Enlace Judío – El primer ministro Naftali Bennett inauguró este domingo la primera reunión de su gabinete de gobierno con una condena del recién elegido presidente iraní. Dijo que la elección de Irán era una señal para que las potencias mundiales “despertaran” antes de regresar a un acuerdo nuclear con Teherán.

Ebrahim Raisi fue elegido el sábado con el 62% de los votos en medio de una participación de votantes históricamente baja y cuando todos los principales competidores fueron descalificados o retirados.

EE. UU. lo mantiene bajo sanciones en parte por su participación en la ejecución masiva de miles de prisioneros políticos en 1988, al final de la guerra entre Irán e Irak. Raisi no ha comentado específicamente sobre el evento.

Bennett dijo en la reunión del gabinete en Jerusalén que “de todas las personas que [el líder supremo iraní, el ayatolá Ali] Jamenei podría haber elegido, eligió al verdugo de Teherán, el hombre infame entre los iraníes y en todo el mundo por liderar los comités de muerte que ejecutaron miles de ciudadanos iraníes inocentes a lo largo de los años”, informó The Times of Israel.

Dijo que el nuevo gobierno seguiría la política de la anterior administración israelí de oponerse decididamente a que Irán logre obtener un arma nuclear.

“Nunca se debe permitir que un régimen de verdugos brutales tenga armas de destrucción masiva que le permitan no matar a miles, sino a millones”, dijo el primer ministro, hablando brevemente en inglés.

Irán y las potencias mundiales reanudaron las conversaciones indirectas en Viena este domingo para revitalizar el acuerdo nuclear de 2015 de Teherán, que otorgó alivio a las sanciones económicas contra el país a cambio de frenar su programa nuclear.

Durante semanas, diplomáticos iraníes y estadounidenses han estado negociando un regreso al acuerdo en la capital austriaca a través de intermediarios europeos.

Las conversaciones del domingo son las primeras desde la elección de Raisi.

El histórico acuerdo nuclear entre las potencias mundiales e Irán, al que Israel se opuso, colapsó después de que el expresidente de EE. UU., Donald Trump, retirara unilateralmente a Washington del acuerdo en 2018.

Esa decisión ha hecho que Irán, con el tiempo, abandone todas las limitaciones al enriquecimiento y Teherán actualmente está enriqueciendo uranio en sus niveles más altos, aunque todavía por debajo de los niveles de grado de armas.

Bennett dijo que la elección de Raisi como presidente iraní era “la última oportunidad para que las potencias mundiales se despierten antes de volver al acuerdo nuclear y de entender con quién están haciendo negocios”.

“Estos tipos son asesinos, asesinos masivos: nunca se debe permitir que un régimen de verdugos brutales tenga armas de destrucción masiva que le permitan no matar a miles, sino a millones”, dijo.

Israel ha declarado durante mucho tiempo que se opone al programa nuclear de Irán y ha dicho que evitará que Teherán obtenga armas nucleares. Irán insiste en que su programa nuclear tiene fines pacíficos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío