Enlace Judío.- El Comité Central de Elecciones (CCE) presentó al presidente Reuven Rivlin los resultados oficiales de las elecciones el miércoles por la mañana, la siguiente etapa en el proceso electoral tras la votación de la semana pasada.

Para el presidente, la principal consideración al elegir al candidato a primer ministro serán las probabilidades de formar gobierno, no el número de diputados que lo respalden.

Tras recibir los resultados del presidente del CCE y juez de la Corte Suprema, Uzi Vogelman, en su residencia oficial en Jerusalén, Rivlin pidió “colaboraciones inusuales” para resolver el prolongado estancamiento político, publicó The Times of Israel.

Verificados los resultados de las elecciones, no se encontró evidencia significativa de fraude electoral.

El lunes 5 de abril, Rivlin se reunirá con representantes de todos los partidos electos para escuchar su recomendación para el mandato o formar el próximo gobierno. El mismo día verá el inicio de la etapa probatoria del juicio penal del primer ministro Benjamin Netanyahu por presunta corrupción, el proceso paralelo de varios años que muchos consideran la fuente de la parálisis política del país.

Al día siguiente, los nuevos miembros de la Knesset tomarán posesión de sus cargos.

El 7 de abril, Rivlin anunciará a quién se dará el mandato para formar el próximo gobierno, en función de quien, a su juicio, tenga más posibilidades de hacerlo.

Tras recibir los resultados, Rivlin dijo que su principal consideración al elegir un candidato sería su “posibilidad de formar un gobierno que obtenga respaldo de la Knesset”, una posible indicación de que no necesariamente elegirá al legislador con las recomendaciones más formales.

Según Rivlin, la crisis política extendida perjudica a la democracia de Israel y pide un gobierno que “apruebe el presupuesto estatal, supervise la curación de los sistemas y los ciudadanos afectados y el rescate de los organismos estatales del congelamiento político en el que hemos aterrizado en un momento en que la gente necesita de los organismos estatales más que nunca”.

El presidente espera que los miembros de la Knesset “escuchen la demanda de la nación de colaboraciones inusuales, cooperación intercomunitaria y trabajo profesional y dedicado en beneficio de todos los ciudadanos israelíes”.

Tras los comentarios de Rivlin, varios altos funcionarios del Likud sugirieron que el presidente estaba jugando a la política en lugar de cumplir con su deber cuasi constitucional.

“¡El presidente no determina los resultados de las elecciones! No debe convertirse en un actor político”, dijeron el presidente de la Knesset, Yariv Levin, el ministro de Energía, Yuval Steinitz, y el ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana, en una rara declaración conjunta.

“Desde el establecimiento del estado, todos los presidentes de Israel han dado la primera oportunidad de formar gobierno al candidato que recibió la mayor cantidad de recomendaciones, y este también debería ser el caso esta vez”, dijeron los tres ministros.

Los líderes del partido, incluidos Netanyahu, el jefe de Yesh Atid, Yair Lapid, y Naftali Bennett de Yamina, han estado luchando por un puesto desde las elecciones inconclusas de la semana pasada, la cuarta de Israel en dos años.

Ni los bloques a favor ni en contra de Netanyahu tienen un camino claro hacia una coalición mayoritaria, con el partido de derecha Yamina de Bennett y la facción islamista Ra’am de Mansour Abbas manteniendo el equilibrio de poder. Bennett, con siete escaños, y Abbas, con cuatro, no se han comprometido con ninguno de los dos bloques.

El primer ministro Benjamin Netanyahu se dirige a los partidarios tras las elecciones del 23 de marzo, en la sede electoral de su partido Likud en Jerusalen, el miercoles 24 de marzo de 2021 (AP Photo / Ariel Schalit)

Abbas ha sido cortejado por ambos lados desde las elecciones, pero ha guardado silencio sobre sus preferencias. Un informe del martes afirmó que se inclina por brindar apoyo externo a un gobierno liderado por Netanyahu.

Se ha reunido con líderes de partidos contrarios a Netanyahu, incluidos Lapid, Benny Gantz de Kajol Laván,  y Merav Mijaeli de Laborismo, para discutir una posible coalición.

El sábado, el legislador del Likud Ayub Kara visitó a Abbas y trató de presentarlo como diferente de otros legisladores árabes que durante mucho tiempo han sido un anatema para la derecha de Israel.

Según los informes, Abbas condiciona su apoyo a una serie de demandas para la comunidad árabe, como financiación para combatir el crimen, enmendar la llamada ley del estado-nación judío, otorgar permisos de construcción a las comunidades árabes y aumentar el porcentaje de trabajadores árabes en el sector público.

Se espera que Abbas haga una declaración pública en hebreo el jueves.

Sin embargo, ninguno de los bloques políticos tiene un camino claro hacia una coalición, incluso con el respaldo de Abbas, debido a las diferencias ideológicas entre los partidos en cada posible bloque.

El lider del partido Ra’am, Mansour Abbas, en la sede del partido en Tamra, la noche de las elecciones, el 23 de marzo de 2021. (Flash90)

Los legisladores de derecha de ambos lados del pasillo han descartado asociarse con partidos árabes, lo que complica cualquier posible coalición mayoritaria, que probablemente requeriría su apoyo.

En el bloque anti-Netanyahu también hay disputas sobre quién lo dirigirá.

El líder del partido Tikvá Jadashá, Gideon Sa’ar, instó el martes a Lapid, que encabeza la facción más grande en el campo anti-Netanyahu, a “dejar el ego a un lado”, en un aparente llamado a dejar que Bennett sirva como primer ministro primero en un posible acuerdo de rotación.

Pero Lapid insistió en que los partidos del bloque deben primero recomendarlo como su candidato a primer ministro para que Rivlin le encomiende formar gobierno. Una vez que eso suceda, dijo Lapid, no habrá “nada que no esté dispuesto a considerar”.

El lider del partido Yesh Atid, Yair Lapid, habla en la sede del partido en Tel Aviv, la noche de las elecciones, el 23 de marzo de 2021. (Miriam Alster / Flash90)

Antes de las elecciones del 23 de marzo, Bennett descartó sentarse en un gobierno encabezado por Lapid, al igual que Sa’ar, cuyo partido tiene seis escaños.

Lapid, cuyo partido centrista de 17 escaños es el mayor del “bloque de cambio” que busca reemplazar a Netanyahu como primer ministro, se ha reunido con varios líderes de facciones en los últimos días como parte de los esfuerzos para construir coaliciones. Hasta ahora lo respaldan los partidos Yisrael Beytenu (siete escaños), Laborista (siete) y Meretz (seis), con un total de 37 apoyos. Cinco de los seis miembros de la Lista Conjunta también podrían recomendar a Lapid.

Gantz dijo el martes que su partido Kajol Laván (ocho escaños) respaldaría “automáticamente” a Lapid, siempre que ese apoyo lo elevara a una mayoría de 61 miembros en la Knesset de 120 miembros.

Netanyahu, cuyo Likud ganó 30, también puede esperar el respaldo de Shas (nueve), Judaísmo de la Torá Unida (siete) y Sionismo Religioso (seis): 52 escaños en total.

Las noticias del Canal 13 afirmaron que los representantes de Lapid y Bennett acordaron en principio dejar el cargo de primer ministro, pero los dos siguen en desacuerdo sobre quién lo será primero.

A ambos les preocupa que si forman un gobierno y Netanyahu deja la política, el otro podrá formar una coalición alternativa sin ceder el cargo de primer ministro, según el informe.

La cadena también dijo que Bennett se reuniría con Lapid y Netanyahu para el final de la semana.

Se cree que Netanyahu también está buscando “desertores” en partidos opuestos a él que lo llevaran al límite de una mayoría, particularmente en Tikvá Jadashá, ideológicamente cercana al Likud y repleta de ex miembros del partido, pero que se opone a la continuación del gobierno de Netanyahu.

Los legisladores de Tikvá Jadashá han dicho que el Likud les ofreció considerables recompensas por abandonar el barco, pero las han rechazado.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈