avatar_default

Enlace Judío – La música ha sido desde siempre un componente esencial del judaísmo. Es por ello fácil de entender la gran cantidad de músicos judíos de relevancia mundial. Los más famosos son Mendelssohn, Mahler y Schönberg. En este artículo hablamos de los grandes compositores judíos.

PEDRO BELTRÁN GÁMIR

El primero de todos es Salomone Rossi, llamado “el judío”. Nació en una familia judía de Mantua (Italia) en 1570. Fue uno de los músicos instrumentales más notables de su tiempo y colaboró con Monteverdi. En 1623 publico una amplia colección de música litúrgica judía cantada en hebreo, una maravillosa rareza. 

Tenemos que irnos al siglo XIX para encontrar a uno de más grandes de la música judía, Félix Mendelssohn (1809-1847). Era nieto del filósofo Moses Mendelssohn. Su padre Abraham Mendelssohn se dedicó a los negocios y fundó el Banco Mendelssohn. Félix Mendelssohn escribió el imprescindible oratorio Elías sobre la vida del profeta Elías. La obra original es en inglés y es muy popular en el Reino Unido. La música de Mendelssohn fue prohibida por los nazis que confiscaron el Banco Mendelssohn, absorbido por el Deutsche Bank. 

En 1799 nació Jacques Halévy. Su madre era la secretaria de la comunidad judía de Paris. Fue escritora y profesora de hebreo. Halévy escribió la ópera La judía que narra la historia de un amor imposible entre un hombre cristiano y una mujer judía. También escribió la ópera Noé que dejó incompleta a su muerte en 1862 y fue terminada por el marido de su hija, Georges Bizet, autor de Carmen.

Yakov Liebmann Beer, conocido como Giacomo Meyerbeer (1791-1864) fue uno de los compositores de ópera de más éxito del siglo XIX. Su padre Judah Herz Ber era un rico comerciante de Berlín que inició uno de las primeras congregaciones judías reformistas. Meyerbeer fue un judío practicante. Escribió música para los servicios de la sinagoga pero lo que dio la fama fueron sus óperas en particular Los hugonotes y El profeta.

Gustav Mahler, el siguiente músico judío, es el más grande de todos. Nació en una familia judía de habla alemana en Bohemia, actual Republica Checa, entonces parte del Imperio austríaco. Fue educado como judío y aunque no fue practicante si fue profundamente religioso en el sentido espiritual. Su conversión al catolicismo fue ficticia. Lo hizo para conseguir ser nombrado director de la ópera de Viena y progresar en su carrera en la que llegó ser titular de la Filarmónica de Nueva York y la Ópera de Nueva York. Su aportación son 9 sinfonías geniales. El judaísmo está presente en su música particularmente en el tercer movimiento de la Primera Sinfonía que incluye una marcha fúnebre que suena como música klezmer, género musical originado en la tradición judía ashkenazí de Europa del Este. Mahler murió en 1911.

El siguiente compositor esencial es Arnold Schönberg. Nació en Viena en 1874 de padre y madre judíos. En 1923 escribió al pintor Kandinsky: “No soy alemán, no soy europeo, soy judío”. Siempre declaró sentirse judío y sionista. Tuvo un rol activo en la creación del Estado de Israel escribiendo artículos y ensayos. Entre sus obras de temática judía esta Kol Nidre, La escalera de Jacob, Un superviviente de Varsovia y la magistral ópera Moisés y Aarón, escrita en parte en Barcelona. Se exilió forzosamente tras la llegada de los nazis al poder. Murió en Los Ángeles en 1956. 

En el exilio de Los Ángeles, Schönberg conoció a otro judío. Se trataba del compositor estadounidense George Gershwin, autor de Rhapsody in blue. Se hicieron amigos y jugaban a menudo al tenis. Schönberg, que también era pintor, pintó el retrato de su amigo. Gershwin era hijo de judíos rusos inmigrantes. Su ópera más famosa es Porgy y Bess

Otro gran músico judío es Mieczysław Weinberg nacido en Varsovia en 1919 y fallecido en Moscú en 1996. Sus padres, ambos judíos, murieron en el Holocausto, al igual que su hermana y casi todos sus familiares. Escribió la mejor ópera sobre el Holocausto, La pasajera. Tendría que haberse estrenado en Madrid en 2020 pero la representación fue cancelada por el COVID-19. Fue amigo íntimo de Shostakóvich que le salvó de ser internado en un campo de concentración. 

Erich Wolfgang Korngold (1897-1957) nació en Brno (la ciudad de Leoš Janáček) en una familia judía. Escribió cinco óperas de las cuales Violanta y Die tote Stadt se interpretan con frecuencia. Tras su exilio forzoso se nacionalizó estadounidense y es el compositor de mayor calidad de la historia de Hollywood. 

En la segunda mitad del siglo XX tenemos numerosos compositores judíos. El más destacado es Leonard Bernstein (1918-1990) que nació en una familia judía procedente de Ucrania. Fue durante muchos años director de la Filarmónica de Nueva York con Mahler como compositor fetiche. Tiene varias obras de temática judía, entre ellas las sinfonías Jeremiah y Kaddish

La lista de grandes compositores judíos se cierra con Alexander von Zemlinsky, Anton Rubinstein, Darius Milhaud, Kurt Weill, György Ligeti, Irving Berlin, Philip Glass, Steve Reich, Aaron Copland, Jerry Goldsmith, Viktor Ullmann, Hans Krása, Pavel Haas, Franz Schreker y John Zorn, autor de La noche de los cristales sobre el pogromo nazi de noviembre de 1938.

*El autor es presidente de la Asociación Europea de Abogados


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí