Enlace Judío – Las tropas de combate y los soldados israelíes en entrenamiento ya no tendrán que usar cubrebocas cuando estén en áreas abiertas a partir de esta semana, como parte de un nuevo programa piloto aprobado por el Ministerio de Salud, anunciaron este domingo las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI)

Este programa piloto está programado para durar 3 meses y se produce luego de que el ejército ha informado recientemente de una tasa de vacunación de más del 80% y una caída precipitada en el número de casos activos de coronavirus en sus filas, de acuerdo con The Times of Israel.

Las FDI dijeron que después de 3 meses, la exención del uso obligatorio de cubrebocas será revisada y luego podría extenderse. El programa piloto parece ser un primer paso para poner fin al requisito gubernamental de que todos los ciudadanos usen cubrebocas en todo momento en público.

En un comunicado, el Ministerio de Salud dijo que el programa piloto solo se ofrecería a unidades que tengan al menos un 90% de soldados que estén con un esquema completo de vacunación o se hayan recuperado del COVID-19.

El ministerio agregó que las FDI deben realizar un seguimiento de la salud de todos los que participan en el programa y presentar informes semanales sobre cualquier contagio o brote en las unidades.

Esta exención de uso de cubrebocas, que está programada para comenzar el lunes, solo se aplicará cuando los soldados participen en ejercicios de entrenamiento o estén afuera. Cuando las tropas estén en interiores tendrán que usar cubrebocas y mantener el distanciamiento social, dijo el Ejército.

Más temprano el domingo, las FDI dijeron que había 32 soldados, oficiales o empleados militares que fueron diagnosticados actualmente con el coronavirus, todos ellos con síntomas leves.

Además, 255 soldados están en cuarentena. Estas cifras representaron una caída de casi 10 veces en el último mes y fueron el número más bajo de casos activos en las FDI en casi un año.

Esta dramática mejora en el número de casos activos se produjo semanas después de que el Ejército declaró que había logrado la “inmunidad colectiva” después de que más del 85% de las tropas se vacunaron o se recuperaran del coronavirus, lo que les proporcionó los anticuerpos necesarios para prevenir nuevas infecciones.

La inmunidad colectiva o la inmunidad comunitaria se logra cuando una parte suficientemente grande de una población determinada está protegida contra una enfermedad y ya no puede propagarse ampliamente dentro de ese grupo.

La afirmación de las FDI de que esto se había logrado no se pudo verificar de forma independiente. No quedó claro de inmediato cómo la interacción significativa de los militares con civiles israelíes podría afectar esta inmunidad colectiva.

Desde el brote del virus el año pasado, las FDI han sostenido que sus capacidades operativas no se han visto significativamente afectadas por la enfermedad. Sin embargo, la pandemia ha afectado la capacidad de los militares para realizar ejercicios con normalidad, lo que ha obligado a las unidades a reducir o incluso cancelar algunos de sus ejercicios en algunos casos.

El Ejército lanzó su campaña de vacunación a principios de enero y, después de 5 semanas, las 3/4 partes de todos los soldados de las FDI han  recibido al menos una dosis de la vacuna.

No se obligó explícitamente a los soldados a recibir la vacuna (se consideró que esto era legalmente problemático), pero se les animó e incentivó mucho para que se inmunizaran. Para vacunar a las tropas en todo el país, las FDI instalaron centros de vacunación en varias bases y viajaron directamente a unidades específicas en algunos casos.

Según las FDI, un pequeño porcentaje de las tropas se ha negado a ser vacunado. Algunas de ellas son mujeres en las primeras etapas del embarazo, mientras que otras actúan por motivaciones ideológicas o políticas, según el director médico de las FDI, el general Alon Glasberg.

“Pero la cantidad de personas que se niegan o no quieren vacunarse es cada día menor”, dijo el mes pasado.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío