avatar_default

Enlace Judío.- Cinco israelíes han sido invitados a unirse a un proyecto de investigación mundial pionero destinado a escuchar y comprender el lenguaje de las ballenas, los animales con los cerebros más grandes del planeta.

SUE SURKES

El objetivo es proporcionar el primer plano del idioma de otro animal, utilizando peces robot para grabar la conversación de las ballenas y métodos de aprendizaje automático y lingüísticos de vanguardia para decodificarlos.

El Proyecto CETI – Iniciativa de traducción de cetáceos – forma parte del programa Audacious Project de TED, que selecciona anualmente lo que llama “soluciones grandes y audaces para los desafíos más urgentes del mundo”, informó The Times of Israel en su sitio web.

CETI busca proporcionar el primer plano del lenguaje de otro animal y tal vez incluso permitir que los humanos se comuniquen con estos grandes mamíferos, clasificados como vulnerables en todo el mundo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y como en peligro de extinción en los EE. UU. y el Mediterráneo.

En el Mediterráneo, generalmente no se encuentran más al este que el oeste de Turquía. Sin embargo, en febrero hubo un avistamiento inusual de una ballena joven frente a la costa de Nahariya, en el norte de Israel.

Una ballena joven avistado frente a la costa de Nahariya en el norte de Israel, el 25 de febrero de 2021 (captura de pantalla de Channel 12 News)

Ahora, los científicos tienen como objetivo decodificar su lenguaje.

“Estos mamíferos hacen un sonido de clic en distintas frecuencias cuando están en compañía de otras ballenas“, dijo uno de los líderes del proyecto, el profesor Dan Tchernov de la Facultad de Ciencias Marinas Leon H. Charney de la Universidad de Haifa, director científico de la Estación de Investigación Marina Morris Kahn, según un artículo publicado en The Times of Israel.

“La pregunta es, ¿es esto solo un código simple o un lenguaje verdadero? En este momento, nuestra base de datos no es lo suficientemente completa como para conocer la respuesta a esta pregunta. Sin embargo, con el avance del aprendizaje automático y la lingüística avanzada, observamos que si reuníamos suficientes datos sobre sus voces, el contexto en el que se emplean estos sonidos y entendíamos su comportamiento y motivación detrás de estos sonidos, entonces podremos desarrollar un algoritmo que determinará si tienen un idioma auténtico”.

Liderando el proyecto internacional está el Prof. David Gruber, profesor presidencial de Biología y Ciencias Ambientales en la City University of New York, quien también es un explorador de National Geographic. Gruber descubrió la primera tortuga marina biofluorescente y desarrolló una cámara “ojo de tiburón” para obtener la perspectiva de un tiburón del mundo submarino.

Según el sitio web del proyecto, el equipo de Gruber ya ha aplicado técnicas de aprendizaje automático profundo a los clics de las ballenas, con una precisión del 99,5% para sacar los clics de las ballenas del ruido más general, una precisión del 97,5% en la categorización de 23 tipos de patrones de clic y una precisión del 95,3% en el reconocimiento de los dialectos de las ballenas.

“Estos resultados demuestran la capacidad de la Inteligencia Artificial para reconocer patrones en este código Morse acuático”, dice el sitio web. Los científicos del CETI combinarán estos conocimientos con los hallazgos del Proyecto Dominica Sperm Whale, frente a la costa del país insular caribeño de Dominica, donde el Dr. Shane Gero, líder en biología de ballenas del CETI, ha estado recopilando datos sobre los sonidos, dialectos, vidas sociales y relaciones. y comportamientos de 30 familias de ballenas. El primer paso es desarrollar tecnologías robóticas “delicadas”. Estos incluirán sensores en el fondo del mar, peces robóticos que nadarán junto a las ballenas para grabar sus conversaciones y drones de superficie del mar equipados con hidrófonos desplegables.

Una vez recopilados la información y los datos, los científicos decodificarán utilizando metodologías lingüísticas y de aprendizaje automático de vanguardia. “El Proyecto CETI también lanzará un portal público y, a través de socios como la National Geographic Society, involucrará a una comunidad global en la profunda maravilla de nuestro intento de diálogo significativo con una especie no humana”, dice el sitio web.

La tecnologia planeada para escuchar la comunicacion de los cachalotes, frente a las costas de Dominica. (Alex Boersma, proyecto CETI)

También se unen al proyecto de la Universidad de Haifa el Dr. Roee Diamant del Departamento de Ciencias Marinas, quien será el asesor acústico principal del proyecto a cargo de colocar el equipo de escucha y localización de mamíferos marinos más avanzado del mundo, y la Dra. Bracha Nir, jefa del Departamento de Trastornos de la Comunicación de la universidad, que investigará los temas de comunicación entre madres y crías.

Entre otros reclutas clave se encuentran la profesor estadounidense israelí Shafi Goldwasser, profesora de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y miembro del Departamento de Ciencias de la Computación y Matemáticas Aplicadas en el Instituto de Ciencias Weizmann en Rehovot. Es una figura destacada en la ciencia de la criptografía (cifrado y descifrado de datos). El profesor Michael Bronstein es un experto en aprendizaje automático profundo y director de investigación de aprendizaje gráfico en Twitter, que recibió su doctorado en el Instituto de Tecnología Technion de Israel y actualmente es presidente de Aprendizaje automático y reconocimiento de patrones en la Facultad de Ingeniería, Departamento de Computación, en el Imperial College de Londres.

Las ballenas ayudan a regular la atmósfera
Como todas las grandes ballenas, se ha descubierto que los cachalotes, que se pueden encontrar en todos los océanos desde los polos hasta el ecuador, son actores clave en la regulación de la atmósfera.

Al acumular cantidades masivas de carbono en sus cuerpos mientras viven, llevan un promedio de 33 toneladas de CO₂ al fondo del océano cuando mueren. Esto se compara con los 22 kilogramos (48 libras) absorbidos por un árbol promedio en un año.

Además, donde hay ballenas, también hay grandes poblaciones de fitoplancton, que se alimentan del nitrógeno y el hierro que se encuentran en las excretas de ballenas. Estos nutrientes se dispersan verticalmente, a medida que las ballenas se mueven hacia la superficie del mar para respirar y vuelven a bajar (bucearán 3.280 pies en busca de calamares) y horizontalmente, a medida que migran.

Una hembra de cachalote. (Amanda Cotton)

El fitoplancton aporta al menos el 50 por ciento de todo el oxígeno a la atmósfera y absorbe alrededor de 37 mil millones de toneladas métricas de CO₂, aproximadamente el 40 por ciento de todo el CO₂ marino producido, en el proceso de fotosíntesis. Esto se ha equiparado con la cantidad de dióxido de carbono capturado por cuatro bosques amazónicos.

Según los informes, la caza de ballenas ha reducido las poblaciones mundiales de cachalotes de 1,1 millones a alrededor de 360.000. Aunque la caza se ha detenido más o menos, las ballenas siguen estando amenazadas por enredarse en redes de pesca y perturbaciones o colisiones con barcos.

En 2018, se descubrió que una ballena muerta que llegó a la costa en Indonesia contenía casi 6 kilogramos (13 libras) de desechos plásticos en su estómago. Esto incluyó 15 vasos, cuatro botellas de plástico, 25 bolsas de plástico y dos chanclas, informó la BBC en ese momento.

Las ballenas hembras viven en manadas con sus crías, mientras que los machos jóvenes viven separados.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Felicidades por sus reportajes, que para mí son bastante interesantes. Al leer sobre las investigaciones que se están haciendo sobre la comunicación entre ballenas, me quedé sorprendido. Muy bien.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí