avatar_default

Enlace Judío – El primer ministro Benjamín Netanyahu dijo el martes que apoya la imposición de un toque de queda nocturno en todo el país para la inminente fiesta judía de Purim, en un intento por prevenir congregaciones que podrían causar un aumento en los contagios de coronavirus.

Durante un recorrido por un centro de vacunación en Acre, Netanyahu dijo que respaldaría este martes en una sesión de su gobierno una propuesta del Ministerio de Salud para un toque de queda el jueves, viernes y sábado a partir de las 8:30 p. m. y hasta las 5 a. m., informó The Times of Israel.

“Esto es para prevenir lo que sucedió el último Purim [de 2020], no queremos que se repita”, dijo Netanyahu, advirtiendo que el virus aún se estaba propagando a pesar de la campaña de vacunación de Israel.

Desde el comienzo del brote en el país el año pasado, el gobierno ha ordenado ocasionalmente toques de queda, específicamente durante las principales festividades, en un esfuerzo por evitar reuniones y una inevitable propagación del virus.

Purim este año comienza el jueves por la noche y dura hasta el domingo. El festival suele estar marcado con fiestas de disfraces, así como grandes comidas y fiestas, en eventos que reúnen a familiares y amigos.

En el último Purim, al comienzo de la pandemia, hubo un aumento en las infecciones por virus después de que muchos ignoraron las reglas contra la celebración de grandes eventos.

Los ministros se reunirán el martes por la noche para discutir las restricciones a la festividad judía después de que el ministro de Salud, Yuli Edelstein, dijera un día antes que su ministerio presionaría para contener las potenciales celebraciones.

Sin embargo, se permitirá que las sinagogas y otras casas de culto reabran el viernes por la mañana, con una asistencia limitada a 10 personas en el interior y 20 en el exterior, antes de Purim.

Las reglas para otras reuniones se relajaron de manera similar, con reuniones al aire libre de hasta 20 personas y grupos en interiores de hasta 10 permitidos. Las reglas anteriores restringían las reuniones al aire libre a 10 personas y en el interior a cinco.

El número de casos graves el martes se situó en 798, el número más bajo registrado desde principios de año, después de que subió a un máximo histórico de 1,201 a mediados de enero, de acuerdo con datos del Ministerio de Salud de Israel.

Los datos mostraron que hubo 41,487 casos de virus activos, incluidas 4,677 infecciones diagnosticadas el lunes, lo que eleva el total desde el inicio de la pandemia a 757,150.

El número de muertos es de 5,604 por el momento, después de que 13 personas murieran el lunes.

Israel ha experimentado un declive en los número de la pandemia en los últimos días, en particular entre los grupos de alto riesgo, que se atribuye en gran parte a la rápida campaña de vacunación del país.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí