avatar_default

Enlace Judío – Es imposible desconectar lo que sucedió en Bnei Brak la noche entre el jueves y el viernes y el creciente conflicto sobre la cuestión de si se abrirán o no los Talmudei Torá, con o sin permiso.

Esto es después de la decisión unilateral del Rebe de Vizhnitz y bajo la influencia del dilema en el que está rodeado el Rabino Kanievsky, dos de las autoridades ultraortodoxas más importantes de Israel. La presión desde todas las direcciones va en aumento, y el hecho de que la policía y los ultraortodoxos estén en curso de colisión solo agrega combustible. Este grave incidente seguramente no será el último.

Los ultraortodoxos se han enfrentado a un gran dilema el año pasado. Por un lado, existe una peligrosa epidemia y la gran mayoría del sector se adhiere fielmente a las directrices sanitarias. Por otro lado, el público ultraortodoxo no tiene Zoom, ni internet, ni aprendizaje a distancia. Mantener a los niños fuera de la casa significa siete, ocho, diez (e incluso más) almas apiñadas en habitaciones pequeñas sin acción, en  casas pequeñas, lo que provoca un deterioro espiritual. A esto debe agregarse la creencia de que el aprendizaje es lo que salva al mundo y, por lo tanto, según este relato, los niños deben regresar a los estudios de Torá lo antes posible. Quien no entienda esto que vea la polémica existente en la Argentina por la apertura o no de escuelas laicas y podrá encontrar algunas similitudes.

“Una persona ultraortodoxa sabe algo desde que fue educada desde una edad temprana”, me dijo esta semana una fuente que está intensamente involucrada en el campo de la ultraortodoxia argentina. ”Los colegios están cerrados y para él eso es lo que está provocando la plaga y tú lucharás contra ella“.

Al comienzo del cierre, el gobierno ejerció una presión considerable sobre el Rabino Kanievsky. Durante muchos días, el rabino se abstuvo de decir explícitamente que el Talmud Torá estaría cerrado, pero finalmente respondió a la solicitud del primer ministro Netanyahu y lo anunció con un tono determinado. El rabino recibió una afluencia de directores a su para aprobar aperturas excepcionales. Algunos permitieron la apertura solo para los niños en recuperación, otros la prohibieron por completo, pero la mentalidad se entendía bien en la casa del Rabino: el público está harto de los cierres y está interesado en abrir las instituciones.

A esto hay que sumar la situación explosiva que está a punto de estallar dentro del sector ultraortodoxo. Los violentos incidentes en Bnei Brak en la noche entre el jueves y el viernes no ayudaron a que la gente del sector sintiera que están siendo castigados por lo que hacen los extremistas. Se acabó el tiempo de hablar, hay muchos que creen en el sector, y ahora es el momento de actuar. Si no nos contamos, no le contaremos a usted.

El Rebe y los Rabinos entienden la mentalidad. ¿Actuó la policía contra los extremistas o no? Ya no importa. Para ellos, la policía atacó el bastión ultraortodoxo de Bnei Brak por medios no convencionales y se necesita una respuesta.

Es difícil predecir qué pasará en los próximos días. La comitiva del Rabino Kanievsky deja en claro que están interesados ​​en abrir las instituciones educativas, ya sea que el gobierno esté de acuerdo o no, pero en este momento parecen estar esperando un esquema acordado, en parte debido a la presión ejercida sobre ellos junto con las disposiciones de cierre.

En algunas instituciones, sin embargo, se niegan a esperar más y toman una decisión ellos mismos. La actitud de los lituanos, en este caso, es muy diferente a la de los Jasidim: mientras que los lituanos tienen dos líderes principales, cada jasidismo actúa como un organismo separado, a veces incluso si es incompatible con la conducta del público en general. El relato de cada Rebe se hizo en relación con su corte y algunos simplemente estaban hartos.

Es posible, como ha sucedido en oleadas y cierres anteriores, que eventualmente se lleguen a acuerdos. En el pasado, el primer ministro Netanyahu habló con los distintos rabinos y logró persuadirlos de que cerraran las instituciones e incluso las sinagogas en días festivos, una decisión mucho más difícil que la que enfrentan actualmente. Sin embargo, a diferencia del pasado, la sensación de todo el público es que nos acercamos al final y que la vacuna acabará con los cierres. Esto puede hacer que el Rebe y los rabinos no tengan tiempo para hacer solicitudes y reabrir los estudios talmúdicos en el entendimiento de que la política intrasectorial es más importante que otra semana de cierre.

 

*El autor es director de Comunidades Plus y corresponsal en Argentina de Enlace Judío


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí