avatar_default

Enlace Judío.- El presidente Reuven Rivlin comenzará las consultas el miércoles con el objetivo de decidir a quién encomendar la formación de un nuevo gobierno, un día después de que el primer ministro Benjamin Netanyahu anunciara que no lo había conseguido.

El presidente dispone de tres días para elegir un candidato al no conseguirlo Netanyahu en el primer intento. Aumenta la presión sobre Bennett de Yamina para que no se asocie con el “bloque de cambio” en el gobierno de unidad.

La oficina de Rivlin dijo que se pondría en contacto con representantes de partidos “respecto al proceso de formación de gobierno” el miércoles por la mañana. Es probable que dé a Yair Lapid de Yesh Atid la oportunidad de formar una coalición, sabiendo que Lapid y Naftali Bennett de Yamina han estado manteniendo negociaciones bajo las cuales Bennett serviría primero como primer ministro en un acuerdo de rotación, informó The Times of Israel.

El aparente esfuerzo de Bennett para asegurarse el mandato para sí mismo, a pesar de contar solo con siete escaños, parecía probable que fracasara dado los informes de que el Likud ya no consideraba apoyarlo.

El cambio de opinión informado se debió a que Bennett se negó a descartar la formación de un gobierno con los rivales políticos de Netanyahu, informó el martes noticias de Canal 12.

Si bien el partido de Netanyahu nunca declaró abiertamente que recomendaría a Bennett, numerosos informes sugirieron que el Likud sopesaba hacerlo como forma de evitar que el líder de Yamina forme una coalición con partidos anti-Netanyahu.

Incluso si se entrega el mandato a Lapid, el bloque rival de partidos enfrenta la difícil tarea de reunir a todos sus grupos dispares y construir una mayoría en la Knéset, y Netanyahu continúa como primer ministro de transición por el momento.

El lider de Yesh Atid, Yair Lapid, habla en una reunion semanal de facciones en la Kneset el 5 de mayo de 2021 (Cortesia)

Mientras tanto, la derecha siguió intentando presionar a Yamina de Bennett para que se negara a asociarse con los partidos de izquierda y centristas que conforman el llamado “bloque de cambio”, junto con los de derecha Tikvá Jadashá e Yisrael Beytenu.

El martes por la noche, el rabino Chaim Druckman, considerado uno de los principales líderes espirituales del campo nacional-religioso, del que Bennett forma parte, lo instó a no unirse a un gobierno de “unidad nacional” con Lapid.

“Realmente aprecio y admiro a Naftali Bennett. Debe decir de manera inequívoca: ‘No formaré un gobierno de izquierda’ que destruirá muchas cosas”, dijo Druckman a las noticias del Canal 12.

Netanyahu, quien también ha estado presionando a Bennett para que no forme gobierno con sus rivales, compartió un clip del video en su cuenta de Twitter.

El rabino Haim Drukman (izq.) Naftali Bennett (c.) y Bezalel Smotrich asisten al lanzamiento de la campaña del partido de derecha Yamina, antes de las elecciones generales israelies, el 12 de febrero de 2020 (Tomer Neuberg / FLASH90).

“Naftali, [la No. 2 de Yamina, Ayelet] Shaked, escucha al rabino Druckman”, tuiteó Netanyahu.

Mientras tanto, Bezalel Smotrich, líder del partido Sionismo Religioso, una coalición que incluye a la extrema derecha Otzmá Yehudit (Poder Judío) y al partido anti-LGBT Noam, instó a la derecha a seguir luchando, diciendo que “nada ha terminado”.

Fue la negativa de Smotrich a ingresar en un gobierno que dependía del apoyo externo del partido islamista Ra’am lo que finalmente arruinó los esfuerzos de Netanyahu para formar una coalición, aunque públicamente el primer ministro culpó solo a Yamina.

“Hermanos en el campo nacionalista, levanten la cabeza”, escribió Smotrich tras vencer el plazo de Netanyahu a medianoche. “Nada ha terminado. Todavía estamos lejos de perder esta batalla“.

“Lo importante es que nos mantengamos unidos y fuertes, erguidos y confiados en nuestro camino y con la ayuda de Dios ganaremos la lucha general porque la verdad está con nosotros y al final, la verdad saldrá victoriosa”, escribió.

Netanyahu devolvió formalmente el mandato de formación de gobierno a Rivlin unos minutos antes de que expirara el plazo, y el presidente ahora tiene tres días para decidir la mejor manera de proceder.

En un comunicado, el Likud culpó a Bennett de bloquear la ruta de Netanyahu hacia la mayoría. “Debido a la negativa de Bennett a comprometerse con un gobierno de derecha, una medida que definitivamente habría llevado al establecimiento de un gobierno con la incorporación de más diputados, el primer ministro Benjamin Netanyahu devolvió el mandato al presidente”, dijo el Likud cuando se cumplió la fecha límite a medianoche.

Netanyahu, quien se ha desempeñado como primer ministro durante 12 años consecutivos sin precedentes, tras un mandato de tres años entre 1996 y 1999, tuvo la primera oportunidad de construir un gobierno después de las elecciones estancadas del 23 de marzo, las cuartas elecciones de Israel en dos años.

El primer ministro Benjamin Netanyahu habla durante una conferencia de prensa en la Kneset en Jerusalen, el 21 de abril de 2021 (Yonatan Sindel / Flash90).

El presidente ahora puede dar el mandato a otro diputado. También puede enviar el mandato a la Kneset, que dispondría de 21 días para encontrar un candidato respaldado por 61 o más de los 120 diputados; si eso fallara, Israel se dirigiría automáticamente a su quinta elección desde abril de 2019.

Los informes de los medios hebreos que citan fuentes políticas de alto nivel han especulado que Lapid tendrá la próxima oportunidad de formar gobierno, ya que tuvo la segunda mayor cantidad de recomendaciones después de Netanyahu cuando Rivlin consultó con representantes del partido el mes pasado. El líder del Likud tuvo la primera oportunidad de improvisar una coalición el 6 de abril, después de recibir 52 recomendaciones frente a las 45 de Lapid.

Lapid y Bennett han estado negociando los términos de la coalición en las últimas semanas, al parecer cerrando acuerdos en muchas áreas, con el líder de Yesh Atid listo para permitir que Bennett sirva primero como primer ministro en un “gobierno de unidad”. La capacidad del llamado “bloque de cambio” de los partidos anti-Netanyahu para ganar una mayoría en la Kneset no es sencilla, ya que los partidos de ideologías radicalmente diversas tendrían que respaldarla. Sin embargo, el hecho de que el Likud intentara convencer al conservador partido islámico Ra’am para que apoyara una coalición liderada por Netanyahu parecería haber roto un tabú histórico sobre los partidos árabes que tienen un papel determinante en el establecimiento de un gobierno israelí.

El presidente Reuven Rivlin se reune con el partido Yesh Atid en la residencia del presidente en Jerusalen, el 5 de abril de 2021 (Yonatan Sindel / Flash90).

Antes de la fecha límite del martes por la noche, Bennett había instado al establecimiento de un gobierno de derecha y dijo que respaldaría una coalición liderada por Netanyahu con la condición de que pudiera reunir una mayoría en la Kneset; de lo contrario, dijo que respaldaría un gobierno de unidad con el “bloque de cambio” que ha prometido derrocar al primer ministro.

El martes, las noticias del Canal 12 citaron a altos funcionarios no identificados, diciendo que habían hablado recientemente con Rivlin, y que este encomendará a Lapid, no a Bennett, la formación de un gobierno. Según la red, Rivlin puede emitir una decisión tan pronto como el miércoles.

Lapid ha pasado las últimas semanas galvanizando el apoyo del bloque de cambio, que consiste en Yesh Atid (17 escaños), Kajol Laván (8), Yisrael Beytenu (7), Avodá (7), Tikvá Jadashá (6) y Meretz (6), pero también ha estado en conversaciones con otros partidos, incluidos Yamina (7), Ra’am (4) y la Lista Conjunta (6), la mayoría de cuyo apoyo necesitaría para jurar un gobierno.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí