Juntos venceremos
lunes 22 de julio de 2024

Europa del Este: sinagogas históricas se venden a precio de coche usado

(JTA) – Estructuras de sinagogas en ruina, que quedaron vacías después del Holocausto, se venden a bajo precio, pero los propietarios deben realizar costosas restauraciones y mantenimiento.

CNAAN LIPHSHIZ

En una visita a la ciudad de Slonim en Bielorrusia, Ilona Reeves se enamoró de un edificio ruinoso de 380 años que solía albergar una de las sinagogas más grandes y antiguas de la zona.

Reeves, una escritora de 40 años que vive en la capital bielorrusa de Minsk, es cristiana, como prácticamente todos los que viven en el país. Como otras sinagogas, esta no había estado operativa desde antes del Holocausto, cuando tres cuartas partes de los residentes de Slonim eran judíos. Prácticamente todos fueron asesinados por los nazis.

Aún así, Reeves miró la estructura, que había caído en mal estado después de años de uso como tiendas, y vio algo que quería salvar.

“De pie frente a la Gran Sinagoga de Slonim, sentí lo pequeña que soy, todos somos, frente a los monumentos arquitectónicos y las tradiciones que representan”, dijo.

Con el dinero que había liberado vendiendo su apartamento en Minsk, en parte para comprar la sinagoga, Reeves la adquirió en diciembre por unos 10.000 dólares del municipio de Slonim con la promesa de restaurarla. Fue la única postora.

La sinagoga de Slonim es solo una de varias estructuras similares que han salido al mercado en Europa del Este en los últimos años, y Reeves se encuentra entre un pequeño grupo de personas que se han comprometido con su mantenimiento.

“Los edificios, incluidos los edificios antiguos, que solían ser sinagogas aparecen en el mercado con bastante regularidad en Europa del Este y a precios relativamente asequibles”, dijo Michael Mail, fundador de la Fundación para la Herencia Judía, con sede en el Reino Unido, que ayuda a restaurar las estructuras históricas judías por toda Europa.

“Pero a menudo hay un problema, que es que la restauración es complicada y costosa”, agregó Mail.

Reeves lo sabe de primera mano. Ahora está trabajando para recaudar $ 2 millones para el proyecto de restauración, que cree que tomará una década, pero algunos profesionales le han dicho que podría durar 25 años.

La ciudad de Vitebsk, ubicada a unas 130 millas al noreste de Minsk, recientemente ofreció esencialmente gratis los restos ahuecados de la Gran Sinagoga de Lubavitch, donde la familia del pintor Marc Chagall solía orar, a cualquiera que estuviera dispuesto a restaurarla.

En 2016, se abrió una cafetería llamada Synagoga Café en la antigua sinagoga de Trnava, Eslovaquia. Un contratista no judío, Simon Stefunko, compró el edificio derrumbado algunos años antes, lo renovó de acuerdo con los estrictos requisitos de conservación de la ciudad y lo reabrió como un lugar de reunión exclusivo.

Financieramente, crear Synagoga Café no tenía ningún sentido, dijo Stefunko. Las renovaciones costaron millones de dólares que la cafetería no comenzó a mitigar incluso antes de cerrar el año pasado debido a la pandemia de COVID-19, dijo. Pero lo hizo de todos modos “para que quedara algo de la comunidad judía aquí”, dijo Stefunko. “Creo que es hermosa”.

La descarga de los costos de restauración representa la última estrategia para manejar un exceso de estructuras judías históricas que han caído en mal estado desde que la mayoría de los judíos de Europa fueron asesinados en el Holocausto.

Antes del genocidio, Europa tenía unas 17.000 sinagogas. Solo unas 3.300 de las estructuras permanecen en pie hoy. Entre ellas, solo 776, o el 23%, se utilizan como sinagogas, según la Fundación para la Herencia Judía.

La mayoría de las sinagogas sobrevivientes están ubicadas en Europa del Este, donde la mayoría de las estructuras que permanecieron en pie fueron nacionalizadas después de la Segunda Guerra Mundial por autoridades comunistas que eran antirreligiosas y, a menudo, antisemitas.

Patronos en el Synagoga Cafe en Trnava, Eslovaquia, 13 de septiembre de 2017. (Wikimedia Commons via JTA)

Diezmadas por el Holocausto y la ola de emigración que siguió a la caída del comunismo, las comunidades judías en lugares como Slonim y Vitebsk prácticamente habían desaparecido, dejando sus antiguas instituciones en manos del gobierno.

En Bielorrusia, que tiene una dictadura sin leyes para la restitución de la propiedad judía confiscada, muchas de estas estructuras fueron incluidas en la lista de protección de las autoridades locales que carecen de los recursos para restaurarlas. Hacer cambios estructurales en los edificios listados para protección es difícil y, a menudo, ilegal, y requiere un permiso especial del estado o municipio. El estatus de protegido a menudo reduce el precio de mercado de los edificios porque los desarrolladores no tienen forma de obtener ganancias comprándolos.

Pero muchos edificios que habían albergado sinagogas históricas en Europa del Este no figuran en la lista, lo que significa que una vez que se venden a propietarios privados pueden modificarse e incluso demolerse.

La antigua Gran Sinagoga en la pequeña ciudad de Ostrino, en el oeste de Bielorrusia, está a la venta en una subasta donde la oferta mínima es de unos 40 dólares. El nuevo propietario enfrentará algunos requisitos para preservarla, pero puede usar partes como almacén o unidad residencial.

Y en 2019, un edificio del siglo XIX que alguna vez fue una sinagoga en el pueblo de Porazava, cerca de Slonim, se vendió por $ 6,000 para usarlo como almacén.

Situaciones similares ocurren también en Europa Occidental. En 2018, una sinagoga de 200 años en la ciudad de Deventer, en el este de los Países Bajos, se convirtió en restaurante cuando su mantenimiento se volvió inasequible para la comunidad local, de un puñado de judíos.

La Gran Sinagoga de Deventer en los Paises Bajos. (Dominio publico)

Los gobiernos locales de Europa del Este han devuelto muchas propiedades que los regímenes comunistas habían confiscado a las comunidades religiosas cristianas y judías.

Las comunidades cristianas han podido recuperar, restaurar o intercambiar muchas de las estructuras que se les devolvieron, a veces con fondos del Vaticano y la Iglesia Ortodoxa.

También ha ocurrido un movimiento similar con algunas propiedades devueltas a los judíos locales, aunque con bolsas de apoyo mucho menos profundas.

En 2002, el municipio de Babruisk, en el este de Bielorrusia, devolvió a la comunidad judía local una antigua sinagoga que había sido utilizada como almacén del ejército y luego como sastrería. El edificio, la única de las 42 sinagogas de la ciudad que aún se conserva en pie, fue restaurada e inaugurada como sinagoga gracias a los esfuerzos de recaudación de fondos de un enérgico rabino local, Shaul Hababo.

En Moldavia, el rabino Shimshon Izakson espera lograr una transformación similar en la yeshivá y sinagoga del antiguo rabino Yehuda Ţirilson, un complejo masivo en el centro de Chisinau que está tan deteriorado que solo quedan las paredes externas.

Pero otras veces, las comunidades judías que heredaron antiguas sinagogas históricas que les fueron robadas cuando eran mucho más grandes no pudieron ni quisieron preservarlas a satisfacción de sus propios miembros.

A principios de este mes, una gran parte del techo de la Gran Sinagoga de Brody del siglo XVIII en el oeste de Ucrania se derrumbó. Otra parte del edificio, que es propiedad del gobierno y está catalogado como monumento para la preservación, se derrumbó en 2006. Gravemente dañada en la Segunda Guerra Mundial por las tropas alemanas que intentaron volarla, lo que queda de la sinagoga está sostenido por un andamio estructural. Hoy no vive ningún judío en Brody, que solía tener miles de residentes judíos.

La Gran Sinagoga de Brody, Ucrania, representada en una postal de 1908. (Dominio publico)

La comunidad judía de Satu Mare en el norte de Rumania consta de unos 100 miembros. Tras las negociaciones de restitución en la década de 1990, posee 129 cementerios impresionantes y cuatro sinagogas, que están en mal estado porque la comunidad no puede permitirse el lujo de mantenerlas.

“En verdad, este edificio es un drenaje de nuestros recursos, al igual que los cientos de tumbas que necesitamos preservar y vallar”, dijo Paul Decsei, el encargado de la comunidad para administrar los activos, a la Agencia Telegráfica Judía en 2017 desde el interior de la principal sinagoga de la ciudad, la sinagoga de la calle Decebal, una estructura imponente pero en ruinas del siglo XIX. “Pero, por otro lado, no podemos alejarnos de nada de eso. Es nuestra herencia y tenemos una responsabilidad hacia ella”.

Ese también ha sido el caso de la casa de oración Chevra Tehilim en Cracovia, Polonia. En 2016, la estructura de propiedad de la comunidad, que presenta decoraciones de importancia cultural en sus paredes, fue arrendada por la Comunidad Judía de Cracovia y reabierta como club nocturno de moda llamado Hevre, a pesar de las protestas de algunos miembros de la comunidad que dijeron que arruinó la estructura.

Reeves, que compró el edificio en Slonim antes incluso de haber visto su interior, citó su belleza como su razón para seguir adelante y realizar la compra. Ella visualiza un espacio cultural o comunitario donde el judaísmo tendría un lugar destacado.

Como practicante de la iglesia que creció durante el comunismo, la decisión de Reeves se basó en su sentimiento religioso.

“Siempre tuve el sueño de construir una iglesia. Incluso una pequeña, de madera”, dijo Reeves, madre de un hijo, a JTA. “Con el proyecto de la sinagoga de Slonim, siento que estoy a mitad de camino. O quizás ya he cumplido la meta”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈