avatar_default

Enlace Judío.- Los judíos siempre han tenido una relación ambivalente con la nieve. Por un lado, rastreamos nuestros orígenes a una tierra desértica que típicamente presenta extremos de calor en lugar de frío. Por otro lado, nieva en Tiberíades y Jerusalén, de lo que puedo dar fe personalmente, habiendo vivido en ambos lugares a principios de la década de 1980, cuando tuve que apresurarme para comprar una parka para defenderme del clima invernal.

SETH ROGOVOY

Muchos judíos estadounidenses remontan su linaje reciente a las tierras de Europa del Este, donde los inviernos y las nevadas son legendarios y pueblan los cuentos populares judíos y jasídicos, incluido “Huellas en la nieve”, uno de los cuentos más conocidos de “Cómo llegaron los sabios a Chelm”. Según cuenta la historia, un día, un shamash, el ayudante de un rabino, se despierta y ve un hermoso paisaje de nieve virgen. Necesitando cumplir con su deber diario de despertar al rabino del pueblo para las oraciones matutinas, pero sin querer estropear la gloriosa alfombra de nieve con sus huellas, saca a sus dos hijos de la cama para que lo lleven a la casa del rabino. Los muchachos lo cargan sobre sus hombros y caminan penosamente por la nieve hasta la morada del rabino. Después de tocar la ventana del rabino y despertarlo, el shamash instruye a sus hijos para que se den la vuelta para llevarlo de regreso a casa. Para su horror, no ve uno, sino dos pares de pasos en la nieve. “Me esforcé mucho para asegurarme de que la nieve siguiera siendo hermosa”, dice, “pero alguien más salió temprano en la mañana y la arruinó”.

La Torá contiene numerosas menciones a la nieve, que a menudo se considera una imagen de pureza. Después de quejarse de cómo la gente ha abandonado sus caminos, Dios les implora que dejen de traer sacrificios de animales como pago, y en cambio les dice: “Aprendan a hacer el bien, busquen justicia, reivindiquen a la víctima, hagan justicia al huérfano, acepten el agravio de la viuda”, en el Libro de Isaías. Dios les dice lo que sucederá una vez que hayan cometido estos actos de arrepentimiento: “Si tus pecados son como la escarlata, se volverán blancos como la nieve”. Más tarde, el rey David se hace eco de este versículo cuando ora pidiendo perdón (por acostarse con Betsabé, esposa de su consejero, Urías, y luego matar a Urías para encubrir su maldad) en el Salmo 51: “Purifícame del pecado con hisopo y yo seré puro, límpiame y seré más blanco que la nieve”. En ambos casos, la palabra clave es sheleg, que en hebreo significa “nieve”. Basándose en esta metáfora, el rabino Judah Loew, también conocido como el Maharal de Praga, habló de la nieve como un recipiente de luz espiritual en los días más oscuros del año, lo cual, si lo piensas, es genial.

El encanto de la nieve blanca y pura persistió durante siglos y le habló a un inmigrante judío ruso de principios del siglo XX en los Estados Unidos y le dijo: “¡Ve al norte, joven!” Sussman Russakoff huyó del Lower East Side de Manhattan hacia la frontera norte de Maine, donde se estableció como joyero en Skowhegan en 1907, duplicando así la población de judíos en la ciudad. En sus memorias, Russakoff escribió: “Cuando llegué, el aire estaba maravillosamente claro y helado. La nieve era tan blanca como podría ser, y cuando uno caminaba sobre ella, respondía con un canto claro y crujiente. Su canción fue una de bienvenida para mí … Estaba dispuesto a hacer todo tipo de trabajo solo para alejarme de Nueva York y tener a mi esposa y mi bebé en un lugar pequeño y bueno con mucho aire fresco”. Todavía encontrarás Russakoff Jewelers en Skowhegan, ahora dirigido por su nieto, Andrew Russakoff.

Russakoff no fue el único judío estadounidense del siglo XX atraído hacia el norte. Mientras que los centros turísticos de Catskills en el norte del estado de Nueva York se consideran típicamente refugios del calor del verano de la ciudad de Nueva York, muchos judíos de la costa este iban allí para patinar sobre hielo, esquiar, pasear en trineo, que eran ofrecidos por centros turísticos como la Concordia y los Pinos, entre otros. En Kutsher’s, Milton Kutsher organizó un curso de snow tubing para acompañar el patinaje y el esquí. Y se dice que Grossinger’s, la reina de las escapadas de Catskills, fue el primer centro turístico del mundo en utilizar nieve artificial, a partir de 1952.

Los judíos estadounidenses y, más tarde, los israelíes, incluso han dejado su huella en los deportes de invierno. Ya en 1932, Irving Jaffee ganó medallas de oro en los eventos de patinaje de velocidad de 5,000 metros y 10,000 metros en los Juegos Olímpicos de Invierno en Lake Placid, Nueva York. En tiempos más recientes, un estadounidense, Gordon Sheer, participó en los Juegos Olímpicos de 1992, compitiendo en el trineo. Los hermanos Taylor y Arielle Gold representaron a Estados Unidos en snowboard en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014. Israel envió cinco atletas a los Juegos Olímpicos de Invierno en Rusia ese año, incluidos patinadores de velocidad y figura y un esquiador alpino. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 se llevarán a cabo en febrero en Corea del Sur, donde la actual campeona mundial de slalom, Mikaela Shiffrin, que tiene ascendencia judía por parte de su padre, es la favorita para llevarse a casa el oro para Estados Unidos.

Un mundo entero espera a aquellos que buscan en Internet “globos de nieve con temática judía”, incluido un globo con temática de Janucá que reproduce la melodía de “Maoz Tzur” (“Rock of Ages”).

Algunos de los mayores tributos musicales a la nieve fueron escritos por compositores judíos, como “Let It Snow, Let It Snow, Let It Snow” de Sammy Cahn y Jule Styne; “Winter Wonderland” de Felix Bernard (con Richard B. Smith) y, por supuesto, “White Christmas”, de Irving Berlin.

Finalmente, en el Libro de Samuel, se sugiere que matar a un león en un pozo es algo bueno en la nieve. Y, cuando se enfrenta a un león en un pozo en invierno, es difícil discutir eso.

Seth Rogovoy es un editor colaborador del Forward que vive en el norte del estado de Nueva York. A pesar de la gran afinidad de su gente por la nieve, no está ansioso por palearla este invierno.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí