avatar_default

Enlace Judío.- En una columna de opinión en un medio marroquí republicada por The Jerusalem Post, Hakim Arif, director general de L’Observateur du Maroc et Pouvoirs d’Afrique, dice que 2020 terminó con nota alta para los países árabes e Israel y que, tras una pausa de décadas,  una nueva era de cooperación y entendimiento mutuo estaba lista para comenzar.

En junio de 2016, el gobierno islamista del ex primer ministro marroquí Abdelilah Benkirane aún podía oponerse a cualquier comercio o acuerdo con Israel. Durante una sesión en el parlamento, el viceministro encargado de comercio exterior Mohamed Abbou dijo en una pronta respuesta a una pregunta de un parlamentario sobre la importación de dátiles israelíes por Marruecos, un tema que generó bastante revuelo en ese momento, que Marruecos no tiene relaciones comerciales con Israel”, escribió Arif.

Fue fuerte y claro. Incluso dijo que el gobierno “está dispuesto a luchar contra la entrada de cualquier producto israelí en Marruecos”. Como prueba, dijo que el gobierno nunca otorgó licencia a ninguna entidad que quisiera importar dátiles u otros productos israelíes, afirmó el director del periódico marroquí.

Años más tarde, cuando entramos en 2020, el actual primer ministro, Saadeddine El Othmani (que sucedió a Benkirane), firmó acuerdos entre Marruecos e Israel durante una ceremonia presidida por el rey Mohammed VI, en presencia del principal asesor del presidente de Estados Unidos Donald Trump, Jared Kushner, y del asesor de seguridad nacional del primer ministro Benjamin Netanyahu, Meir Ben Shabbat. Definitivamente es otra época. Pero también es una oportunidad para que los islamistas den un paso al frente, continuó Hakim Arif.

El Movimiento de Unidad y Reforma (MUR), que es el brazo religioso del Partido PJD (Justicia y Desarrollo) de El Othmani, ha expresado claramente su rechazo a lo que llama “normalización” con Israel. También es la posición del partido, pero con una pequeña variación.

Benkirane ha intervenido para defender a El Othmani y apagar las llamas que arden dentro del PJD, dijo.

“No es el momento para luchas internas. El interés nacional más amplio debe prevalecer sobre cualquier otra consideración partidista”, escribió en Facebook, recordando el comunicado de prensa publicado por la Secretaría General del partido, celebrando la decisión de restablecer los lazos con Israel.

Todos estos eventos tuvieron lugar antes del anuncio de la reconciliación entre los países del Golfo. Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin han acordado enterrar el hacha y resolver la disputa con su vecino Qatar, afirma Arif. Esta reconciliación tiene el potencial de provocar un cambio importante en algunas de las posiciones de los partidos islamistas.

Parece que ya hay una grieta en el frente islamista reforzado por Turquía, que tenía cuentas que saldar principalmente con Arabia Saudita y Egipto. La reconciliación con Qatar ha dado al presidente islamista turco una pausa para la reflexión. Ha suavizado sus posiciones y ha mostrado su voluntad de llegar a los países que, en el pasado, atacaba con frecuencia, comenta el director del diario marroquí.

Lo mismo se aplica al canal de noticias de Qatar Al Jazeera, que ha cambiado de tono, incluso hablando ahora del “Sahara marroquí” en lugar del “Sahara Occidental”.

Por tanto, el final de 2020 y el comienzo de 2021 fueron buenos para los países árabes y para Israel.

Sin duda, la administración de Estados Unidos fue fundamental para crear esta nueva atmósfera. Kushner puso mucho esfuerzo en ello. Si bien los beneficios para Israel irán más allá de los países árabes, toda África se está abriendo a las inversiones y los intercambios económicos árabe-israelíes, reconoció Arif.

Netanyahu podrá así llevar a cabo su proyecto africano, obstaculizado durante mucho tiempo por las posiciones de algunos estados africanos basados ​​en los países árabes y su lucha contra Israel.

La experiencia de Israel en el área de seguridad ha abierto mercados atractivos para el país, que tiene varias otras industrias y servicios de vanguardia útiles para los países africanos.

La experiencia en hidráulica, energía limpia, tecnología agrícola y otros sectores permite al país expandir sus intervenciones en todo el continente, añadió Arif. Además, Israel puede confiar en los contactos existentes de Marruecos con la mayoría de los países africanos, donde ha construido una gran red bancaria y varios acuerdos de cooperación con países de habla francesa e inglesa.

Por otro lado, los países africanos también están buscando socios serios, que crean en el intercambio igualitario y mutuo, para crear un contrapeso a las operaciones de otros países en el continente como China, cuyas intervenciones en África han causado descontento, agregó Arif.

En la República Democrática del Congo (RDC), por ejemplo, no es raro ver a menores protestando contra los ejecutivos chinos que tienden a tomar atajos cuando se trata de condiciones laborales y salarios. Un video viral del gobernador de Katanga, Moïse Katumbi, lo mostraba dando una conferencia a un gerente chino que pondría a los congoleños a trabajar sin equipo de seguridad. El gobernador le había dado al gerente un plazo estricto para el cumplimiento más allá del cual cerraría la fábrica, escribió el autor.

África también está sufriendo el impacto del cambio climático, que provoca el desplazamiento de población y la emigración ilegal principalmente a Europa. Una mejor gestión de los recursos naturales permitiría a varios países estabilizar sus poblaciones y crear actividades económicas que probablemente allanarían el camino hacia un crecimiento sostenido. También en este caso, la experiencia marroquí en la gestión de suelos y fertilizantes puede ser útil y ya se está aplicando en algunos países. Por su parte, Israel podría contribuir con sus conocimientos agrícolas, reflexionó Arif.

Pero África necesitará más la ayuda de Marruecos e Israel en la lucha contra el terrorismo. Ambos países están altamente cualificados para ayudar a sus socios en este ámbito donde los campos de actuación son muy amplios. Las redes marroquíes combinadas con la tecnología israelí y la influencia financiera de los países del Golfo – finalmente reconciliados – pueden marcar el comienzo de una nueva era para el desarrollo en África.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí