avatar_default

Enlace Judío.- El ministro del Interior, Aryeh Deri, ordenó el miércoles el cierre de los cruces fronterizos de Israel con Egipto y Jordania tanto a israelíes como a extranjeros para frenar las tasas de infección por coronavirus.

El primer ministro dice que el cierre del aeropuerto Ben Gurion se prolongará mientras el gobierno combate las variantes del “furioso” virus

La orden prevista para entrar en vigencia el jueves a las 6 a.m. de la mañana durará al menos hasta el domingo, publicó The Times of Israel.

El cruce de Taba con Egipto y el río Jordán y los cruces de Arava con Jordania estarán cerrados. Sin embargo, el cruce de Allenby con Jordania permanecerá abierto para que los residentes de Cisjordania crucen entre Israel y Jordania.

Mientras tanto, el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que el gobierno extenderá el cierre del aeropuerto Ben Gurion y decidirá si prolongará el cierre nacional.

El bloqueo y el cierre del aeropuerto a los vuelos comerciales están programados para expirar el domingo. La extensión se decidirá en una reunión de gabinete el jueves, dijo Netanyahu.

Según Noticias de Canal 12, el Ministerio de Salud quiere una extensión de una semana, pero puede conformarse con cuatro días.

Las decisiones serán determinadas por las tasas de infección por virus, que se han mantenido obstinadamente altas a pesar del estricto bloqueo de tres semanas, dijo.

“Nos estamos protegiendo de las mutaciones. La mutación británica está causando estragos en todo el mundo y también ha entrado en Israel. Logramos frenarla. Debemos reducirla aún más y asegurarnos de que las nuevas mutaciones que aún no hemos encontrado no ingresen” al país, dijo Netanyahu.

Dijo que el bloqueo y el cierre de fronteras eran las dos herramientas principales de Israel para combatir la pandemia.

“Mañana (jueves) convocaré al gabinete y trasmitiré la propuesta del Ministerio de Salud al gobierno para extender el cierre. Decidiremos de acuerdo con el nivel de morbilidad”, dijo Netanyahu.

También dijo que su gobierno había “traído un plan económico” para hacer frente a las consecuencias de la pandemia, aparentemente refiriéndose a su propuesta de entregar dinero en efectivo a la mayoría de los israelíes. El plan ha sido ampliamente criticado y no se espera que sea aprobado.

Netanyahu hizo los comentarios durante una visita a un centro de vacunación en Sderot.

Mostrador de facturacion de la aerolinea insignia de Israel, El-Al, en el aeropuerto internacional Ben Gurion cerca de Tel Aviv, el 25 de enero de 2021 (Emmanuel Dunand / AFP).

Además de la variante británica, el Ministerio de Salud dijo el jueves que había encontrado un total de 30 casos de la mutación sudafricana en Israel hasta el momento. Los funcionarios de salud localizaron la mutación analizando una muestra de israelíes dentro del país, no personas que regresaban del extranjero.

Unas tres semanas después del cierre nacional más estricto de Israel, con cepas de coronavirus mutadas más infecciosas corriendo desenfrenadas, el brote continúa con toda su fuerza.

El Ministerio de Salud dijo el miércoles por la tarde que el día anterior se confirmaron 7.752 casos nuevos, con una tasa de positividad del 9,6 por ciento. Fue una de las tasas de positividad más altas observadas en los últimos meses, aunque es de destacar que el ministerio recientemente limitó las pruebas solo a aquellos con referencias de un médico.

Trabajadores de Chevra Kadisha Kehilat Yerushalayim preparan un cuerpo antes de un funeral en una morgue para personas que murieron por COVID-19, en el cementerio Sanhedriya en Jeursalem, 25 de enero de 2021 (Yonatan Sindel / Flash90)

El número de casos activos ha aumentado en los últimos días desde menos de 70.000 a principios de esta semana a 75.920 el miércoles.

Otra cifra persistente que no ha bajado durante muchos días es el número de casos graves, que ha rondado la marca de los 1.200 y se situó en 1.207 el miércoles, lo que ejerce una enorme presión sobre los hospitales, muchos de los cuales han convertido varios departamentos en salas COVID-19 y algunas de las cuales han dicho que no pueden atender a más pacientes en este momento.

Los casos graves incluyeron 425 en estado crítico y 324 en ventiladores, según el ministerio.

El recuento total de casos desde el inicio de la pandemia fue de 619,150, y el número de muertos fue de 4,539, más del 25% de los cuales murieron solo este mes.

Las restricciones actuales de cierre, que entraron en vigor el 8 de enero, han cerrado todos los negocios excepto los esenciales y todo el sistema educativo, excepto las instituciones de educación especial. Las reuniones en interiores están limitadas a cinco personas.

Incluso la campaña de vacunación rápida de Israel, la más rápida del mundo per cápita, aún no ha producido los resultados esperados. El Ministerio de Salud dijo el miércoles que 2.770.808 personas de la población del país de 9.3 millones han recibido al menos una dosis de la vacuna, y 1.385.399 recibieron ambas inyecciones. Más de 200,000 recibieron inyecciones el martes, de los cuales 80,000 recibieron su primera dosis y 120,000 recibieron la segunda.

La respuesta del gobierno a la tercera ola del brote se ha visto obstaculizada por las luchas internas de la coalición por el cumplimiento de las restricciones en áreas ultraortodoxas. Algunos grupos ultraortodoxos han ignorado las reglas de cierre y respondieron a la policía con violentos disturbios. El partido Likud de Netanyahu se ha puesto del lado de sus aliados políticos ultraortodoxos en contra de la aplicación estricta de las reglas, mientras que su socio en la coalición saliente, el partido Kajol Laván, está presionando por una aplicación más estricta.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí