avatar_default

Hace solo unas décadas en Israel y muchos otros países, el cáncer de mama se mencionaba en voz baja entre mujeres y algunos hombres, incluso se lo denominaba “esa enfermedad” porque mucha gente pensaba que era una probable y eventual sentencia de muerte.

JUDY SIEGEL-ITZKOVICH

Hasta el siglo XIX, pocas mujeres desarrollaron cáncer de mama porque morían prematuramente por parto y enfermedades infecciosas.

Hoy en día, la enfermedad se discute abiertamente en programas de televisión, programas médicos y grupos de redes sociales. La diferencia fue posible gracias a las mejoras significativas en los tratamientos personalizados, incluida la inmunoterapia y la terapia hormonal, que ayudan a muchos pacientes a entrar en remisión durante mucho tiempo o incluso a curarse.

“Ha habido un gran cambio en los últimos años en el cáncer de mama; las tasas de recuperación están aumentando porque podemos diagnosticar el tumor antes y los tratamientos están mejorando”, dice la profesora Bella Kaufman, fundadora en 2001 y jefa de la Unidad de Oncología de Mama del Centro Médico Sheba en Tel Hashomer en Israel y profesora de Oncología en la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv.

La médica israelí Bella Kaufman
La médica israelí Bella Kaufman, jefa de la Unidad de Oncología de Mama del Centro Médico Sheba

La profesora Kaufman, médica destacada e investigadora del cáncer de mama de renombre mundial, ha tratado a pacientes durante muchos años, fundó el Consorcio Israelí para el Cáncer de Mama Hereditario, se ha asociado con muchos centros líderes en Israel, ha supervisado muchos estudios clínicos y traslacionales, ha servido en juntas de asesoría científicas internacionales y ha tomado parte en el desarrollo de medicamentos de nueva generación.

Kaufman y sus colegas incluso poseen patentes sobre métodos de diagnóstico y tratamientos que desarrollaron.

“Experimenté una gran alegría cuando me encontré con mis antiguas pacientes, quienes recibieron tratamiento médico en nuestra unidad de cáncer de mama y se habían sometido a algunos procedimientos difíciles como la quimioterapia; y sin embargo, vienen a visitarme y traen consigo a sus bebés recién nacidos. Es imposible describir con palabras la alegría incondicional de estas mujeres que lograron volver a la vida normal después de vencer la enfermedad. Momentos como esos me llenan de mucha energía y una clara comprensión de que mi esfuerzo profesional no se realiza en vano”, reflexiona.

De 5,000 mujeres israelíes recién diagnosticadas este año, el 85 por ciento se recuperará, dice. A Kaufman no le gusta el término “enfermedad crónica” para describir el proceso de tratar y vivir con la enfermedad. “Los oncólogos de hoy usan menos el término. No es crónico, porque las mujeres reciben tratamiento y pueden mejorar”.

En la actualidad, las tasas de supervivencia a cinco años son relativamente altas (el 14º lugar por encima del promedio de la OCDE) entre las mujeres diagnosticadas en el período 2007 a 2011: 89% entre mujeres judías y 84% entre árabes.

Cuando el tumor se diagnostica en estadio avanzado 4, cuando ha hecho metástasis a otros tejidos, “no se cura, pero podemos administrar buenos tratamientos para que los pacientes vivan años con él. La supervivencia depende de la biología de la enfermedad. Le explico a un paciente con metástasis que tenemos un gran arsenal de tratamientos que son cada vez más efectivos. Nunca puedo decirle a una mujer de antemano cuánto tiempo vivirá. Solía ​​ocurrir que los pacientes con cáncer de mama positivo para HER2, que da positivo en una proteína llamada receptor del factor de crecimiento epidérmico humano que promueve el crecimiento de las células cancerosas, morían en uno o dos años. Hoy, pueden sobrevivir mucho más tiempo”, señala Kaufman.

Hace aproximadamente cuatro décadas, los oncólogos aconsejaron a las mujeres israelíes diagnosticadas con cáncer de mama que se sometieran a una mastectomía para extirpar toda la mama y los ganglios linfáticos cercanos. Una de las que se encontró en esta situación fue Ofira Navon, esposa del quinto presidente de Israel y madre de dos niños pequeños, quien fue diagnosticada a los 43 años. Se negó a someterse a la cirugía masiva y en cambio sorprendió a los oncólogos y al público al ir al extranjero para quimioterapia y una tumorectomía menos drástica. Más tarde defendió el derecho de los pacientes a determinar su propio tratamiento. En 1993, murió de leucemia a la edad de 57 años.

“Ella tuvo la primera lumpectomía en Israel; hoy en día es una práctica estándar y ocurre en más del 90 por ciento de los pacientes. A veces, no tenemos más remedio que realizar una mastectomía radical si hay más de un tumor o si los tumores son muy grandes”, continúa Kaufman.

La jefa de la unidad de oncología mamaria de Sheba trabaja en estrecha colaboración con la Dra. Tehillah Menes, quien, al igual que ella, estudió medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea en Hadassah, pero es cirujana más que experta en cáncer. Había comenzado como cirujana general, principalmente realizando operaciones abdominales.

La médica israelí Tehilla Menes
La médica israelí Tehilla Menes

Menes siguió su especialidad en el Centro Médico Rabin-Beilinson en Petaj Tikva y decidió ser cirujana, reparando o removiendo tejido dañado o enfermo. Completó una residencia en la Escuela de Medicina Mount Sinai en Manhattan, trabajó en un hospital en Elmhurst, Nueva York para especializarse en cirugía de mama, regresó a Israel para unirse al equipo quirúrgico en Centro Médico Sourasky de Tel Aviv y recientemente se mudó a Sheba.

“La cirugía se basa en el conocimiento y la investigación, y no se ocupa de casos desesperados. Aprendemos todo el tiempo a adaptar el tratamiento a la mujer y su tumor. Ofrecemos un tratamiento mucho menos agresivo que involucra a los ganglios linfáticos. El cribado mediante mamografía reduce la tasa de diagnóstico tardío y esperamos que en el futuro el tratamiento sea aún más personalizado”, dice.

El profesor Kaufman señala que entre el cinco y el 10 por ciento de los casos de cáncer de mama son el resultado de una predisposición genética. Desafortunadamente, la prevalencia es mayor en mujeres judías de ascendencia ashkenazí (europea) debido a la endogamia a lo largo de los siglos, pero el cáncer heredado genéticamente a través de los defectos genéticos BRCA1 y BRCA2 sigue siendo común en mujeres de todo el mundo.

A diferencia de las mujeres estadounidenses, no muchas israelíes se someten a una cirugía preventiva para evitar el cáncer de mama relacionado con el BRCA. De acuerdo con las recomendaciones del Ministerio de Salud de Israel, se recomienda a las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama que se realicen mamografías todos los años en lugar de cada dos años.

Ya sea de alto riesgo o no, toda mujer puede tratar de prevenir el cáncer de mama no fumando, manteniendo su peso adecuado, haciendo ejercicio y siguiendo una dieta saludable, con un mínimo de alimentos procesados, grasa animal, carnes rojas y alcohol. “El ejercicio regular”, dice Kaufman, ha demostrado reducir el riesgo de cáncer de mama y, en las que lo padecieron, reducir el riesgo de recaída”.

El uso prolongado de la terapia de reemplazo hormonal (TRH) por parte de las mujeres menopáusicas puede estar involucrado en el desencadenamiento del cáncer de mama, pero Kaufman dijo que si bien aumenta el riesgo “un poco”, el uso de la TRH se ha reducido y la duración de su uso se ha acortado.

El Centro Médico Sheba, el principal hospital del país, fue el primero en establecer una unidad especializada en cáncer de mama. “Hasta entonces”, señala Kaufman, “no había un lugar específico para diagnosticar y tratar la enfermedad. Hoy, estamos muy organizados y tenemos media docena de oncólogos que solo se ocupan del cáncer de mama”.

Menes agrega que el Centro de Mama de Sheba se llama Mercaz Meirav en memoria de una mujer que, seis meses después del nacimiento de su segundo hijo, a la edad de 26 años, fue diagnosticada con cáncer de mama avanzado en uno de sus ganglios linfáticos axilares. A pesar de ser sometida a un tratamiento agresivo, murió a la edad de 28 años, dejando a dos niños pequeños y una familia amorosa y destrozada. El centro es una “ventanilla única” que ofrece todos los servicios, desde la prevención hasta el diagnóstico y los tratamientos, así como la investigación clínica.

Solía ​​ser inusual que las mujeres médicas se especializaran en cirugía debido a las grandes demandas de estos especialistas las 24 horas del día. Pero Menes dice que “hoy en día, la mayoría de los estudiantes de medicina son mujeres y muchas más van a someterse a cirugía y cirugía de mama”.

Además de la quimioterapia y la cirugía, existe una terapia hormonal que puede reducir los niveles de estrógeno y progesterona y que también puede usarse para prevenir la recurrencia de la enfermedad en mujeres con tumores con receptores hormonales positivos. La inmunoterapia aprovecha el propio sistema inmunológico de una persona para ayudar a destruir las células cancerosas.

En los próximos años, concluye Menes, “Realmente espero que sepamos cómo hacer mejores exámenes de detección, diagnósticos y tratamientos más personalizados, ya que no hay una talla única para todos. Llegará el día en que necesitaremos menos operaciones y menos desfiguraciones”.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí