avatar_default

Enlace Judío México e Israel –  Se acerca el 31 de diciembre —fin de año según el calendario, y fiesta de San Silvestre según el santoral católico-romano— y a muchas personas les sorprende enterarse de que hay judíos que se reúnen para celebrar el Año Nuevo. ¿No va esto en contra de los principios monoteístas del Judaísmo?

Irving Gatell nos explica cómo la cultura es algo en constante evolución, y cómo en el transcurso de los últimos tres siglos este tipo de fiestas se han secularizado. Es decir, han perdido su componente religioso y se han convertido en celebraciones civiles.

Pero hay más que eso: la celebración a San Silvestre no surgió de la nada, sino que tiene antecedentes pre-cristianos que se remontan, en última instancia, a las antiguas festividades agrícolas que dieron existencia a los mitos naturalistas y solares relacionados con el invierno y la primavera. El primer gran momento culminante de ese entramado mitológico fue el culto al dios Janos, el dios de los dos rostros —uno que mira hacia el futuro y otro que mira hacia el pasado—, cuyo nombre es la raíz etimológica de Enero (más evidente en ingles: January).

Hoy por hoy, la celebración que se realiza entre la noche del 31 de diciembre y la madrugada del 1 de enero es eminentemente laica, y la gente se reúne para simplemente desearse que el año que inicia sea feliz y próspero. Especialmente en momentos como el actual, ya que la crisis sanitaria provocada por la pandemia de covid-19 ha provocado que 2020 haya sido el año más difícil del que tengamos memoria muchas personas.

Por ello, en Enlace Judío les deseamos a todos —desde quienes festejan por gusto hasta quienes no festejarán por precaución ante la pandemia— que el próximo 2021 sea un año lleno de luz, de logros, de felicidad y por supuesto, de salud y sustento.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

avatar_default

Nace en 1970 en la Ciudad de México y realiza estudios profesionales en Música y Teología. Como músico se ha desempeñado principalmente como profesor, conferencista y arreglista. Su labor docente la ha desarrollado para el Instituto Nacional de Bellas Artes (profesor de Contrapunto e Historia de la Música), y como conferencista se ha presentado en el Palacio de Bellas Artes (salas Manuel M. Ponce y Adamo Boari), Sala Silvestre Revueltas (Conjunto Cultural Ollin Yolliztli), Sala Nezahualcóyotl (UNAM), Centro Nacional de las Artes (Sala Blas Galindo), así como para diversas instituciones privadas en espacios como el Salón Constelaciones del Hotel Nikko, o la Hacienda de los Morales. Sus arreglos sinfónicos y sinfónico-corales se han interpretado en el Palacio de Bellas Artes (Sala Principal), Sala Nezahualcóyotl, Sala Ollin Yolliztli, Sala Blas Galindo (Centro Nacional de las Artes), Aula Magna (idem). Actualmente imparte charlas didácticas para la Orquesta Sinfónica Nacional antes de los conciertos dominicales en el Palacio de Bellas Artes, y es pianista titular de la Comunidad Bet El de México, sinagoga perteneciente al Movimiento Masortí (Conservador). Ha dictado charlas, talleres y seminarios sobre Historia de la Religión en el Instituto Cultural México Israel y la Sinagoga Histórica Justo Sierra. Desde 2012 colabora con la Agencia de Noticias Enlace Judío México, y se ha posicionado como uno de los articulistas de mayor alcance, especialmente por su tratamiento de temas de alto interés relacionados con la Biblia y la Historia del pueblo judío. Actualmente está preparando su incursión en el mundo de la literatura, que será con una colección de cuentos.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí