avatar_default

Enlace Judío.- El Mossad, el Shin Bet (Agencia de Seguridad de Israel) y las unidades cibernéticas sensibles especiales de la policía se están llenando de haredim.

El Instituto de Estudios Judíos Pardes selecciona a los hombres ultraortodoxos más inteligentes y talentosos de entre 24 y 34 años para incorporar en las unidades analistas y cibernéticas del sistema de seguridad.

Desde 2019, ha habido una serie de artículos sobre Pardes, que está liderando la carga para incorporar a algunos de los hombres ultraortodoxos más inteligentes y talentosos de entre 24 y 34 años en unidades de analistas y cibernéticos del establecimiento de seguridad.

Magazine entrevistó recientemente a cuatro de estos nuevos reclutas.

Los arreglos previos a la reunión tomaron meses, requiriendo la aprobación de los niveles más altos del Mossad, Shin Bet y la Policía para permitirles encontrarse cara a cara con agentes secretos que, en circunstancias normales, nunca se acercarían a la medios de comunicación.

De las cuatro personas con las que se reunió, solo sus esposas están al tanto, ni siquiera sus padres saben a qué se dedican a diario, según publicación de The Jerusalem Post.

Un agente haredi del Mossad, G, describe su atracción por la institución como un proceso natural.

“Crecí en una familia vinculada al sector de la tecnología y la seguridad. Eso siempre estuvo en segundo plano”, dijo.

Pronunció estas palabras con vacilación alguien que ya estaba en el mundo clandestino, no acostumbrado a hablar con periodistas.

Insinuó que incluso de niño soñaba con el Mossad o con algún tipo de contribución a los aparatos de seguridad de la nación.

Pero a G, fue “Pardes que le dio la oportunidad. Un amigo vio un anuncio en Internet. Finalmente pasé por un proceso muy largo para ser seleccionado y respaldado por Pardes“.

El fundador de Pardes y Decano de Beit HaMidrash es el rabino Moshe Kahan, graduado de las principales yeshivot de Tifrah y Mir después de años de estudio talmúdico, pero también profesor de árabe y el Corán, y de lenguas semíticas en la Universidad Ben-Gurion.

Pardes permite a los jóvenes haredim entrenarse en una pista que se gestiona y ejecuta dentro de un marco haredi, en el que los candidatos son libres para continuar estudiando Torá junto con sus cursos en un entorno ultraortodoxo.

Tras pasar el proceso de selección obscenamente competitivo, cada uno de ellos pasó por cursos preparatorios pre-académicos en los campos de la informática, la geopolítica y las relaciones internacionales antes de postularse para puestos de trabajo en el establecimiento de seguridad.

Al describir su experiencia en el Mossad después de pasar por todo el proceso, G dijo que estaba “muy feliz de saber que había llegado a este lugar. Ha cumplido todas mis expectativas … Desde el principio, las cosas que me revelaron y lo que aprendí fueron increíbles”.

El funcionario del Mossad dijo que esperaba hacer toda su carrera en la agencia de espionaje.

Llamó la atención que, siendo completamente haredí, vestido de blanco y negro, hablaba como un experimentado veterano del Mossad sobre cómo lograr resultados de seguridad nacional. Estaba muy pulido, y con los ojos cerrados, no se podría distinguir que se trataba de un ultrareligioso.

Al abordar las diferencias entre él y sus compañeros agentes del Mossad, señaló que tanto él como los demás aportaron sus “perspectivas únicas y entornos diferentes para que todos tuvieran una perspectiva diferente sobre cuestiones de inteligencia”.

Esta singular diversidad israelí le da al Mossad una ventaja sobre las agencias de inteligencia de otros países que serían más homogéneas, pudiendo llevar a pasar por alto aspectos importantes de un problema.

El agente del Shin Bet, Y, que trabaja en cibernética, no creció expuesto al establecimiento de seguridad de ninguna manera.

Pero “hace dos años sentí que me faltaba algo, sentí que necesitaba algo más. Vi un anuncio en Internet. Había intentado otra cosa en el mundo laboral, pero quería hacer algo bueno por el mundo, no solo ganar dinero”.

En cuanto a discutir el tema con su esposa sobre ser un miembro pionero de la tradición haredí del Shin Bet, Y dijo que no siempre estuvo convencido de querer hacerlo, pero que su esposa lo apoyó para ayudarlo a explorar su propio camino.

Describió el estudio que tuvo que hacer a través de Pardes para prepararse para el Shin Bet como “muy intensivo. No sabía nada de inglés ni de matemáticas. Estudié desde las 9 a.m. hasta la medianoche”.

Su jefe de personal del Shin Bet lo felicitó en una ocasión por una idea que se le ocurrió. Al igual que al funcionario haredí del Mossad, sus estudios talmúdicos lo ayudaron a llegar a perspectivas distintas.

Desafíos especiales de los haredim

Magazine también interrogó al grupo de oficiales de seguridad haredi sobre los problemas que enfrentaban en una fuerza laboral mayoritariamente laica.

Hay una fuerte voluntad y compromiso para que todas las personas mantengan su estilo de vida religioso. No hay problema, dijeron.

Ninguno ha tenido que violar el Shabat de momento como parte de sus responsabilidades laborales, pero si la seguridad del estado está en juego, consultarán cómo actuar.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí