avatar_default

Enlace Judío México e Israel – ¿Existe algo que pueda estimular la respuesta inmune del cuerpo a la vacuna del COVID-19? Resulta que un grupo de investigadores sugiere que el estado de ánimo es importante cuando una persona está a punto de vacunarse.

“Nuestras emociones están profundamente conectadas con nuestros cuerpos”, afirma el Dr. Itai Danovitch , psiquiatra del hospital Cedars-Sinai Los Ángeles. “Así que las intervenciones que mejoran nuestro estado emocional, nuestro estado de ánimo, también tienen un impacto en nuestra salud física y nuestra inmunidad”.

Desde 2006, los investigadores observaron que las personas que se identificaban a sí mismas como “energéticas”, “alegres” o “relajadas” producían una respuesta de anticuerpos mucho mayor a la vacuna contra la hepatitis B que aquellas que se describían a sí mismas como “nerviosas”, “tensas” o ” enfadadas.”

Estudios más recientes sugieren que cambiar el estado de ánimo el día de la vacunación podría producir un efecto pequeño pero importante en la forma en que el cuerpo reacciona a la vacunación.

¿Te estás preparando para hacer fila para recibir su primera (o segunda) dosis de la vacuna COVID-19? Sigue estos consejos que estimularán tu sistema inmune:

Elimina el estrés

No es ningún secreto que el estrés debilita la respuesta del sistema inmunológico a las vacunas. La proliferación de hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol puede interferir con la capacidad del cuerpo para producir anticuerpos. La mejor manera de combatir el estrés: respira profundamente y descansa lo suficiente.

“Cuando estamos ansiosos o asustados, nos falta el aire, lo que alimenta nuestra ansiedad”, dice el Dr. Danovitch. “La meditación y la respiración profunda disminuyen las señales de estrés, por lo que nos sentimos más tranquilos y a gusto”.

Intenta: inhala por la nariz mientras cuentas hasta cinco y sientas cómo se expande el vientre, las costillas y el pecho. Luego exhala por la nariz mientras cuentas hasta ocho y sientes cómo se contraen los músculos del pecho, las costillas y la parte inferior del abdomen.

Dormir es importante

En un estudio de adultos sanos, los que dormían siete horas o más cada noche mostraron una respuesta inmunitaria más sólida a la vacuna contra la hepatitis B en comparación con los que dormían seis horas o menos. La razón: el sueño profundo ayuda al sistema inmunológico a desarrollar una memoria para las amenazas que encuentra mientras estamos despiertos. Simplemente no confíes en el alcohol para relajarte. El consumo excesivo de alcohol ciertamente puede interferir con la eficacia de la vacuna.

Mantente conectado socialmente

Desarrollar y mantener conexiones sociales es esencial para la salud y el bienestar, y los estudios muestran que las personas que tienen redes sociales sólidas responden mejor a las vacunas. Desafortunadamente, en la era del COVID-19, recibir tu dosis diaria de amor puede ser un desafío.

“Es un acto de equilibrio para mantener los requisitos de distanciamiento físico y satisfacer nuestras necesidades emocionales de conectarnos, divertirnos o incluso compadecernos de nuestros seres queridos”, dice el Dr. Danovitch.

Dedica tu tiempo a conectarte socialmente ayudando a otras personas. Ya sea que dones pizzas a los socorristas, envíes una tarjeta de regalo a alguien que perdió a un ser querido o entregues flores a un vecino anciano, ayudar a tus seres queridos o extraños puede aumentar su cociente de felicidad.

Ejercicio

Ya sea que estés sano o esté luchando contra una enfermedad, no hay duda de que el ejercicio es una medicina potente. La actividad física regular no solo respalda un sistema inmunológico saludable, sino que también libera hormonas para sentirte bien y ayudan a contrarrestar el estrés.

Si bien los científicos no han podido explicar cómo o por qué pasar tiempo en la naturaleza mejora el bienestar, la vitamina D, que estimula el sistema inmunológico, podría desempeñar un papel importante.

Cultiva la gratitud

Haz un balance de lo que tienes y di a tus amigos, seres queridos y colegas cuánto los valoras. Da gracias por la comida en tu plato y el techo sobre tu cabeza. No importa cómo expreses tu gratitud, ya sea por carta, correo electrónico o una oración en silencio. Lo que importa es que cuentes tus bendiciones en lugar de concentrarte en lo que falta.

Lograr un equilibrio

La investigación es clara: los comportamientos de salud positivos, una nutrición sólida y una buena perspectiva de la vida se asocian con una función inmunológica estimulada. Estos mismos comportamientos pueden conducir a una mejor respuesta inmune después de la vacunación.

Ya sea que te estés preparando para la vacunación o no, deseas que tu respuesta inmunológica sea saludable y equilibrada. La idea es crear las mejores condiciones para que tu cuerpo combata la enfermedad y luego vuelva a la inercia. Una forma de lograr ese equilibrio es controlando nuestras emociones y comportamientos.

“Desafortunadamente, una depresión clínica puede afectar la capacidad del cuerpo para montar una respuesta inmune óptima”, dice el Dr. Danovitch. “Durante una pandemia, es más importante que nunca proteger nuestra capacidad para combatir un virus apoyando la salud física y mental”.

Si bien puede ser difícil cultivar un buen estado de ánimo durante una pandemia global, tener la intención de lograr un sistema inmunológico equilibrado a través de una buena nutrición, dormir lo suficiente y realizar actividades alegres puede ayudar a preparar al cuerpo, no solo para desarrollar anticuerpos después de la vacunación, sino para evitar otros problemas de salud.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

avatar_default

EL CEDARS EN CIFRAS 116 años funcionando. 12 camas eran las únicas que había cuando el hospital comenzó a dar servicio. 1,120 camas son con las que dispone hoy día. 40 centros constituyen el complejo Centro Médico Cedars-Sinai. 1 millón de pacientes se atienden allí cada año. 4,500 médicos y enfermeras conforman la planta laboral. 1,500 proyectos de investigación se llevan a cabo en la institución. 12 especialidades, incluyendo cáncer y cirugía de corazón, son parte de la oferta del nosocomio.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí