avatar_default

Enlace Judío.- Como único judío elegido para el Comité Directivo Internacional (ISC) de la Conferencia Mundial contra el Racismo de 2001, asistí a varias reuniones del comité preparatorio para la conferencia de Durban, respaldado a nivel de ONG por COSATU, el Congreso de Sindicatos de Sudáfrica que obsesivamente se refería a ‘Israel Apartheid’

En estas reuniones, a menudo se me impedía hablar y, al llegar a Durban, me expulsaban del ISC.

Mi colega, el rabino Abraham Cooper, Decano Asociado del Centro Wiesenthal y Director de Acción Social Global, y yo, vivimos Durban como un pogromo de los últimos días y un escándalo para las Naciones Unidas. Inolvidable fue la manifestación alrededor de la sinagoga de Durban con pancartas de Hitler que proclamaban: “¡Nunca terminó el trabajo!”.

Unas semanas más tarde, en diciembre, fui invitado por error a la última reunión del ISC en la ONU en Ginebra. Una vez allí, no podría ser expulsado en presencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Un documento azul en cada silla fue arrebatado, pero no antes de que lograra leer la primera página:  campaña de ocho puntos contra el “Estado sionista = apartheid”.

1. Campaña de inculcación educativa a través de agencias de la ONU sobre el “apartheid” en Israel
2. Campaña legal en la Corte Penal Internacional y países de jurisprudencia universal para arrestar a israelíes por crímenes de lesa humanidad
3. Cancelación de la Ley de retorno de judíos a Israel
4. Su sustitución por el “derecho al retorno” para todos los palestinos.
5. Reactivación del boicot económico latente
6. Embargos culturales, científicos, deportivos, académicos, etc., ahora conocidos como BDS (boicot, desinversión, sanciones)
7. Ruptura de relaciones diplomáticas que convierta a Israel en un estado paria
8. Sanciones para los estados y las ONG que se niegan a cumplir.

Aunque el ISC negó la paternidad, este ha sido, de hecho, el mapa de ruta para dañar a Israel y sus partidarios durante los últimos 20 años.

Sus principales vectores son el Foro Social Mundial (FSM) de la ONG antiglobalización, con sede en Brasil, y el Comité de la ONU para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, en Nueva York, a los que a menudo asiste el Centro Wiesenthal.

Pero ahora, descubrimos también la importante presencia en el FSM de Podemos, un partido miembro de extrema izquierda en la actual coalición del Gobierno español.

La ONG con sede en Madrid, ACOM (Acción y Comunicación en Oriente Medio), ha acusado al partido Unidas Podemos como, según se informa, financiado por Irán. Su líder, Pablo Iglesias, ha sido hasta el mes pasado vicepresidente español y ahora es candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Iglesias formaba parte del personal de HispanTV, el portavoz de Irán para los televidentes en español en toda América Latina. Ha llamado a Israel “Un estado criminal … un país ilegal …” y aparentemente declaró: “Wall Street está casi todo en manos de judíos … el lobby judío apoya iniciativas contra los pueblos del mundo”. Es una figura destacada en la campaña BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones) y un amigo cercano del laborista británico Jeremy Corbyn y del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Podemos ha declarado que las regiones de España que aceptan el boicot son “zonas libres del apartheid israelí”, que recuerdan a las áreas “Judenrein” (depuradas de judíos) del programa nazi.

Otra líder de Podemos, Sonia Vivas, afirmó en una conferencia de ayuda internacional que “los judíos deberían rendir cuentas por apoyar a Israel”.

Durante la sesión de marzo de 2021 del Consejo de Derechos Humanos de Ginebra, el Centro Wiesenthal envió una carta a las democracias europeas y otras que habían votado en contra o se habían abstenido de participar en Durban II y III, ambas inauguradas por el entonces presidente iraní Ahmadinejad, arrojando odio a los judíos. Habíamos instado a los destinatarios a boicotear el vigésimo aniversario de la fiesta de odio antisemita de Durban.

Nuestra carta al gobierno español llegó al Partido Popular (PP), de oposición de centroderecha, que planteó la cuestión en el Parlamento. La respuesta de la actual coalición de gobierno de izquierda y extrema izquierda ha posicionado a España como líder de una campaña contraria en Europa y América Latina, llamando a apoyar Durban IV en la ONU en septiembre.

Esto representa la ideología de Podemos, que probablemente habría liderado la Inquisición y la expulsión de los judíos españoles en 1492… Hoy, aparentemente buscan una segunda expulsión de los judíos, esta vez, de la Tierra de Israel.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí