avatar_default

Enlace Judío – Los ciudadanos están cansados y las infracciones aumentan. A pesar de esto, las restricciones parecen continuar. “El cierre funciona, el coeficiente de infección disminuye pero la mutación británica evita una disminución de la morbilidad”, explica el profesor Nadav Davidovich, en un extenso reportaje que hizo el periódico Israel Hayom.

El cierre general y estricto ha estado vigente durante 12 días y, sin embargo, no vemos una disminución significativa en la cantidad de personas infectadas con el coronavirus que se detectan todos los días. Al mismo tiempo continúa la carga para los hospitales y el número de muertes también ha aumentado de forma alarmante, consigna el rotativo.

En el contexto de la difícil situación es interesante examinar con los expertos si Israel ha utilizado todas las herramientas que tiene para el confinamiento; si hay otras formas de lidiar con el virus y qué más se puede hacer para aminorar la dura la realidad. Esto también se da en el contexto de la propagación generalizada de la variante británica en el país, que es mucho más contagiosa que el virus original que vino de China.

El confinamiento funciona, pero el resultado es más lento debido a la variante

El profesor Nadav Davidovich, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben-Gurión y miembro del equipo asesor del gobierno israelí, explicó a Israel Hayom que el coeficiente de infección está disminuyendo y, por lo tanto, el cierre está funcionando, pero esta realidad aún no es evidente debido a la mutación británica. Para ello, también se necesitan intensificar las investigaciones epidemiológicas.

Incluso cuando hay un declive, no significa en absoluto que el coronavirus haya terminado. “El virus permanece aquí y se necesita una salida gradual y cuidadosa del confinamiento”, dice el científico. “Hay que tener cuidado para evitar aglomeraciones y eventos masivos, y seguir vigilando al público. Será necesario realizar pruebas masivas para detectar cualquier brote, y también realizar estudios, interrumpir la cadena de infección en todo momento”, dice. “Solo mantener la confinamiento y aumentar las vacunas detendrá el virus”.

El profesor Daniel Shepshalovich, subdirector del Departamento de Medicina Interna del Hospital Ijilov, apoya actualmente el cierre y explica la ralentización del número de portadores de la variante británica. “Los dos cierres anteriores en los que tampoco se cumplió plenamente con todas las instrucciones funcionaron, y vimos una disminución significativa de la morbilidad. Esta vez no vemos descenso sino un alza, y la diferencia con los cierres anteriores es la entrada de la variante británica en el país”, le expresó a Israel Hayom.

“Lo que hay que hacer ahora es seguir con el cierre, porque hay una gran carga en los hospitales. Estamos lejos de colapsar, pero esta carga es un peso más además de tratar las enfermedades comunes de la gente porque con el coronavirus se retrasó todo otro control. Al mismo tiempo, necesitamos continuar la amplia campaña de vacunación y vacunar a la mayor cantidad de personas posible. Vacunar realmente a todos los que puedan ser vacunados contra el virus y así reducir significativamente el número de personas que se enferman y se hospitalizan y enferman. Supongo que si la gente mantiene las reglas y se vacunaran, con el tiempo habrá una disminución de la morbilidad. Pero esta vez el proceso será mucho más lento debido a la variante británica”.

La doctora  Ronit Calderon-Margalit de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Hebrea, explica que el público es menos disciplinado con el cierre actual y no hubo días feriados que dejen a la gente en casa. “Los coeficientes de infección no indican un brote del virus debido a una mutación súper contagiosa. Por lo tanto, soy escéptica sobre esta explicación y lamentablemente creo que la explicación es mucho más prosaica y local”. “En los cierres anteriores hubo feriados, Pésaj y luego Yom Kipur y Sucot. Por lo tanto el público se quedó más en casa y fue más fácil llevar a cabo el cierre. Una vez que no hay feriado, no hay día que salga del público en casa por lo que el cierre es más débil, más gente lo viola. Significativamente, no pretendo enviar a la policía a centros de población e infundir miedo, no con ese propósito. Pero realmente necesitamos verificar dónde hay convenciones, dónde hay violaciones y dónde multar, ejercer la autoridad del Estado”, finalizó.

*El autor es director de Comunidades Plus y corresponsal en Argentina de Enlace Judío


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí