avatar_default

Enlace Judío.- Este año marcará el 365 aniversario de uno de los puntos de inflexión más notables en la historia de Inglaterra: la readmisión de los judíos en Inglaterra.

RABINO MENAJEM LEVINE

Historia temprana de los judíos en Inglaterra

Un número reducido de judíos vivió en Inglaterra desde la época romana y anglosajona, pero solo se convirtieron en una comunidad organizada bajo Guillermo el Conquistador en 1066, que alentó a los comerciantes y artesanos judíos a mudarse del norte de Francia a Inglaterra, donde les fue muy bien económicamente.

Poco después, los judíos ingleses comenzaron a experimentar un antisemitismo severo; fueron objeto de varios libelos de sangre y acusaciones de profanar símbolos religiosos cristianos. Simultáneamente con la coronación de Ricardo I (Corazón de León) en 1189, estallaron disturbios antijudíos en Londres y se extendieron a otras ciudades. Los judíos de York fueron encerrados en un castillo y, sabiendo que estaban atrapados, el rabino Yom Tov de Joigny los instó a suicidarse en lugar de enfrentar una muerte dolorosa a manos de la turba o el bautismo forzado.

Bajo Enrique III de Inglaterra, los judíos debían llevar una insignia de marca. También estuvieron sujetos a una tremenda persecución financiera. La Segunda Guerra de los Barones en la década de 1260 trajo una serie de ataques a las comunidades judías en Inglaterra y, solo en Londres, 500 judíos fueron trágicamente asesinados.

Expulsión

Finalmente, los judíos fueron desterrados de Inglaterra por Eduardo I. Su motivación fue en parte financiera: una vez que fueron expulsados, sus posesiones pasaron a ser propiedad de la corona.

El 18 de julio de 1290 se emitió el Edicto de Expulsión. Se emitieron órdenes judiciales a los alguaciles de todos los condados ingleses ordenándoles que hicieran cumplir el edicto, que expulsaba a los judíos del país antes del 1 de noviembre. Solo se les permitió llevar consigo sus bienes muebles.

Lamentablemente, el Edicto de Expulsión fue muy popular y encontró poca resistencia por parte de la población gentil. (Inglaterra fue en realidad el primer país europeo en expulsar judíos). La mayoría de los judíos ingleses expulsados ​​se establecieron en Francia y Alemania.

Vida temprana de Rav Menashe Ben Israel

Rav Menashe nació en la isla portuguesa de Madeira en 1604 con el nombre marrano/converso de Manoel Dias Soeiro. Su familia se mudó a los Países Bajos en 1610.

Ámsterdam era un centro importante de la vida judía en Europa en ese momento. Fue aquí donde la familia de Rav Menashe regresó abiertamente al Yiddishkeit (vida judía). Rav Menashe recibió la mejor educación posible en la tradición sefardí. Se destacó en sus estudios talmúdicos y poseía un conocimiento profundo del Tanaj. Hablaba con fluidez el espectro del pensamiento judío desde la escuela racionalista del Rambam hasta los escritos de los mekubalim (cabalistas) posteriores.

Rav Menashe también recibió una educación secular integral. Hablaba 10 idiomas con fluidez y tenía un amplio conocimiento de medicina, matemáticas y astronomía. También fue muy leído en la literatura clásica y los escritos de los primeros teólogos cristianos.

Cuando Jajam Uziel murió en 1620, Rav Menashe fue proclamado rabino de la comunidad sefardí a la asombrosamente joven edad de 18 años y pronto se convirtió en uno de los predicadores más famosos del nuevo centro de la judería sefardí.

Poco después de asumir este cargo, Rav Menashe se casó con Rajel Soeiro, descendiente directa del rabino Don Itzjok Abarbanel, con quien tuvo tres hijos.

Rav Menashe se elevó a la eminencia, no solo como rabino y escritor, sino también como impresor. Estableció la primera imprenta hebrea en Ámsterdam (de hecho, en toda Holanda), llamada Emes Me’Eretz Titzmach, en 1626. Su imprenta empleó una nueva tipografía que luego fue copiada por muchas imprentas europeas. Aunque eventualmente se convirtió en un negocio floreciente, no pudo mantener a su familia y Rav Menashe sufrió de pobreza la mayor parte de su vida.

Una de las primeras obras de Rav Menashe, “El Conciliador”, publicada en 1632, obtuvo un reconocimiento inmediato. Escrita en español, la obra refuta los argumentos de autoproclamados críticos de la Biblia. El libro fue uno de los primeros escritos por un judío en un idioma moderno que también fue de interés para los lectores cristianos. En consecuencia, le valió a Rav Menashe una reputación en el mundo culto no judío.

Con el tiempo, su fama como erudito y experto en todos los asuntos del aprendizaje y la ciencia se extendió más allá de Holanda. Algunos de los eruditos y figuras más destacados del mundo buscaron su amistad y consejo. La reina Cristina de Suecia, el pintor Rembrandt y el estadista y filósofo Hugo Grocio se encontraban entre sus corresponsales y amigos no judíos.

Sin embargo, con todo su conocimiento secular y su fama, Rav Menashe ben Israel dedicó la mayor parte de su tiempo a los estudios de Torá. Además de defender la Torá contra muchos críticos, Rav Menashe escribió muchos otros memorandos en defensa de las ideas de la Torá, incluyendo el origen divino del alma.

Y su profundo conocimiento de la Cabalá lo motivó a acelerar la llegada del Mashíaj, lo que finalmente llevó al regreso de los judíos a Inglaterra.

Una nueva idea para traer al Mashíaj

En 1644, Rav Menashe conoció a Antonio de Montezinos, un judío marrano portugués que había estado en el Nuevo Mundo. Montezinos lo convenció de que los indios de los Andes sudamericanos eran descendientes de las diez tribus perdidas de Israel. Este supuesto descubrimiento dio un nuevo impulso a las esperanzas mesiánicas de Rav Menashe, ya que se entendía que el asentamiento de judíos en todo el mundo era una señal de que el Mashíaj estaba por llegar.

Tomado por esta idea, Rav Menashe dirigió su atención a Inglaterra, de donde los judíos habían sido expulsados ​​desde 1290 y trabajó para obtener permiso para que se reasentaran allí, con la esperanza de acelerar así la llegada del Mashíaj.

En 1650, escribió “La esperanza de Israel”, que se publicó por primera vez en Ámsterdam en latín y español, en respuesta a una carta de 1648 del teólogo escocés John Dury preguntándole sobre las afirmaciones de Montezinos. En él, expresó la esperanza de que los judíos regresaran a Inglaterra para acelerar la llegada del Mashíaj. Rav Menashe también hizo hincapié en su buena relación con el Parlamento y explicó que lo impulsaba la amistad con Inglaterra más que la ganancia financiera.

En la misma línea, en 1651 Rav Menashe se ofreció a servir a la reina Cristina de Suecia como su agente de libros hebreos. En sus conversaciones con ella, le pidió que considerara la posibilidad de abrir Escandinavia como un refugio para los refugiados judíos. Describió a los judíos obligados a vagar de un país a otro. Casi tuvo éxito en su apelación, pero Cristina abdicó del trono y el plan no llegó a buen término.

Sin embargo, Cristina continuó teniendo una relación positiva con el judaísmo y protegió a la comunidad judía de Roma cuando se mudó allí, usando su poder como ex regente.

Aboga por la readmisión de judíos en Inglaterra

Rav Menashe atrajo la atención de muchos teólogos protestantes que, como él, estaban convencidos de la inminente llegada de Mashíaj y, naturalmente, deseaban conocer las opiniones de los teólogos judíos sobre el tema.

Con el inicio de la Commonwealth puritana, la cuestión de la readmisión de los judíos encontró mayor apoyo puritano. Por lo tanto, Rav Menashe escribió una epístola introductoria a la versión en inglés de su “Esperanza de Israel” en 1650 dirigida al Parlamento de Inglaterra con la esperanza de ganar su favor y buena voluntad para que los judíos pudieran ser readmitidos en el país.

Una respuesta – “Una epístola al erudito Rav Menashe ben Israel” (1650), escrita por Sir Edward Spencer, miembro del Parlamento de Middlesex – insistió en la conversión al cristianismo antes de que las profecías mesiánicas sobre Israel pudieran cumplirse. Claramente, eso no estaba en discusión y es posible que el asunto se haya abandonado por un tiempo por esta razón.

Sin embargo, los esfuerzos de Rav Menashe atrajeron el interés del Lord Protector de Inglaterra, Oliver Cromwell. Cromwell simpatizaba especialmente con la causa judía debido a sus puntos de vista puritanos, inclinaciones más tolerantes y punto de vista pragmático de que el comerciante judío beneficiaría al comercio inglés.

El representante de Cromwell en Amsterdam se puso en contacto con Rav Menashe y se le otorgó un pase para que pudiera ir a Inglaterra.

Llegada a Londres

En noviembre de 1655, Rav Menashe llegó a Londres. En Londres, publicó sus “Humildes direcciones al Lord Protector”, un memorando en el que refutaba los prejuicios contra los judíos. También señaló las ventajas que Inglaterra podría obtener al otorgar a los judíos permiso para reasentarse en Inglaterra y permitir que los judíos vivieran de acuerdo con las órdenes del judaísmo.

Cromwell convocó la Conferencia de Whitehall en diciembre de 1655 (no parece que Rav Menashe hablara en esta conferencia). Los abogados presentes en la reunión hicieron una declaración formal de que nada en la ley inglesa impedía el asentamiento de judíos en Inglaterra. Sin embargo, Cromwell eludió ingeniosamente la cuestión de su conveniencia. La opinión pública estaba en contra de admitir judíos, y Cromwell deseaba evitar la derrota en este tema en el Parlamento.

Pero se había abierto la puerta para el regreso gradual de los judíos. John Evelyn incluso anotó en su diario con la fecha del 14 de diciembre de 1655: “Ahora fueron admitidos los judíos”.

Sin embargo, el proceso fue lento, a pesar del apoyo de Cromwell y la defensa de Rav Menashe, ya que el clero británico y los comerciantes ricos hicieron todo lo posible por evitarlo.

El primer resultado positivo importante de los esfuerzos de Rav Menashe se vio en el “caso Robles”. Antonio Rodrigues Robles (1620-1690) era un comerciante marrano nacido en Fundão, Portugal. Su familia había sufrido a manos de la Inquisición, sin embargo, se había establecido en Londres como comerciante a mediados del siglo XVII y no tenía ninguna conexión con la comunidad cripto-judía.

Cuando su propiedad fue confiscada como la de un enemigo extranjero después del estallido de la guerra con España en 1656, obtuvo una exención con el argumento de que, aunque incircunciso, no era un español sino un portugués “de la nación hebrea”. Ganó el caso y le devolvieron su tierra.

En teoría, el resultado exitoso del “Caso Robles” estableció el derecho de los judíos profesos a vivir en Inglaterra sin interferencias.

Como resultado, judíos de Holanda, España y Portugal llegaron a Gran Bretaña, donde con el tiempo se integraron cada vez más en la sociedad británica. Sin embargo, fue solo en 1753 que a los judíos ingleses se les concedió formalmente la ciudadanía y en 1858 la emancipación formal.

A pesar de no haber obtenido un permiso formal para el reasentamiento de los judíos en Inglaterra, Rav Menashe había presentado el tema de manera prominente ante las mentes dominantes de Inglaterra. También ilicitó el reconocimiento del hecho de que nada en la ley inglesa impedía la readmisión de judíos y en 1656 una promesa verbal de Cromwell, respaldada por el Consejo de Estado en el caso Robles, de permitir que los judíos regresaran a Inglaterra y practicaran libremente su fe.

Con el tiempo, los resultados de su labor de promoción resultarían aún más trascendentales.

Abriendo Estados Unidos a los judíos

Si ninguna ley prohibía el regreso de los judíos a Inglaterra, eso significaba que ninguna ley prohibía a los judíos trasladarse al Nuevo Mundo y vivir en territorios y colonias controlados por los británicos.

Así, como las colonias británicas de América del Norte estaban siendo colonizadas por colonos ingleses a finales del siglo XVII, el trabajo de Rav Menashe sentó las bases para que los judíos fueran parte del asentamiento en los futuros Estados Unidos y Canadá.

Por lo tanto, además de reabrir Inglaterra a los judíos, sus acciones también abrieron la puerta a lo que se convertiría en la comunidad más grande de judíos en la Diáspora en los futuros Estados Unidos de América y Canadá.

Últimos días y legado

Lamentablemente, a pesar del logro histórico por el que ahora es conocido, Rav Menashe dejó Inglaterra como un hombre quebrado y sin un céntimo, sintiendo que no había logrado su propósito. También experimentó una tragedia personal cuando su hijo, Shmuel, que lo había acompañado, falleció el segundo día de Rosh Hashaná en 1657.

Rav Menashe viajó en barco a Middelburg, Holanda, donde vivía su cuñado, para enterrar a su hijo. Unos meses más tarde, el propio Rav Menashe falleció, el 14 de Kislev. Fue enterrado en el Beis Jaim de Ouderkerk aan de Amstel.

Yehí zijró baruj. (Que su recuerdo sea bendecido)

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí