¿Qué es la variante Delta?

La variante B.1.617 se detectó por primera vez en octubre de 2020 en India y fue en parte la que ocasionó la devastadora ola de casos de COVID-19 en ese país. A partir de ella en abril surgió una variante aún más nueva que tenía mejores habilidades para contagiar llamada B.1.617.2, y que por sus características la Organización Mundial de la Salud la consideró una variante de preocupación. La cuarta conocida.

¿Qué es VOC?

Variante de preocupación (VOC, por sus iniciales en inglés) es una categoría utilizada para clasificar a aquellas variantes del virus que por las mutaciones que van adquiriendo obtienen ciertas ventajas que modifican de alguna manera su comportamiento, ya sea que mejoren su capacidad de contagio, como la variante Alfa inicialmente detectada en Reino Unido y llamada también B.1.1.7; que aprenden a evadir la inmunidad generada por previas infecciones de COVID-19 o por recibir las vacunas, como la variante Beta detectada inicialmente en Sudáfrica y llamada también B.1.351, y la variante Gamma detectada inicialmente en Brasil y llamada también P.1; o bien que cambian el cuadro clínico, su severidad o su virulencia.

También existen las VOI, variantes de interés, que son aquellas con mutaciones en zonas sensibles del virus pero que no parecen tener un cambio trascendente en su comportamiento epidémico, y solamente hay que vigilarlas para comprender su evolución. Y las Variantes de Gran Consecuencia, que evadirían por completo a las vacunas, haciéndolas inservibles y de las cuales no tenemos, y esperemos no tener, ninguna variante hasta ahora.

¿Cómo es Delta?

La variante Delta tiene ciertas mutaciones que la hacen más transmisible que el virus original: para ser exactos 97% más contagiosa, por lo que se espera que rápidamente sea la variante a dominar los casos nuevos de COVID-19 en ciertos países. Actualmente Gran Bretaña reporta que el 90% de los casos nuevos son por la variante Delta. Y EE. UU., hace 4 semanas reportaba la incidencia de Delta en el 3% de los casos, hace 3 semanas en el 6% de los casos, la semana pasada en el 10% y ahora en el 20%. Así su crecimiento. Expertos estiman que para finales de agosto será la variante predominante en territorio americano.

¿En qué países está?

El virus nos ha enseñado que si está en un lugar lo podemos encontrar en todos lados, ya que viaja en avión. Por lo que no es de sorprender que la variante Delta ha sido reportada ya en por lo menos 75 países del mundo y secuenciada en casi 65,000 de casos confirmados, pero su prevalencia en el mundo es de apenas 3%.

Sin embargo en países como Nepal, Singapur, Anguila, Baréin, India, Gran Bretaña y Vietnam se ha detectado en entre 1 y 5 de cada 10 nuevos casos. En México la tenemos desde el 21 de abril, en al menos 95 casos confirmados y secuenciados en estados como Sinaloa, Michoacán, Ciudad de México, Quintana Roo y Baja California Sur.

¿Cuáles son estas mutaciones que preocupan?

En la zona de la espícula, de la proteína S que se encarga de lograr la entrada del coronavirus a nuestras células para infectarlas, esta variante tiene varias mutaciones que conocíamos de otras variantes. Conserva la mutación D614G detectada en 2020 en Italia, donde en el aminoácido 614 se sustituye un ácido aspártico (D) por una glicina (G), haciéndola más transmisible.

Tiene la mutación L452R que contribuye a hacerla más contagiosa y en la posición 452 de la proteína cambia una leucina por una arginina. También esta la P681R que aumenta su infectividad al cambiar una prolina por una arginina, que en la variante Alfa también estaba con un cambio a histidina.

Y finalmente la mutación T478K que le ayuda a escapar el reconocimiento de los anticuerpos cuando en la ubicación del aminoácido 478 en vez de treonina tiene una lisina. Estos cambios hacen que la estructura de la proteína final, su forma tridimensional sea un poco diferente y por ende su manera de interaccionar con los receptores de nuestras células. La hacen más afín para causar la infección y mas “invisible” ante algunos anticuerpos.

¿Cuáles son sus implicaciones? ¿Debe preocuparnos?

Los estudios que ha realizado la instancia de salud de Reino Unido, Public Health England (PHE) han tenido hallazgos preliminares importantes de considerar. Por un lado, al ser una variante más contagiosa, 60% más que la Alfa y lo doble que el coronavirus inicial, hace que las personas pueden infectarse más fácilmente y sean más quienes están saliendo positivas con el virus. Es decir, este aumento en contagiosidad hace que se vean aumentos en los casos, aparición de brotes. Por lo que algunos países como Israel, han decidido retomar algunas restricciones con el fin de mitigar este posible aumento en casos por la variante Delta. 

¿Y las vacunas?

PHE encontró que para las vacunas utilizadas en Reino Unido, AstraZeneca-Oxford y Pfizer-BioNTech, las vacunas siguen siendo eficaces contra la variante Delta pero solamente cuando las personas tienen el esquema completo de vacunación; es decir, ambas dosis de la vacuna.

PHE reporta un 33% de eficacia de estas vacunas luego de la primera dosis, sin embargo al aplicar las segundas dosis la eficacia de AstraZeneca sube a 60%, que frente a Alfa era 66%; y para Pfizer la eficacia tras las dos dosis aumenta a 88% para Delta, cuando con Alfa es 93%. 

Es decir, que Delta sí baja ligeramente la eficacia tras la vacuna, especialmente si la persona solamente ha recibido una sola en los esquemas que requieren dos. Sin embargo sí protegen para casos graves de COVID-19 hospitalizaciones y muertes. Razón por la cual el Reino Unido esta acortando el intervalo entre dosis cuando durante su ola de enero por la variante Alfa había decidido espaciarlas para vacunar a más personas al menos con la primera dosis.

Ahora la estrategia cambió. Pero además, no solo es importante proteger a las personas, sino también lograr la cobertura amplia en una población, ya que un análisis de Helix para EE. UU. encontró que la variante Delta se está esparciendo con mayor agilidad en aquellos condados que tienen menos del 30% de su población completamente vacunada. Así que la variante Delta encontrará esas burbujas susceptibles para seguir esparciéndose.

¿El COVID-19 causado por Delta es más severo?

Aunque los síntomas sí parecen ser distintos, ya que con Delta no es común perder el olfato y más bien se presentan síntomas más similares a una gripa, como dolor de cabeza, de garganta y escurrimiento nasal, no parece haber una progresión más severa por esta variante. No parece ser más virulento o agresivo aunque estos son reportes preliminares.

Sin embargo, relevante con esta discusión, un estudio no revisado por pares de PHE sugiere que el riesgo de hospitalización por la variante Delta es 1.85 mayor que por la Alfa, un factor que hablaría sí de mayor severidad en los casos. De todas maneras, este mismo estudio de PHE encontró que una dosis de vacuna disminuye el riesgo de hospitalización en 75% y ambas dosis 94% respecto a no estar vacunado. Un tema importante es que si la Delta es más contagiosa, entonces más personas tendrán COVID-19 y habrá posiblemente un aumento de demanda por camas de hospital.

¿Algo más?

Sí, 2 temas a seguir de cerca.

—Por un lado, Nepal, donde la variante Delta esta ampliamente distribuida, pero donde se ha encontrado ya una Delta con una mutación más, la K417N y a la cual la prensa le ha llamado “Delta Plus” y la clasificación científica la conoce como AY.1; aún no sabemos sus implicaciones clínicas ni más detalles particulares, pero es un tema importante de monitorear para comprender si esta mutación tiene un impacto.

—Y también, asunto para seguir de cerca es el continente africano, en que solamente el 1% de la población esta vacunada pero donde especialmente en Kenia, seguido de Túnez, Uganda, Ruanda, están teniendo un aumento de casos importante, muchos de ellos asociados a esta variante.

¿Qué podemos hacer?

Debido a que esta variante Delta se propaga por el aire al igual que los demás coronavirus, quedándose suspendido varias horas como en una especie de humo transparente llamado aerosol, el uso de cubrebocas principalmente en espacios cerrados y la ventilación son medidas que siguen siendo esenciales y ahora con mayor hincapié.

Un video que circuló sobre el posible contagio de la variante Delta en Australia entre 2 personas sin cubrebocas que al aire libre solo se cruzaron nos hace reflexionar en que realmente esta medida es fundamental cuando el virus es ahora capaz de infectar con aproximadamente el doble de agilidad.

Pero además las vacunas sí siguen funcionando eficazmente para prevenir hospitalizaciones y muertes por la variante Delta de COVID-19, por lo que el brote que pudiera ocasionar será principalmente entre aquellas personas que no han recibido sus dosis de vacunas.

Así que si eres de los que aún la estás pensando, este es el momento para acudir a tu centro de vacunación y recibir tus dosis, en tiempo y forma. Claro, siempre que tu grupo etario esté ya autorizado para hacerlo. En México aún tenemos con esquema de vacunación a la mitad, con una sola dosis y además de varias distintas vacunas, a aproximadamente el 43% de quienes la han recibido. Por lo que urge terminar la labor de proteger a los más de 11 millones de mexicanos, 8% de la población total, en esta situación inconclusa y acelerar el ritmo de vacunación en los millones de compatriotas que aún están completamente susceptibles.

Veo la variante Delta como un virus que nos obligará a hacer un pequeño retorno (quizás la D es de detour) y regresar a ciertas restricciones, ya que ciertamente nuestras aperturas fueron demasiado abruptas y el virus en circulación siguió haciéndolo, pero ahora con mayores probabilidades de encontrar huéspedes a quien infectar.

Lo que sí es que de nuevo está en nosotros frenarlo, en ventilar, en usar cubrebocas, en vacunarse con ambas dosis. Sí podemos evitar casos de esta y todas las variantes conocidas, y está en nosotros, en cómo nos comportamos, el futuro de la pandemia, el devenir de las siguientes semanas y meses.

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.