Enlace Judío México e Israel – Irán y Rusia, aliados clave del gobierno sirio, felicitaron al presidente Bashar Assad este viernes por su aplastante victoria en unas elecciones ampliamente consideradas como una farsa.

Los resultados oficiales anunciados el jueves por la noche dieron a Assad más del 95% de los votos en las elecciones del miércoles celebradas en áreas controladas por el gobierno, extendiendo su control del poder para un cuarto mandato. Teherán lo describió como un “gran paso” hacia el restablecimiento de la paz después de una década de guerra civil.

“La República Islámica de Irán felicita al presidente Assad y al resistente pueblo sirio por su decisiva victoria en estas elecciones”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado de acuerdo a información de The Times of Israel.

“La organización exitosa de las elecciones y la participación masiva del pueblo sirio marcan un gran paso en el establecimiento de la paz”.

El otro aliado clave de Assad, Rusia, también lo felicitó este viernes y elogió su “victoria decisiva” como un “paso importante hacia el fortalecimiento … de la estabilidad interna”.

“Consideramos las elecciones como un asunto soberano de la República Árabe Siria y un paso importante hacia el fortalecimiento de su estabilidad interna”, agregó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La controvertida votación que extiende el dominio absoluto de Assad sobre el poder fue la segunda desde el inicio de un conflicto civil de una década que ha matado a más de 388 mil personas, desplazado a millones y golpeado la infraestructura del país.

En vísperas de las elecciones, EE. UU., Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia dijeron que la encuesta no era “ni libre ni justa”, y la oposición fragmentada de Siria la ha calificado de “farsa”.

Rusia ha sido un aliado clave del régimen sirio en el conflicto, y se consideró que su intervención en la guerra en septiembre de 2015 había cambiado el rumbo de la lucha a favor de Assad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores describió las declaraciones occidentales que cuestionan la validez de las elecciones como “otro intento de interferir en los asuntos internos de Siria con el objetivo de desestabilizarla”.

“Nadie tiene derecho a dictar a los sirios cuándo y bajo qué condiciones deben elegir a su jefe de estado”, añadió.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío