Enlace Judío –  Jordania, Egipto y Turquía condenaron a Israel este domingo después de que unos 1,600 judíos visitaran el Monte del Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalén para conmemorar el ayuno de Tishá B’Av.

“Las acciones israelíes contra la mezquita son inaceptables y condenables. Representan una violación del status quo histórico y legal, el derecho internacional y las obligaciones de Israel como potencia ocupante en Jerusalén Este”, dijo en un comunicado el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Jordania, Daifullah Fayez, de acuerdo con The Times of Israel.

El portavoz dijo que se envió a Israel una carta de protesta sobre el asunto.

El domingo por la mañana temprano, la policía israelí se enfrentó a fieles palestinos en el Monte del Templo. Según informes palestinos, la policía israelí lanzó gases lacrimógenos y granadas paralizantes, mientras que esta dijo que algunos palestinos arrojaron piedras.

Los enfrentamientos se produjeron solo unas horas antes de la peregrinación de más de 1,600 judíos al Monte del Templo para conmemorar el día de ayuno de Tishá B’Av, que lamenta la destrucción de los dos templos judíos que alguna vez estuvieron allí.

Bajo el tratado de paz de 1994 con Jordania, Israel reconoció a Amán como el custodio del Monte del Templo y otros lugares sagrados musulmanes en la Ciudad Vieja. Israel capturó esos sitios de Jordania durante la guerra de los Seis Días de 1967.

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dijo: “Las fuerzas de seguridad israelíes han violado una vez más la santidad de al Haram al Sharif al permitir que grupos judíos racistas asalten la mezquita de al Aqsa, atacando a civiles palestinos que rezan en la zona y deteniendo a civiles palestinos, incluidos niños y mujeres, lo que lleva a imágenes que ofenden la dignidad humana”.

“La continuación de tales provocaciones, en un momento en que los recuerdos de la atmósfera de tensión, escalada y conflicto causado por los ataques de Israel a la mezquita de al Aqsa en el mes sagrado del Ramadán aún están frescos en nuestras mentes, es extremadamente peligrosa”, añadió la declaración.

Los enfrentamientos en el lugar durante el mes de Ramadán en mayo, junto con el tema del desalojo pendiente de varias familias palestinas del vecindario de Sheikh Jarrah, llevaron a Hamás a disparar cohetes hacia Jerusalén, lo que desató 11 días de conflicto entre el grupo terrorista palestino e Israel.

El Cairo también condenó “las renovadas violaciones de la bendita mezquita Al-Aqsa por extremistas israelíes bajo la protección de las fuerzas israelíes”, dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto.

El Monte del Templo es el lugar más sagrado del judaísmo, como el sitio de los dos templos bíblicos. También es el sitio del tercer santuario más sagrado del islam, la mezquita al Aqsa, y ha sido durante mucho tiempo un punto de conflicto entre israelíes y palestinos.

En Ramallah, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, condenó lo que consideró “la peligrosa y continua escalada israelí”.

“La presidencia palestina… considera que esto es una grave amenaza para la seguridad y la estabilidad, y una provocación a los sentimientos de los palestinos, y responsabiliza al gobierno israelí de esta escalada”, dijo la oficina de Abbas en un comunicado.

La misión de la Unión Europea a los palestinos dijo que estaba “preocupada por las tensiones en curso”.

“Las autoridades israelíes, los líderes religiosos y comunitarios de todos los lados deben actuar con urgencia para calmar esta situación explosiva”, dijo la misión en un tuit.

Hamás, el grupo terrorista palestino que gobierna Gaza, se burló de las “manadas de colonos descarriados” que ascendieron al Monte del Templo.

“Que la ocupación dé rienda suelta a estas manadas de colonos extraviados no refleja control o soberanía, sino más bien es un intento de encubrir la impotencia y la deficiencia”, dijo Mohammad Hamadah, portavoz de Hamás, en un comunicado.

El grupo terrorista palestino Yihad Islámica en Palestina calificó los enfrentamientos como “terrorismo y agresión que afecta a todos los musulmanes del mundo”.

Ansioso por reducir la fricción con el mundo musulmán, y dado que los rabinos ultraortodoxos generalmente aconsejan no subir al Monte del Templo por temor a pisar el suelo sagrado donde se encontraba el Kodesh Hakodashim, Israel desde 1967 ha permitido al Waqf jordano mantener el control sobre el sitio.

A los judíos se les ha permitido visitar bajo numerosas restricciones, pero no rezar.

Pero un informe del sábado dijo que Israel ha comenzado a permitir silenciosamente los rezos judíos en el Monte en los últimos meses, y el primer ministro Naftali Bennett afirmó que tanto judíos como musulmanes tienen “libertad de culto” en el sitio, lo que podría insinuar un cambio de política.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío