avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Jerusalén es una de las ciudades donde más paz he sentido en mi vida. Es cierto, no tiene la belleza, ni los edificios majestuosos de ciudades europeas como París o Viena, sin embargo, el ambiente que trasmite está profundamente infundido por las religiones que conviven en ella. Lo mismo se ven pasar rabinos, que imanes, padres o monjas y entre sus calles se escuchan los cantos de los rezos. Es una experiencia muy bella que se vive entre los callejones y los lugares menos transitados por turistas; entre el sol que cae sobre la roca amarilla y el morado de la bugambilia. Su historia es una de las más complicadas en el mundo porque a lo largo de los siglos a pertenecido a una gran variedad de imperios y culturas.

Durante 500 años fue la capital política y religiosa del reino de Judea; después pasó a manos asirias, persas, griegas, nuevamente judías (durante los macabeos) y para dar fin a su historia en el mundo antiguo fue conquistada y destruida por los romanos. En la Edad Media pasó a manos musulmanas y se mantuvo entre califas y sultanes hasta 1517 que el imperio otomano lo conquista y permanece en su dominio hasta el protectorado inglés. En Declaración Balfour se había pensado a Jerusalén como una ciudad internacional en la cual convivirían todas las religiones, sin embargo al darse la Independencia de Israel y empezar la Guerra de 1948 Jerusalén cae en manos jordanas, la ciudad se divide dejando la parte antigua en Jordania y andándole la entrada los sitios sagrados a judíos. Durante décadas permaneció de esta forma hasta 1967en que durante la Guerra de los Seis Días la ciudad es recuperada por Israel, y permanece bajo su dominio hasta la fecha. Ello ocurrió el 28 Iyar (7 de junio), por eso al año siguiente se estableció una fiesta nacional (Yom Yerushalayim) para celebrar la reunificación de Jerusalén y conmemorar a los héroes que murieron en la guerra.

Es un día importante pues durante siglos los judíos intentamos regresar a Jerusalén, desde la destrucción del templo en épocas romanas hasta la fecha se reza en dirección a la ciudad santa y todas nuestras sinagogas se orientan hacia allá. A lo largo de los siglos hubo grandes alyiot (migraciones masivas) de rabinos y comunidades que se instalaban nuevamente en la ciudad y cuidaban de los sitios sagrados; solamente en contadas ocasiones (en que los gobiernos imperantes no lo permitían) no hubo presencia judía en ella. El regreso a esta ciudad subsana un hoyo en el corazón judío pues se cumple el anhelo y la lucha de siglos y es el epítome del sionismo que involucra el regreso de los judíos a su tierra. Aparte la Guerra de los Seis Días fue muy importante para Israel porque demostró que podía defenderse de ejércitos enemigos, aparentemente más fuertes como lo eran Egipto, Jordania y Siria, sin perder el pie firme en Medio Oriente.

Todo esto se celebra en Yom Yerushalayim, que en este año empieza en el atardecer del 9 de mayo hasta el anochecer del 10, para festejar esta fecha suele hablarse de dos temas principales: la importancia de Jerusalén en la historia judía y la Guerra de los Seis Días. Para honrar el primer aspecto la gente viaja hacia Jerusalén, visita los lugares más importantes y admira su belleza y cualidades; en la radio se escuchan canciones que hablan de su importancia en nuestra vida como “Jerusalén de Oro” de Naomi Shemer. En cuanto a la segunda, se habla de cómo se desenvolvió la guerra, se visitan los sitios históricos de la toma y hay quienes hacen ceremonias de conmemoración a los héroes caídos. Para unirnos a las celebraciones queremos hablar de la belleza de Jerusalén y señalar algunos aspectos que la hacen única en el mundo

5 Aspectos que hacen a Jerusalén única en el mundo

Ciudad milenaria y llena de historia

Una de las cosas más sorprendentes de Jerusalén es la antigüedad y la riqueza histórica con la que cuenta, son pocas las ciudades que existen desde tiempos bíblicos y aún funcionan como ciudad. En Jerusalén se encuentran sitios como la Ciudad de David, los restos del Gran Templo o la tumba de Asquelón en el Monte de los Olivos que tienen más de dos mil años de existencia. Además encuentras vestigios de las culturas que han gobernado el lugar, por ejemplo las murallas de la ciudad y casi todas las construcciones ocurrieron durante el gobierno otomano en el siglo XVI; sin embargo, aún se encuentran iglesias que datan del imperio bizantino, ruinas romanas y sobra decir que abundan los edificios modernos. En la ciudad uno puede explorarla de acuerdo a los barrios y las historias que cuentan conforme a la época en que fueron construidos. De tal forma que la ciudad moderna y actual convive con la Jerusalén milenaria y la Jerusalén de mediados de siglo.

Un recuerdo del ambiente bíblico

Otro gran beneficio de esta ciudad es que al conocerla y transitarla uno puede entender los pasajes que la han hecho mítica. Al pararse en la entrada de la misma y ver las montañas y vegetación que la rodean, uno puede imaginarse las descripciones que el Tanaj hace de ella. Ve con claridad las montañas que David describe en los salmos, los olivos que aparecen continuamente en los escritos; lo áspero del clima en los meses secos y los distintos tipos de lluvia que los rabinos del Talmud señalan. Sin contar los sitios propiamente bíblicos que uno visita como la tumba de David.

Convivencia entre judíos y árabes

Otro aspecto único de la ciudad es la convivencia diaria que se da entre judíos y árabes. Israel sigue siendo un territorio altamente habitado por árabes de distintos grupos y sobra decir que por judíos. Sin embargo, difícilmente se encuentran ciudades donde convivan los dos grupos con la misma densidad poblacional; usualmente se tienen regiones o ciudades predominante judías como Tel Aviv o Rananá y ciudades predominante árabes como Acre, en Jerusalén conviven los dos grupos. Eso influye en el movimiento y las expresiones culturales del lugar, se ve tanto en el ritmo de la ciudad, en el arreglo de los barrios y las expresiones culinarias de la misma. Sin descartar el hecho de que en algunas zonas la convivencia es más ríspida que en otras.

La cúspide del judaísmo

 

Un gran atractivo de este lugar también, para quien es practicante del judaísmo es la proliferación de corrientes religiosas judías que existen en la ciudad. En ella se tiene una gran población ortodoxa con las mejores yeshivot del mundo, que tienen una historia antiquísima como la de Mir; se tienen barrios enteros como Mea Sharim, Gueulá y Har Nof poblados por ortodoxos que desarrollan su propio sistema de vida y organización y también se tienen sinagogas conservadoras, reformistas y barrios seculares donde interactúan distintas nacionalidades. Es un excelente lugar para ser judío sin importar a cuál grupo se pertenezca.

Además en esta ciudad se encuentran s el Muro de los Lamentos (Kotel) el lugar donde se encontraba el Gran Templo, el sitio más sagrado para el judaísmo y otros puntos también de importancia.

Jerusalén, la casa de grandes rabinos

En esta ciudad se tuvo el florecimiento y la época de Oro del judaísmo, en ella habitaron todos los reyes judíos; y también fue casa de rabinos tan grandes como el Gaón de Vilna.

avatar_default

Séfora es una mujer adulta con corazón de niña, cree fuertemente en que el único sentido del hombre es ético y como tal tiene una misión en la vida. Quiere recuperar una tradición perdida y agradece a Dios todos los días haber nacido como mujer. Le gustaría llegar a ser excelente ama de casa un día. Recuerda que la raíz de su nombre es hebrea (Tzipora) y quiere decir pájaro, símbolo de la libertad; para ella, el bien más preciado. Ve en el judaísmo una fuente de vida muy valiosa y se acerca a rabinos, escritores y personajes judíos para interpretar su mundo. Busca traducir palabras bellas para que más personas puedan encontrase en este mar.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Algún día no muy lejano, mas temprano que tarde estaré conociendo ese pais tan pequeño y tan grande, fascinante y majestuoso especialmente su ciudad eterna.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí