avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Los hititas hablaban hitita; los asirios, asirio; los babilonios, babilonio. ¿Te has puesto a pensar que es un poco extraño que al idioma de los antiguos israelitas no se le llame “israelita”, sino “hebreo”? O que nosotros, los judíos —descendientes directos de aquellos antiguos israelitas— tampoco le llamemos “judío” a nuestro idioma, sino que le sigamos llamando “hebreo” (de hecho, son nuestras lenguas coloquiales las que se llaman “judío”: yiddish y ladino-judesmo).

El asunto se vuelve más extraño si tomamos en cuenta que los antiguos hebreos fueron clanes de orígenes múltiples, que durante unos 1500 años deambularon por todo Medio Oriente. Al ser grupos de origen variado, eran también grupos de idiomas variados. Los había hititas, akadios, arameos, elamitas, mitanios, cananeos o gutúes. ¿Por qué, entonces, hay un idioma que se llama “hebreo”?

Irving Gatell nos explica la fascinante historia de las lenguas semítica, sus raíces en común, el modo en el que evolucionaron, y cómo el caso del pueblo judío está marcado por su sorprendente devoción a la Historia, convertida en un indestructible compromiso con su memoria e identidad ancestral. Por eso siempre fue el único pueblo que no hablaba “su propio idioma”, sino el de sus antepasados remotos.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

avatar_default

Nace en 1970 en la Ciudad de México y realiza estudios profesionales en Música y Teología. Como músico se ha desempeñado principalmente como profesor, conferencista y arreglista. Su labor docente la ha desarrollado para el Instituto Nacional de Bellas Artes (profesor de Contrapunto e Historia de la Música), y como conferencista se ha presentado en el Palacio de Bellas Artes (salas Manuel M. Ponce y Adamo Boari), Sala Silvestre Revueltas (Conjunto Cultural Ollin Yolliztli), Sala Nezahualcóyotl (UNAM), Centro Nacional de las Artes (Sala Blas Galindo), así como para diversas instituciones privadas en espacios como el Salón Constelaciones del Hotel Nikko, o la Hacienda de los Morales. Sus arreglos sinfónicos y sinfónico-corales se han interpretado en el Palacio de Bellas Artes (Sala Principal), Sala Nezahualcóyotl, Sala Ollin Yolliztli, Sala Blas Galindo (Centro Nacional de las Artes), Aula Magna (idem). Actualmente imparte charlas didácticas para la Orquesta Sinfónica Nacional antes de los conciertos dominicales en el Palacio de Bellas Artes, y es pianista titular de la Comunidad Bet El de México, sinagoga perteneciente al Movimiento Masortí (Conservador). Ha dictado charlas, talleres y seminarios sobre Historia de la Religión en el Instituto Cultural México Israel y la Sinagoga Histórica Justo Sierra. Desde 2012 colabora con la Agencia de Noticias Enlace Judío México, y se ha posicionado como uno de los articulistas de mayor alcance, especialmente por su tratamiento de temas de alto interés relacionados con la Biblia y la Historia del pueblo judío. Actualmente está preparando su incursión en el mundo de la literatura, que será con una colección de cuentos.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


2 COMENTARIOS

  1. El hebreo fue posterior al arameo. No olvidar que Abraham salió de Ur, ciudad de una civilización ya constituida, cuando el judaísmo ni existía….

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí