avatar_default

Enlace Judío – Médicos del Hospital Ijilov de Tel Aviv sugieren que el cannabis puede contrarrestar los peores efectos secundarios de la quimioterapia.

Las investigadoras encontraron que el cannabis redujo el daño a los nervios en 500 pacientes tratados con quimioterapia, informó The Times of Israel.

En su estudio, revisado por expertos, participaron pacientes tratados con oxaliplatino, un medicamento para tratar el cáncer avanzado de colon y recto. Pero los hallazgos son relevantes para otras quimioterapias que provocan efectos secundarios neurológicos.

Alrededor del 70 por ciento de los pacientes tratados con oxaliplatino presentan estos efectos, que van desde el hormigueo en las extremidades hasta la pérdida de sensibilidad en los dedos de las manos y los pies. “Esto puede ser muy difícil para los pacientes y tardar meses en desaparecer”, explicó la Dra. Ravit Geva, del Hospital Ijilov de Tel Aviv.

Los pacientes que consumieron cannabis antes de la quimioterapia tuvieron una incidencia especialmente baja de efectos secundarios neurológicos: solo el 25 por ciento.

“Se trata de una reducción muy significativa, e indica que el cannabis puede abordar un problema importante que enfrentan los pacientes con cáncer tratados con quimioterapia”, agregó Geva, quien realizó el estudio junto con la Dra. Barliz Waissengrin.

El consumo de cannabis es común y legal entre los pacientes con cáncer en varios países, incluido Israel. Normalmente se receta para el tratamiento del dolor, pero el estudio indica que podría ser valioso para contrarrestar algunos efectos secundarios de potentes medicamentos contra el cáncer, especialmente el daño a los nervios, para el que no se ha encontrado ningún otro tratamiento.

La doctora dijo que es necesario seguir investigando sobre otros fármacos de quimioterapia utilizados para tratar los cánceres gastrointestinales. Estos estudios podrían demostrar que el cannabis no sólo mejora la calidad de vida de pacientes con cáncer, sino que también permite un tratamiento más eficaz.

“El consumo de cannabis antes del tratamiento con oxaliplatino puede permitir dosis más altas delármaco sin que se produzcan daños a los nervios”, dijo, sugiriendo que efectos secundarios más leves podrían abrir posibilidades a dosis más altas y, por tanto, un tratamiento más intensivo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí