Enlace Judío.- Los fondos de salud han estado cooperando con Yad Sarah, comprometidos a vacunar a todos los sobrevivientes del Holocausto tan pronto como lleguen, sin la necesidad de hacer cola.

ROSSELLA TERCATINA

Decenas de miles de sobrevivientes del Holocausto aún no han recibido una vacuna contra el coronavirus porque no pueden salir, o tienen miedo de hacerlo, de sus hogares, anunció la organización voluntaria Yad Sarah.

Yad Sarah se ha dirigido al estado y a organizaciones de apoyo, incluida la Conferencia de Reclamaciones, para resolver el problema, pero fue en vano.

“Hay tantos sobrevivientes del Holocausto a los que les gustaría vacunarse y no pueden. Sobrevivieron al Holocausto, establecieron el estado, construyeron nuestras calles y ciudades, merecen recibir lo que están recibiendo todos los demás ciudadanos. Moshe Cohen, CEO de la organización, dijo, y enfatizó que todos los días, algunos de ellos se infectan con el virus.

Yad Sarah se estableció hace más de 40 años para prestar a las personas equipos médicos de forma gratuita o a un costo muy limitado. Actualmente cuenta con más de 100 sucursales en todo Israel, con miles de voluntarios, para proporcionar una amplia gama de servicios que incluyen un servicio dental móvil, una guardería para discapacitados y un servicio de hospital a domicilio.

La organización ofrece un servicio de transporte para personas mayores o discapacitadas, “pero no podemos cuidar de todos”, dijo Cohen, estimando que alrededor de 30,000 sobrevivientes aún no han recibido la vacuna.

“Estamos pidiendo ayuda para llevar a los que es necesario vacunar a los centros de vacunación. Es importante recordar que no es posible administrar las inyecciones en domicilios particulares, ya que en cada ampolla hay suficiente vacuna para inocular a cinco personas. Por lo tanto, si no podemos llevar la vacuna a la gente, tenemos que llevar la gente a la vacuna”, dijo.

Los fondos de salud han estado cooperando con Yad Sarah, comprometidos a vacunar a todos los sobrevivientes del Holocausto, sin que tengan que esperar en la fila.

“Lo hemos hecho en Jerusalén, en Beersheba, en varios otros lugares, pero con un número muy limitado de personas. No tenemos los recursos financieros para hacer más”, explicó Cohen.

Durante la pandemia de coronavirus, Yad Sarah ha aumentado su apoyo a los ancianos sobrevivientes del Holocausto.

“Nuestros voluntarios los llaman todos los días, para verificar cómo están, para desearles buenas noches o Shabat shalom, para entregar medicinas o cualquier otra cosa que puedan necesitar”, explicó Cohen. “Desde que comenzó la crisis, incluso los que solían salir de sus casas para tomar aire ya no lo hacen, porque el peligro para ellos es demasiado grande”.

“Desde que llegaron las vacunas, los hemos animado a que se vacunen, pero pronto quedó claro que para muchos no era posible. Algunos tienen demasiado miedo para tomar el transporte público, algunos no pueden ir porque están en silla de ruedas, etc.”, agregó.

“Ya han sufrido bastante, solo quieren vacunarse. Debemos ayudar”, concluyó.

Un portavoz de la Conferencia de Reclamaciones dijo a The Jerusalem Post que recibieron la solicitud de Yad Sarah hace apenas unos días y la están procesando.

Agregó que, en términos generales, la Conferencia de Reclamaciones solo recibe fondos para distribuirlos a los sobrevivientes que tienen derecho a ellos y no tiene presupuesto para otras iniciativas.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío