(JTA) – Nissim Pingle, el director del centro de la comunidad judía de Mumbai, no ha salido de su casa desde marzo en medio de la crisis pandémica.

CNAAN LIPHSHIZ

Fue entonces cuando COVID-19 comenzó a superar a India. Una segunda ola de infecciones ha abrumado su sistema de salud y está produciendo un número de muertos diario de al menos 4.000 personas. El país está en camino de tener la cifra de muertos más alta del mundo con diferencia, ya que se acumulan historias de personas que sucumben a la enfermedad porque no pueden acceder al oxígeno ni a las camas de hospital.

Los aproximadamente 7.000 judíos de la India, la mayoría de los cuales viven en Mumbai, pertenecen generalmente a la minoría privilegiada con los medios para aislarse. Pero incluso dentro de la comunidad, los hogares multigeneracionales ampliamente celebrados de la India han aumentado la ansiedad por el ataque del virus.

Los padres de Pingle viven con él, su esposa y sus dos hijos pequeños. Entonces, a medida que los casos comenzaron a aumentar, cerró la casa familiar como un baluarte contra el patrón que vio a su alrededor.

“Los familiares más jóvenes contraen el virus, a veces sin síntomas, y lo transmiten a los ancianos del hogar, que son mucho más vulnerables”, dijo.

Un trabajador sanitario toma una muestra de hisopado nasal de una persona para detectar COVID-19 mientras otros esperan su turno afuera de un hospital de campaña en Mumbai, India, jueves 6 de mayo de 2021. (Foto AP / Rajanish kakade)

Ahora Pingle, de 41 años, está trabajando para convertir el Centro Comunitario Judío (JCC, por sus siglas en inglés) que dirige, que generalmente organiza eventos comunitarios, en base de operaciones para el esfuerzo de ayuda a la India por parte del Comité de Distribución Conjunta Judía Estadounidense (JDC, por sus siglas en inglés), que colabora en casos de desastre en todo el mundo. JDC, que financia el trabajo del JCC, tiene tres ventiladores, cada uno con un costo de alrededor de $ 10,000, enviados desde Israel a hospitales indios, según Pingle.

Es parte de un esfuerzo global de los judíos en la India y más allá para combatir lo que está emergiendo rápidamente como una crisis humanitaria de proporciones sin precedentes. La mayoría de los indios vive con menos de $ 3,10 al día, según el Banco Mundial, y la ausencia de condiciones sanitarias básicas en algunos lugares, la prevalencia de hogares multigeneracionales y un bloqueo que impide que muchos asalariados trabajen significa que muchos indios se encuentran en dificultades extremas, aunque ellos y sus familias sobrevivan a COVID-19.

“Primero somos indios”, dijo Yael Jirhad, una consultora ocupacional de Mumbai. “Es desgarrador”.

El esposo de Jirhad, Ralphy, es parte de un esfuerzo del Rotary Club en el que los miembros transportan alimentos y otros artículos esenciales a los residentes necesitados de la ciudad.

La Casa Jabad de Mumbai, dirigida por el rabino Israel Kozlovsky y su esposa Jaia, está recaudando dinero con donantes de todo el mundo que han financiado actividades de extensión judía en la ciudad para entregar alimentos y otros artículos esenciales a los no judíos que viven allí y en las aldeas cercanas, donde las familias dependen en gran medida de los salarios devengados en la ciudad, pero ahora están en suspenso debido al cierre.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel ha comenzado a enviar miles de generadores de oxígeno a la India, entre otros artículos médicos. E IsrAid una organización israelí sin fines de lucro, también está ayudando en las áreas más afectadas con el apoyo del Comité Judío Estadounidense.

Un envio de equipo medico de Israel a la India (Cortesia del Ministerio de Relaciones Exteriores)

El jueves, la Federación UJA de Nueva York, la federación judía más grande de los Estados Unidos, anunció que enviaría 200.000 dólares en fondos de ayuda a la India.

Las contribuciones representan una gota en el balde de lo que se necesita: India está alcanzando nuevos máximos en casos y muertes todos los días, mientras que su campaña de vacunación se ha ralentizado. Las imágenes sombrías de las cremaciones masivas se han vuelto imposibles de pasar por alto en la cobertura de noticias global. Estados Unidos ha cortado los viajes desde el país.

En algunos lugares de la India las piras funerarias han estado ardiendo durante todo el dia (DANISH SIDDIQUI / REUTERS)

Si bien a la comunidad judía le ha ido mejor que a muchas otras, hay indicios de que la crisis también les está afectando.

La cantidad de personas de la comunidad judía que solicitaron apoyo financiero o ayuda material al JDC aumentó en aproximadamente un 35% durante 2019, según un funcionario del JDC. Aproximadamente 160 miembros de la comunidad están recibiendo apoyo actualmente.

Jabad está experimentando un aumento similar en las solicitudes de ayuda de los judíos, dijo Kozlovsky.

Para muchos judíos indios, los efectos han sido más psicológicos.

En este mayo. Foto de archivo del 3 de febrero de 2021, familiares de una persona que murio de COVID-19 lloran fuera de un hospital de campaña en Mumbai, India. Las infecciones y muertes por COVID-19 aumentan a una velocidad alarmante en India sin un final a la vista para la crisis. La gente muere por falta de oxígeno embotellado y camas de hospital o porque no pudieron hacerse una prueba de COVID-19. (Foto AP / Rafiq Maqbool, archivo)

La vida de la comunidad judía en Mumbai se ha detenido desde marzo. La ciudad tiene siete sinagogas activas y tres escuelas judías, aunque dos de ellas tienen más estudiantes no judíos que judíos. Mumbai también tiene un hogar de ancianos judío, Evelyn Peters JCC de Pingle y varios cementerios judíos.

Los Jirhad, cuyos dos hijos viven en el extranjero, son los únicos residentes de su hogar en Mumbai, donde el hogar promedio tiene cinco miembros. Vivir lejos de sus hijos y otros familiares es a veces difícil, dijo Yael, especialmente en una sociedad donde la familia es lo más importante.

Pero durante la pandemia, ha permitido que los Jirhad se ofrezcan como voluntarios donde más se necesita sin temor a infectar a otros en su hogar.

Los trabajadores cargan ayuda medica en un avion de Air India para ser trasladado a India, en el aeropuerto Ben Gurion cerca de Tel Aviv, Israel, el 4 de mayo de 2021 (Menahem Kahana / Pool Photo via AP)

La familia de Herzel Simon, miembro de la congregación de la sinagoga afiliada a Chabad en Mumbai, ha tenido especial cuidado de no contraer el virus porque viven con su padre, que se sometió a un procedimiento médico en enero, lo que lo hace especialmente susceptible a complicaciones de la enfermedad.

Sin embargo, Simon, de 46 años, contrajo la variante local del virus, que según los científicos es especialmente contagiosa. Simon no mostró síntomas y la infección se descubrió solo después de que un análisis de sangre mostró que tenía anticuerpos. Su padre no ha mostrado síntomas, pero Simon dijo que la experiencia le hizo preocuparse por la salud de su padre.

Quedarse en casa, incluso sabiendo que los rodea una crisis, ha tenido algunos aspectos positivos para Pingle y su familia. Su hijo mayor, Aviv, de 12 años, tiene más tiempo para estudiar para su bar mitzvá con el padre de Pingle, Shaul, de 73 años, quien durante muchos años se desempeñó como cantor en su sinagoga local.

“Como la mayoría de los judíos indios, ciertamente estamos mejor protegidos que la población en la India en general. Pero para mis padres, el aislamiento ha sido difícil porque realmente apenas salen de la casa”, dijo Pingle.

Los miembros de la familia realizan los últimos ritos de una persona que murio de COVID-19 mientras las piras funerarias de otras victimas se queman en un crematorio abierto instalado en una cantera de granito en las afueras de Bangalore, India, miercoles 5 de mayo de 2021 (AP Photo / Aijaz Rahi)

“Sin embargo, nos ha acercado aún más que antes. Y si sentimos necesidad de ir a la sinagoga, siempre podemos visitar la habitación de mi padre. Tiene tantos libros allí que parece una sinagoga”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción