avatar_default

Enlace Judío México e Israel –  Ya hemos explicado anteriormente (Éxodo 1:7) que después de dos o tres generaciones de llegar a Egipto, los judíos nacidos allí empezaron a sentirse como en casa: lo primero que hicieron fue dejar la comunidad donde vivían y aventurarse en territorio egipcio buscando para nuevas oportunidades económicas. El siguiente versículo nos cuenta cómo la situación de los judíos comenzó a empeorar.

Éxodo 1: 8 dice: “Y entonces, un nuevo rey se levantó en Egipto, que no reconoció a Yosef”.

UNA NUEVA DINASTÍA

Había dos formas de convertirse en un nuevo faraón en Egipto: heredando el trono del padre (o abuelo) o liderando un golpe de estado contra el monarca de turno. Todo parece indicar que en este caso se trató de una revuelta militar que produjo una nueva dinastía, algo no infrecuente en Egipto.

Como es habitual en estos casos, los aliados del gobierno anterior son ahora los enemigos del gobierno en el poder. Los judíos disfrutaban de una situación privilegiada con el faraón de la época de Yosef. Este nuevo rey, sin embargo, “no reconoció” a Yosef.

Esto no quiere decir que nunca había oído hablar de él: Yosef salvó la economía de Egipto con sus predicciones proféticas sobre los años de hambruna y sirvió a Egipto con lealtad. Los egipcios agradecieron profundamente a Yosef por salvarles la vida y darles comida y semillas para plantar. Yosef fue un héroe nacional.

Recordemos, por ejemplo, que cuando Ya’aqob muere los egipcios lo honraron con un duelo nacional que duró 70 días, porque era el padre de Yosef. Pero ahora el nuevo faraón decide reescribir la historia y sentenciar a Yosef no al olvido sino al oprobio. ¿Por qué?

LA NECESIDAD DE UN ENEMIGO

Umberto Eco explicó en su ensayo “Construyendo un enemigo” que para muchos gobernantes, especialmente dictadores, un enemigo, real o imaginario, es una necesidad esencial. Sirve al dictador para consolidar su poder creando un sentimiento de unidad nacional basado en el odio a un enemigo común.

A este enemigo se le culpará de todos los males del estado. Lo cual le servirá al tirano como una distracción perfecta de los problemas internos que no puede resolver. Durante siglos, el enemigo favorito de la humanidad ha sido el pueblo judío. Y este fenómeno, que aún persiste — por ejemplo, en la obsesión de las Naciones Unidas contra Israel— comenzó en Egipto.

El nuevo faraón redefinió a Yosef y sus descendientes como “enemigos del pueblo”. Por mucho tiempo me pregunté ¿Cómo es posible reescribir la historia, borrar la memoria nacional de un pueblo y convertir a los héroes en villanos?

NADA NUEVO BAJO EL SOL

Increíblemente visto algo parecido a lo que sucedió con Yosef en algunos eventos que tuvieron lugar en los últimos meses. Hay varios grupos extremistas en Estados Unidos dedicados, entre otras cosas, a borrar la memoria histórica de este país, demonizando a los “héroes nacionales”.

Tomemos como ejemplo a Thomas Jefferson (1743-1826) uno de los héroes y fundadores de Estados Unidos, quien se desempeñó como tercer presidente de este país desde 1801 hasta 1809, y fue, entre otras cosas , principal redactor de la Declaración de Independencia y defensor de la democracia y los derechos individuales.

Pero como tenía esclavos, que en aquellos días era la norma aceptada, ahora se le critica como si “tuviera esclavos” hoy, en 2021. O Abraham Lincoln (1809-1865), que fue el presidente ¡que puso fin a la esclavitud en los Estados Unidos! Las estatuas de estos 2 próceres han sido destruidas o vandalizadas (ver aquí). Las escuelas que llevan su nombre serán renombradas.

Y lo mismo está sucediendo con Cristóbal Colón, George Washington, Benjamín Franklin, o en Inglaterra con el Capitán James Cook y otros. Estos revisionistas radicales tratan de reescribir la historia de una manera anacrónica en función de una agenda política, convirtiendo a los héroes del pasado en los nuevos villanos del presente.

UN MIDRASH INCREIBLEMENTE VIGENTE

A la luz de lo que uno ve hoy con sus propios ojos, y a pesar de las obvias diferencia, me resulta mucho más claro comprender lo que sucedió en Egipto, y cuáles fueron las tácticas que utilizó el faraón para “demonizar” a Yosef y hacer creer a los egipcios que todos sus problemas fueron causados por él, y que ahora sus descendientes ¡tendrán que pagar por ello!

El Midrash Tanjumá presenta una opinión que parece surrealista. Dice que el nuevo faraón “hizo desenterrar los restos de Yosef de su lujosa tumba y los hizo arrojar al Nilo, como una demostración de desprecio por parte del nuevo gobernante egipcio hacia el gran líder judío”.

La Torá no es una colección de mitos o historias antiguas. El presente nos ayuda a entender mejor a la Torá y la Torá nos permite analizar mejor el presente, mostrándonos patrones de comportamiento del pasado que podemos identificar el día de hoy.

EL SEDER DE PESAJ

                 ¿Por qué 4 copas de vino?                            La Copa de Eliyahu HaNabi

 

                      La receta de mi Jaroset                                  La Historia del Jaroset


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí