lunes 24 de junio de 2024
Es innegable que la Biblia es el primer y más completo manual de sexo con variantes particulares de acuerdo con cada comunidad

Rabanit Feige Twerski/ Mikve – ¿Por qué?

Enlace Judío México e Israel – ¿Por qué se prohíbe a un hombre y una mujer tener relaciones maritales durante su menstruación? ¿Considera el judaísmo a las mujeres de alguna manera “inmundas”? Y si una mujer siempre tiene que ir a la Mikve, ¿cuándo está la pareja junta?

La Torá habla de un concepto espiritual llamado “Tuma”. A menudo mal traducido como “sucio”, Tuma no es una descripción de inferioridad espiritual, impureza o inmundicia. Más bien, es un fenómeno metafísico que representa la “pérdida de vidas humanas”.

Por ejemplo, un cuerpo humano muerto contiene el mayor grado de “Tuma”. De manera similar, después de tener relaciones maritales, los hombres se encuentran en un estado de Tuma, debido a la pérdida de los “bloques de construcción” de la vida dentro de ellos (Levítico 15:16).

Las mujeres incurren en este estado de Tuma cuando menstrúan, debido a la pérdida de vida potencial, ya que el óvulo no fertilizado es expulsado de su cuerpo (Levítico 15:19). El Talmud llama a esto un “susurro de muerte”. Al menstruar, una mujer no debe tener contacto físico con su esposo. La mujer espera hasta que el sangrado se detenga (generalmente cinco días) y luego cuenta siete “días limpios”.

En este punto, va a la Mikve, una piscina especial que contiene agua “natural” que no ha sido tocada por manos humanas, como agua de lluvia, un río o un manantial subterráneo. Una Mikve es una herramienta espiritual; no tiene ninguna asociación con la higiene.

De hecho, quien ingresa a una Mikve debe estar perfectamente limpio antes de la inmersión. Para comprender la Mikve en profundidad, considere el servicio de Yom Kipur como se practicaba en el Templo Sagrado de Jerusalén.

En la cúspide del servicio, el Sumo Sacerdote entraba en la cámara más interna del Templo: el Lugar Santísimo. Durante siete días antes, el Sumo Sacerdote se preparó para este momento. Pero el Sumo Sacerdote tuvo una preparación final antes del asombroso momento de entrar al Lugar Santísimo: se sumergió en la Mikve.

La reanudación del acto de intimidad de una mujer judía con su esposo es un momento igualmente asombroso. Después de siete días preparándose para ese momento, una mujer se sumerge en una Mikve para elevar su relación conyugal.

La experiencia de la Mikve es como un “renacimiento espiritual”. Con Mikve – y la presencia de Dios – la relación cambia de algo que es completamente físico, un acto en el que también participan las especies subhumanas, a un acto de santidad y la más alta expresión humana.

En la Mikve, la mujer pronuncia una oración invitando a Dios a santificar su próxima intimidad. La Mikve es clave para construir un matrimonio judío saludable.

La abstinencia intermitente de las relaciones físicas fortalece la relación, ya que el esposo y la esposa deben relacionarse a un nivel emocional independientemente de cualquier problema físico. Durante las dos semanas sin contacto físico, una pareja debe aprender a comunicarse mejor entre sí.

Esta es una lección invaluable en nuestra sociedad que, a pesar de su reverencia al feminismo, continúa tratando a las mujeres como objetos, en la publicidad, en el lugar de trabajo y con demasiada frecuencia en el hogar. Además, cualquier relación se basa en el deseo. Si la mujer está siempre disponible, entonces el hombre puede aburrirse y buscar otras salidas.

Cuando todo se le permite, eventualmente se acostumbra y se desinteresa. No queda nada para estimular su imaginación. El aburrimiento en el matrimonio no es poca cosa. Es extremadamente destructivo y es una de las principales causas de divorcio.

Durante el período de separación, se genera un fuerte anhelo entre el esposo y la esposa. El hecho de que el marido tenga un apego tan fuerte a su esposa significa que incluso cuando ella no esté disponible, no buscará placer externo; la esperará porque está muy apegado a ella. Cuando retoman el lado físico, es una “luna de miel” mensual de nuevo. Esto mantiene vivo y fresco el matrimonio.

Mikve también enseña el valor de la moderación. En un mundo donde la infidelidad es tan común como lo es hoy, se ha estimado que casi uno de cada dos hombres casados ​​ha sido infiel, la gente tiene que aprender el arte de la moderación. Dentro de la relación matrimonial judía, si un esposo y una esposa no pueden tener acceso el uno al otro a intervalos regulares, significa que deben aprender a controlarse dentro de la relación matrimonial. Fuera de la relación matrimonial, cuando de repente surge una tentación y se les pide que actúen con moderación, saben cómo responder.

Las parejas judías que inicialmente desconocían la práctica de la Mikve, y que la aprendieron y la incorporaron a sus vidas, informan que la genialidad de esta práctica es tan grande que ninguna mente humana podría haberla inventado. De hecho, los terapeutas modernos han tomado una pista de la Torá y recomiendan un período cíclico intermitente para las parejas casadas.

Le da a la mujer un descanso durante el momento en que se siente más incómoda físicamente. Y elimina la cuestión siempre presente de esperar “el momento” para atacar. Esto también ayuda a maximizar el potencial de procreación. Los estudios muestran que la ovulación, el momento más fértil del ciclo de una mujer, ocurre precisamente en el momento en que la mujer se va a la Mikve.

La observancia de Taharat Hamishpacha (lit: “pureza familiar”) ha sido una característica central de la vida judía durante milenios. De hecho, la ley judía exige que incluso antes de que se construya la sinagoga de una ciudad, primero se debe establecer una Mikve.

Se encuentran Mikves en la España medieval, en la antigua Italia y en el famoso puesto de avanzada en el desierto de Masada. De hecho, el elemento más decisivo que utilizan los arqueólogos para determinar si un asentamiento desenterrado es judío o no es la presencia de una Mikve.

Fuente: Aish.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad