avatar_default

Enlace Judío.- En una rara muestra de unidad, los líderes políticos israelíes de todo el espectro, desde árabes islamistas hasta judíos hasta la extrema derecha, expresaron conmoción y condena por los paroxismos de violencia interna entre judíos y árabes que estallaron en todo el país en los últimos días.

Después de la peor noche de caos interno judío-árabe en muchos años, coronada por el brutal asalto de la turba contra un hombre árabe en Bat Yam, los políticos piden calma y el fin de los ataques.

Israel experimentó el miércoles su peor noche de caos interno judío-árabe en muchos años, en medio del conflicto armado en curso con Gaza, cuando escenas de agitación, disturbios, manifestaciones de odio y un creciente caos social se extendieron por numerosas ciudades, algunas de las cuales alguna vez se consideraron símbolos de convivencia, publicó The Times of Israel en su sitio web.

Estallaron enfrentamientos violentos en Lod, Acre, Jerusalén, Haifa, Bat Yam, Tiberíades y muchos otros lugares, con varias personas heridas, algunas de ellas de gravedad, lo que llevó al primer ministro Benjamin Netanyahu a anunciar que estaba considerando desplegar militares dentro de las ciudades para restablecer el orden.

Quizás la escena más impactante de la noche, y que provocó expresiones de incredulidad y horror por parte de los líderes israelíes, fue el metraje de cientos de extremistas judíos en Bat Yam que vandalizando propiedades árabes y luego agrediendo a un conductor árabe en su automóvil, arrastrándolo fuera del vehículo a la calle y golpeándolo salvajemente.

Un hombre golpea a alguien que yacia boca abajo en el suelo en la ciudad israeli de Bat Yam en medio de la violencia interetnica en todo Israel, el 12 de mayo de 2021 (captura de pantalla).

El incidente bien documentado en Bat Yam provocó expresiones de disgusto por parte de los políticos, desde el primer ministro hasta los miembros de la Knéset de extrema derecha. En un video de su oficina, Netanyahu le dijo al público que tales incidentes eran “intolerables”.

“No me importa si te hierve la sangre. ¿Está hirviendo? Es irrelevante. No puedes tomar la ley en tus propias manos”, tronó. “No se puede acudir a un civil árabe e intentar lincharlo, del mismo modo que no podemos ver que los ciudadanos árabes lo hagan con los ciudadanos judíos. Esto no continuará”.

El líder de la oposición, Yair Lapid, denunció la “pérdida total de control”.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, advirtió que las divisiones internas israelíes “no son menos peligrosas que Hamas“.

El jefe de Yamina, Naftali Bennett, calificó las escenas de Bat Yam como “no judías, inmorales, inhumanas“. Su No. 2 Ayelet Shaked condenó la “bancarrota moral” de tal ataque.

Guideon Sa’ar de Tikvá Jadashá advirtió que el país podría estar deslizándose hacia una guerra civil.

En una entrevista telefónica poco habitual con Canal 12, el presidente Reuven Rivlin imploró a los israelíes de todas las etnias y religiones que detuvieran la “locura” que se desarrolla en las calles de las ciudades judío-árabes.

“Estoy muy preocupado”, dijo, y agregó que “clamaba” por la paz interna.

“Hago un llamado y ruego a todos los líderes locales, líderes religiosos, ciudadanos, padres. Hagan todo lo posible para detener esta cosa terrible que está sucediendo ante nuestros ojos”, dijo. “Estamos lidiando con una guerra civil entre nosotros sin ningún motivo. Por favor, detengan esta locura … se los ruego. Este país nos pertenece a todos. Desistan”.

El gran rabino sefardí Yitzhak Yosef emitió una declaración implorando a los judíos que no se volvieran violentos contra los ciudadanos árabes.

“Los civiles israelíes inocentes son atacados por organizaciones terroristas, la sangre corre y nuestros corazones están indignados, las escenas son difíciles de ver. Pero no debemos dejarnos arrastrar por las provocaciones y causar daño a las personas o la propiedad”, dijo.

Añadió que la Torá no permite que uno se tome la ley en sus propias manos. “El trabajo de restaurar el orden debe dejarse en manos de la policía”, dijo. “Debemos ser una luz para las naciones, y no, Dios no lo quiera, lo contrario”.

El jefe del partido Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, da un comunicado de prensa en la Kneset, en Jerusalen, el 4 de abril de 2021. (Olivier FItoussi / Flash90)

El líder de extrema derecha del partido Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, acusado durante mucho tiempo de avivar las tensiones raciales y religiosas, dijo que estaba “conmocionado y avergonzado hasta el fondo de mi alma” por el ataque al árabe. “Estamos en días difíciles, bajo ataque, frustrados… pero maldita sea, ¡¿cómo pueden los judíos ser tan crueles?! Terrible”, tuiteó.

Incluso el ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana, quien ha sido objeto de fuertes críticas durante la violencia en curso entre árabes y judíos en todo el país, tanto por su falta de acción como por su silencio, emitió su primera declaración sobre la situación.

“Los ataques de los árabes contra los judíos, las fuerzas de seguridad, los símbolos del judaísmo y las instituciones del gobierno son desgarradores”, dijo.

“Esto no se puede aceptar y no hay nada que lo justifique, así como no hay, ni habrá ninguna, justificación para la terrible violencia y el asalto de la turba [judía] esta noche [de un transeúnte árabe]”, dijo el ministro responsable de la policía.

“La violencia mezclada con el odio debe ser condenada de plano”, dijo, y pidió a todos los israelíes que regresen a casa. “No tenemos otro país. Debemos vivir aquí juntos“.

Un bombero en las calles de la ciudad central de Lod en medio de disturbios en curso, 12 de mayo de 2021 (Yossi Aloni / Flash90)

“Nadie tiene autoridad para tomarse la ley en sus propias manos”, concluyó.

Los líderes árabes también condenaron la violencia y señalaron también los ataques violentos de los árabes contra los judíos.

El presidente de la Lista Conjunta, Ayman Odeh, y el jefe de Ra’am, Mansour Abbas, condenaron la violencia en la radio en árabe y pidieron a los árabes que no salgan de sus hogares para no ser atacados por turbas judías.

Los dos líderes políticos árabes israelíes también enfatizaron la necesidad de que la juventud árabe no responda con violencia contra personas o propiedades.

Odeh también atacó a Ohana, a quien acusó de apoyar a los alborotadores judíos para que “tomen la ley en sus propias manos” después de hablar en apoyo de los judíos sospechosos de disparar contra los alborotadores árabes a principios de esta semana, y dijo que “los civiles que portan armas son útiles para las autoridades en la neutralización inmediata de amenazas o peligros”.

“Hay que detener la locura”, dijo Odeh.

Abbas también pidió el fin de la violencia.

El lider del partido Ra’am, Mansour Abbas, habla durante una conferencia de prensa en Nazaret, el 1 de abril de 2021 (David Cohen / Flash90).

“Hago un llamado a todos los políticos, líderes, alcaldes y clérigos, árabes y judíos, para que dejen de lado todas las disputas y asuman la responsabilidad de nuestra sociedad en su conjunto y hagan todo lo que esté a su alcance para detener la actual ola de violencia y locura en todo el país”, dice.

“Por favor, asuman la responsabilidad por la vida de las personas. Este es un momento en el que todos y cada uno de nosotros debe revelar la humanidad que tiene dentro y trascender más allá de cualquier diferencia, conflicto o controversia de cualquier tipo”.

En los estudios de televisión, los presentadores y los expertos estaban desanimados, y muchos describían los eventos de la noche como algo diferente a todo lo que habían experimentado y como significando un colapso de la cohesión social que podría tardar años en recuperarse.

Solo alrededor de la medianoche la policía declaró que había logrado controlar la mayoría de los puntos críticos, con al menos unas 400 personas arrestadas, entre ellas varias sospechosas del ataque de Bat Yam. La policía dijo que 36 policías resultaron heridos durante los eventos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí