Israel es de 1,24, según el Ministerio de Salud.

Otras presuntas recomendaciones barajadas fueron la realización de pruebas masivas periódicas en el sistema educativo y prevenir el contacto y los viajes entre Israel y las áreas de Judea y Samaria controladas por la Autoridad Palestina y entre las zonas de alto contagio y otras áreas.

“Estoy teniendo una sensación de deja vu desde agosto [antes de que se impusiera el segundo bloqueo] y no quiero que estemos allí”, habría dicho la directora de salud pública del Ministerio de Salud, Sharon Alroy-Preis. “No hay razón para repetir ese error”.

Alroy-Preis habría dicho que con el aumento del número de reproducción básica, cada día de retraso sin una decisión significaría un día más de confinamiento.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí