Enlace Judío – Según el Ministerio de Salud, el martes se administraron 152.000 vacunas contra el coronavirus, incluso cuando Israel registró su mayor número de nuevos casos de COVID-19 desde principios de octubre, en la carrera de Israel entre virus y vacuna.

El ministro de Salud dice que Israel se acerca a las 650.000 inyecciones de COVID-19 administradas. El comisionado del virus advierte de una desaceleración si no llegan más dosis pronto.

Los funcionarios del gobierno se habían fijado el objetivo de vacunar a 150.000 israelíes por día antes del fin de semana.

“¡En camino a un millón de vacunados!”, tuiteó este miércoles el ministro de Salud, Yuli Edelstein. “Cerca de 650.000 en total”, publicó The Times of Israel.

Israel ha intensificado su campaña de vacunación en medio de un tercer cierre nacional, que entró en vigor el domingo por la noche para frenar el resurgimiento de las infecciones.

Una mujer recibe una vacuna COVID-19 en un centro de vacunacion de Clalit en Rehovot el 29 de diciembre de 2020 (Yossi Aloni / Flash90).

El Ministerio de Salud dijo que el martes se confirmaron 5,594 nuevos casos de coronavirus, el aumento diario más alto desde principios de octubre, durante el segundo bloqueo.

Junto con otros 2,692 casos desde la medianoche, el número de infecciones por COVID-19 desde que comenzó la pandemia aumentó a 416,584.

Hay 40,993 casos activos, incluidas 622 personas en estado grave, con 162 en ventiladores. Otros 191 israelíes estaban en condición moderada y el resto presentaba síntomas leves o no presentaba síntomas.

El número de muertos se situó en 3,307.

La tasa de positividad de la prueba aumentó aún más, con un 5.7 por ciento de las 99,289 pruebas realizadas el miércoles que dieron positivo.

“Se necesitan 10 días para ver qué produce este bloqueo”, dijo Chezy Levy, director general del Ministerio de Salud, a la radio pública Kan.

Levy reconoció que el bloqueo no era tan estricto como los anteriores, pero advirtió de un fuerte aumento de la morbilidad si se alivian las restricciones.

“Por el momento no podemos volver a la vida antes [del confinamiento]”, dijo.

Levy también lamentó las bajas tasas de vacunación entre los árabes israelíes.

“El cinco por ciento de los vacunados son de la comunidad árabe; ampliaremos el alcance allí. En la comunidad ultraortodoxa la situación es mejor. Estamos enfocando nuestros esfuerzos en vacunar a la periferia”, dijo, refiriéndose a los pueblos del norte y sur del país. Agregó que se había logrado ofrecer vacunas en lugares con poblaciones pequeñas, un día después de que tener que tirar cientos de dosis.

Vacunas contra el coronavirus en el hospital Shaare Zedek en Jerusalen, el 19 de diciembre de 2020. (Yonatan Sindel / Flash90)

Mientras tanto, el comisionado del coronavirus, Nachman Ash, dijo que es posible que sea necesario reforzar el bloqueo y advertir de una posible desaceleración en el ritmo de la campaña de vacunación.

“Estamos haciendo un gran esfuerzo para adelantar los próximos envíos para que no se creen brechas. Si los envíos no llegan antes, esta es una posibilidad y es preocupante”, dijo Ash al sitio de noticias Ynet.

Sin embargo, Sharon Elroy-Preis, jefa interina de la división de servicios de salud pública, restó importancia a las preocupaciones sobre una posible escasez de vacunas.

El comisionado del coronavirus, el profesor Nachman Ash, visita el hospital Ziv en Safed, el 24 de diciembre de 2020 (David Cohen / Flash90)

“Estamos en un proceso de rutina de recibir transporte aéreo de vacunas de Pfizer para asegurarnos de que continúe así”, dijo Elroy-Preis a Kan.

Ella promocionó la capacidad de los hospitales para administrar vacunas, después de unirse a las organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO) esta semana para inocular al público en general, y dijo que el ministerio quiere librar documentos especiales a los que han sido vacunados.

“Queremos abrir la economía con un pasaporte verde para que haya tantas personas vacunadas como sea posible”, dijo Elroy-Preis.

Tiendas cerradas en el centro de Jerusalen el 29 de diciembre de 2020, durante un tercer cierre nacional para evitar la propagacion del coronavirus. (Yonatan Sindel / Flash90)

Israel comenzó su campaña de vacunación el 20 de diciembre, centrándose en los trabajadores de la salud, mayores de 60 años y algunos grupos en riesgo.

Las autoridades se fijaron el objetivo de alcanzar las 150.000 vacunas al día en el transcurso de esta semana, y el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que Israel apunta a que unos 2,25 millones de israelíes de una población de 9,2 millones sean vacunados para fin de enero.

Pero a pesar del éxito, las noticias del Canal 13 citaron a fuentes del Comando del Frente Interno diciendo que la campaña se había “salido de control”.

“Ya estaba claro desde el jueves que era probable que hubiera que tirar una gran cantidad de vacunas”, dijo una fuente al canal, diciendo que el Ministerio de Salud estaba impulsando las vacunas a un ritmo superior al que algunos municipios podían manejar.

Según el canal, tras la publicación del informe, el Ministerio de Salud ahora está considerando cerrar los centros de vacunación especialmente creados y volver a administrar vacunas solo en las clínicas de los proveedores de salud.

Canal 12 dijo el lunes por la noche que Israel espera recibir un total de 3.8 millones de dosis de la vacuna Pfizer para el jueves, suficiente para vacunar a 1.9 millones de personas, ya que la vacuna Pfizer se administra en dos inyecciones, con tres semanas de diferencia.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío