avatar_default

Enlace Judío.- Estados Unidos debería considerar “restringir el uso de ayuda militar en los territorios ocupados”, dijo el lunes la senadora Elizabeth Warren (demócrata por Massachusetts).

OMRI NAHMIAS

“Deberíamos hablar sobre el elefante en la habitación: la ayuda militar de Estados Unidos a Israel”, dijo en la conferencia virtual de J Street. “Dije anteriormente que estoy comprometida con la seguridad de Israel, y lo estoy. Apoyo la asistencia militar a Israel.

“Pero si realmente queremos detener la expansión de los asentamientos y ofrecer ayuda a las partes a avanzar hacia una solución de dos estados, entonces sería irresponsable no considerar todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición. Una de esas [herramientas] es restringir el uso de la ayuda militar en los territorios ocupados”, publicó The Jerusalem Post.

“Al continuar brindando ayuda militar sin restricciones, no ofrecemos ningún incentivo para que Israel ajuste el rumbo”, dijo Warren.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, rechazó llamadas similares en el pasado y calificó la idea de “indignante”. En 2019, el senador Bernie Sanders (I-Vermont) habló en J Street e hizo un llamamiento para condicionar la ayuda a Israel. Biden, entonces candidato presidencial, dijo: “No la condicionaría, y creo que es un error gigantesco”.

“Estados Unidos no puede defender la seguridad, los derechos humanos y la dignidad y al mismo tiempo hacer la vista gorda ante el sufrimiento de los palestinos bajo la ocupación israelí”, dijo Warren. “Los palestinos merecen vivir en libertad y prosperidad”.

“Creo que una solución de dos estados es el camino hacia el respeto por cada ser humano”, dijo. “El gobierno de Netanyahu puede haber dejado de lado la anexión formal por ahora, pero el crecimiento continuo de estos asentamientos y la destrucción de hogares palestinos equivale a una anexión de facto”.

“El liderazgo palestino, mientras tanto, continúa demostrando que es incapaz de enfrentar los desafíos actuales”, dijo Warren. “Cisjordania está gobernada por un liderazgo corrupto y cada vez más autoritario bajo el presidente [de la Autoridad Palestina] [Mahmoud] Abbas. Si bien ha demostrado un compromiso genuino con la no violencia, también ha fallado sistemáticamente a la hora de asumir riesgos reales por la paz”.

La administración estadounidense debería “tomar medidas inmediatas para mejorar las vidas de israelíes y palestinos en el terreno hoy”, dijo, y agregó que “un paso inmediato sería insistir en que Israel haga más por la ayuda a los palestinos a vacunarse contra la amenaza mortal de COVID-19”.

“Los colonos judíos en Cisjordania están recibiendo vacunas, mientras que pocos palestinos tienen acceso a vacunas que les salvan vidas”, dijo Warren, y agregó que Estados Unidos debería “reabrir inmediatamente el consulado estadounidense a los palestinos en Jerusalén y la oficina de la delegación de la OLP en Washington, DC”.

En respuesta, el director ejecutivo de la Coalición Judía Republicana, Matt Brooks, rechazó el discurso de Warren.

“En opinión de la senadora Warren, la alianza estratégica de décadas entre Estados Unidos e Israel solo es útil como palanca para promover la agenda antiisraelí de los demócratas progresistas que ella dirige”, dijo en un comunicado.

“Abogar, como lo hace la senadora Warren, para que Estados Unidos presione a Israel para que haga concesiones a los palestinos mientras la Autoridad Palestina condena la existencia de Israel, incita a la violencia contra Israel y los judíos en todas partes, y continúa con sus salarios de ‘Pay for Slay’ (pagar por asesinar) a los terroristas y sus familias es repugnante”, dijo Brooks.

También hablando en la conferencia virtual de J Street, Sanders dijo: “Creo firmemente que también debemos estar dispuestos a ejercer una presión real, incluida la restricción de la ayuda estadounidense, en respuesta a los movimientos de cualquiera de las partes que socavan las posibilidades de paz”.

“La verdad es que Estados Unidos le da una enorme cantidad de ayuda militar a Israel”, dijo. “También proporciona algo de ayuda humanitaria y económica a los palestinos. Es totalmente apropiado que Estados Unidos diga para qué se puede y para qué no se puede usar esa ayuda”.

“En términos de ayuda a Israel, en mi opinión, el pueblo estadounidense no quiere que ese dinero se utilice para apoyar políticas que violan los derechos humanos y tratan al pueblo palestino como seres humanos de segunda clase”, dijo Sanders. “Cuando hablamos de restringir la ayuda, es importante tener en cuenta que no se trata de señalar a ningún país en particular. Se trata de actuar de manera imparcial en la región y asegurarse de que la ayuda estadounidense funcione para promover los valores estadounidenses, no socavarlos”.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, dijo en la conferencia que Estados Unidos apoya los recientes acuerdos de normalización entre Israel y sus vecinos árabes y “trabajará para expandir el círculo de paz en Oriente Medio, lo cual no solo es bueno para Israel, sino para toda la región”.

Con respecto a las negociaciones indirectas en Viena entre Estados Unidos e Irán, dijo que tanto Estados Unidos como Israel comparten el objetivo común de nunca permitir que Irán obtenga armas nucleares.

“Para hacer eso, debemos utilizar lo que el presidente Biden llama el primer instrumento del poder estadounidense: la diplomacia”, dijo Thomas-Greenfield. “La posición de Estados Unidos sobre el JCPOA [acuerdo nuclear de Irán] es clara: estamos listos para volver al acuerdo si Irán vuelve a cumplir plenamente con sus compromisos nucleares”.

“Al mismo tiempo, continuaremos apoyando a Israel mientras trabaja para contrarrestar las amenazas planteadas por el comportamiento agresivo de Irán”, dijo.

Thomas-Greenfield dijo que continuaría “apoyando a Israel, especialmente cuando es señalado de manera injusta y desproporcionada por resoluciones y acciones unilaterales” en la ONU.

“No es que no estemos dispuestos a discutir temas relacionados con Israel y los palestinos en las Naciones Unidas; lejos de eso”, dijo. “Más bien, es que no apoyaremos una focalización decidida que no nos acerque más a la paz.

“Sin embargo, como le gusta decir al presidente, no podemos tener miedo de decir la verdad a nuestros amigos más cercanos. Eso significa hablar en contra de las acciones unilaterales provocativas que aumentan las tensiones y nos alejan más del camino de la paz”.

“La mejor manera de asegurar un futuro pacífico y próspero para israelíes y palestinos por igual es una solución de dos estados”, dijo Thomas-Greenfield. “Lamentablemente, las perspectivas de llegar a una solución negociada de dos estados parecen bastante lejanas”.

“Pero sabemos que solo una solución de dos estados puede garantizar el futuro de Israel como un estado judío y democrático al tiempo que permite al pueblo palestino lograr un estado propio”, dijo. “Así que cualquier paso lejos de eso es un paso en la dirección equivocada”.

Con respecto a la reciente decisión de renovar los fondos para la UNRWA (Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente), Thomas-Greenfield dijo que Estados Unidos está comprometido a servir como un socio fuerte de la agencia de ayuda palestina, “pero también ser los críticos más fuertes cuando veamos problemas”.

“Trabajaremos con la agencia para impulsar reformas importantes”, dijo. “Al reanudar esta asistencia, podemos y ayudaremos a la UNRWA, como lo hacemos con otras agencias de la ONU, a brindar la asistencia más eficaz y eficiente posible y actuar de manera coherente con los principios de la ONU de equidad, neutralidad, tolerancia y no discriminación”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí