avatar_default

Enlace Judío.- Irán ha comenzado oficialmente a restringir las inspecciones internacionales de sus instalaciones nucleares, informó el martes la televisión estatal iraní.

Teherán dice que las imágenes de las instalaciones nucleares se retendrán de la AIEA pero se entregarán más tarde si se otorgan las sanciones; las inspecciones están ahora prohibidas en sitios no nucleares.

El informe de la televisión estatal dio pocos detalles más allá de confirmar que Irán había cumplido su amenaza de reducir la cooperación con los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica en un intento por presionar a los países europeos y al gobierno del presidente estadounidense Joe Biden para que levante las sanciones económicas y restaure el acuerdo nuclear de 2015, publicó The Times of Israel.

Irán ha dicho que planea cesar la implementación del “Protocolo Adicional”, un acuerdo confidencial entre Teherán y la AIEA alcanzado como parte del histórico acuerdo nuclear que otorga a los inspectores de la ONU mayores poderes para visitar instalaciones nucleares y examinar el programa iraní.

No está claro exactamente cómo se limitará el acceso. El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo que la AIEA no podrá acceder a su red de cámaras de vigilancia en sitios nucleares. La Organización de Energía Atómica de Irán, la agencia nuclear civil de Teherán, ha prometido conservar el metraje durante tres meses y luego entregarlo a la AIEA, pero solo si se le concede un alivio de las sanciones.

Trump enseña una carpeta abierta con un documento que lleva su firma
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firma un documento que restablece las sanciones contra Iran tras anunciar la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Iran, en la Sala de Recepcion Diplomatica de la Casa Blanca en Washington, DC, el 8 de mayo de 2018 (AFP PHOTO / SAUL LOEB).

Hace casi tres años, el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retiró unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo nuclear y volvió a imponer sanciones a la República Islámica que han paralizado su economía.

Para aumentar la presión sobre la administración Biden, Irán ha anunciado violaciones graduales del acuerdo de 2015. En las últimas semanas, ha comenzado a enriquecer uranio hasta un 20% de pureza, un paso técnico lejos de los niveles de grado de armas. También hace girar centrifugadoras avanzadas y produce uranio metálico, un componente de una ojiva nuclear.

El lunes, el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, señaló que Irán se negaría a capitular a la presión estadounidense sobre su programa nuclear. Khamenei dijo que podrían enriquecer uranio hasta un 60% de pureza si fuera necesario, pero reiteró que el país prohíbe las armas nucleares. Teherán ha insistido durante mucho tiempo en que su programa nuclear tiene fines pacíficos, como la generación de energía y la investigación médica.

“Ese payaso sionista internacional ha dicho que no permitirán que Irán produzca armas nucleares. En primer lugar, si tuviéramos tal intención, incluso aquellos más poderosos que él no podrían detenernos“, escribió Khamenei en su cuenta de Twitter, en una aparente referencia al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

La declaración se produjo después de que el jefe de la OIEA, Rafael Grossi, sostuviera conversaciones de última hora en Teherán el domingo, donde las dos partes llegaron a un acuerdo técnico temporal.

En esta foto del 20 de febrero de 2021, el Director General de la Agencia Internacional de Energia Atomica, OIEA, Rafael Mariano Grossi, a la derecha, habla con el portavoz de la agencia atomica de Iran, Behrouz Kamalvandi, a su llegada al aeropuerto Imam Khomeini de Teheran, Iran. (Organizacion de Energia Atomica de Iran via AP)

Confirmaron que continuarán permitiendo el acceso de los inspectores de la ONU a sus sitios nucleares, pero prohibirán durante tres meses las inspecciones de otros sitios no nucleares.

Grossi dijo después que se había llegado a una “solución temporal” con Teherán.

“Hay menos acceso, seamos realistas. Pero aun así, pudimos mantener el grado necesario de trabajo de monitoreo y verificación”, dijo.

Grossi no dio detalles precisos sobre las actividades en las que el OIEA ya no podría participar, pero confirmó que el número de inspectores en Irán no se reduciría y que la inspección rápida podría continuar bajo el arreglo temporal.

Sin embargo, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, dijo el lunes que las conversaciones habían “dado como resultado un logro diplomático muy significativo y un logro técnico muy significativo”.

Khatibzadeh enfatizó que el resultado fue “dentro del marco de la ley vinculante del parlamento”.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Iran, Saied Khatibzadeh, hace gestos durante una conferencia de prensa en Teheran el 22 de febrero de 2021 (ATTA KENARE / AFP)

Irán suspenderá temporalmente las llamadas “medidas voluntarias de transparencia”, en particular las inspecciones de emplazamientos no nucleares, incluidos emplazamientos militares sospechosos de actividad nuclear.

Teherán durante “tres meses registrará y mantendrá la información de algunas actividades y equipos de monitoreo” en dichos sitios, dijo la Organización de Energía Atómica de Irán.

Esto significa que las cámaras seguirán funcionando en esos sitios, “pero no se entregarán imágenes al OIEA“, dijo Khatibzadeh.

Si las sanciones de Estados Unidos no se levantan dentro de tres meses, las imágenes serán eliminadas, dijo el cuerpo atómico de Irán.

Según el protocolo con Irán, el OIEA “recopila y analiza cientos de miles de imágenes capturadas diariamente por sus sofisticadas cámaras de vigilancia”, dijo la agencia en 2017. La agencia también dijo entonces que había colocado “2.000 sellos a prueba de manipulaciones en material nuclear y equipamiento”.

Según un informe del viernes, los inspectores de la AIEA el verano pasado encontraron partículas de uranio en dos sitios nucleares iraníes a los que Irán trató de bloquear el acceso.

Ilustrativo: el presidente irani Hassan Rouhani visita la planta de energia nuclear de Bushehr en las afueras de Bushehr, Iran, el 13 de enero de 2015 (Foto AP / Oficina de la Presidencia de Iran, Mohammad Berno, archivo)

Las autoridades iraníes habían impedido a los inspectores llegar a los sitios durante siete meses antes de la inspección, y los funcionarios iraníes no han explicado la presencia del uranio, informó la agencia de noticias Reuters, citando a diplomáticos familiarizados con el trabajo de la agencia de la ONU.

Las inspecciones se llevaron a cabo en agosto y septiembre de 2020, según el informe. El OIEA mantiene en secreto sus hallazgos y solo compartió los detalles con algunos países.

The Wall Street Journal informó de los hallazgos sospechosos a principios de este mes, sin identificar el material.

El informe de Reuters no identificó los sitios. Informes anteriores decían que uno de los sitios estaba en Abadeh, al sur de Isfahan, un lugar que en septiembre de 2019 Netanyahu señaló como el sitio de una supuesta instalación nuclear secreta. Irán niega que busque armas nucleares; Netanyahu insiste en que el régimen está engañando al mundo y ha dicho que un tesoro de documentos nucleares sobre su programa deshonesto, sacado de contrabando de Teherán por el Mossad hace dos años, prueba la duplicidad del gobierno iraní.

Netanyahu ha prometido repetidamente que Israel está preparado para actuar militarmente para evitar que Irán obtenga un arma atómica.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí