Enlace Judío.- Desde el Libro Blanco de noviembre de 1928, el toque del shofar, el cuerno de carnero, entre otras costumbres, estaba prohibido en el Muro Occidental, para disgusto del Irgun.

Fue el 1 de diciembre de 1943 cuando Menajem Begin, tras la dimisión de Yaakov Meridor, asumió oficialmente el papel de comandante del Irgun Zvaí Leumí. Dos meses después, durante la noche del 31 de enero al 1 de febrero de 1944, los operativos del Irgun pegaron en las paredes y postes de las calles de toda la Palestina del Mandato la Declaración de Revuelta del Irgun. Quienes la escudriñaron hasta el final vieron estas palabras:

Nuestra demanda: El gobierno de Eretz Israel debe ser entregado inmediatamente a un gobierno hebreo provisional… ¡Cada judío en nuestra patria luchará!… Nuestra juventud combatiente no será disuadida… No se rendirán, no descansarán… hasta que aseguren a nuestra gente una patria“.

Los ataques armados comenzaron ese mes. El sábado 12 de febrero por la noche, los combatientes del Irgun atacaron las oficinas de inmigración simultáneamente en Jerusalén, Tel Aviv y Haifa. Dos semanas después, el 26 de febrero, los combatientes partieron nuevamente, esta vez para volar las oficinas de impuestos sobre la renta, nuevamente en las tres grandes localidades. El 23 de marzo fueron atacadas las oficinas del CID (Departamento de Investigación Criminal, por sus siglas en inglés) en esas ciudades, publicó The Jerusalem Post.

El 17 de mayo, 40 combatientes se dispusieron a atacar y ocupar la estación de radiodifusión del gobierno en Ramallah para emitir un pronunciamiento al aire cinco años después del Libro Blanco de 1939. La toma de posesión fue suave y se llevó a cabo sin pérdida de vidas, pero la transmisión no se realizó debido a un problema técnico con un micrófono.

La oficina de inteligencia británica del distrito de Jerusalén en el complejo ruso fue el siguiente objetivo en la noche del 13 de julio, cuando una unidad del Irgun irrumpió en el edificio, detonó artefactos explosivos y se retiró sin sufrir bajas.

La siguiente operación fue bastante única ya que esta vez, el Irgun, por así decirlo, estaría chocando contra una pared.

CARICATURA, 1938, satirizando la prohibicion britanica de tocar el shofar por Yehoshua Adari. (credito: sitio web de Historical Jewish Press)

Desde el Libro Blanco de noviembre de 1928, el toque del shofar, el cuerno de carnero, entre otras costumbres, había sido prohibido en el Muro Occidental. Eso fue reforzado por las decisiones de una Comisión Internacional a finales de 1930. Sin embargo, a partir de Yom Kipur 1930, miembros de las ramas del Movimiento Revisionista de Ze’ev Jabotinsky, ya sea Betar, Brit HaBiryonim o Irgun, habían estado tocando regularmente el shofar en el muro. Fueron detenidos, juzgados y varios recibieron condenas de hasta seis meses de prisión.

Begin era más un líder político que un comandante militar. Como publicó más tarde en sus memorias, The Revolt, su objetivo estratégico en la campaña anti-británica era socavar el prestigio de las autoridades británicas, hasta el punto de provocarles el ridículo, como cuando los oficiales capturados fueron azotados en represalia por los azotes de los jóvenes del Irgun en 1946.

En Yom Kipur 1942, Begin, que había llegado al país a mediados de abril, visitó el Muro Occidental y fue testigo de una escena en la que policías británicos irrumpieron en el área en busca del miembro de Betar que había hecho sonar el shofar.

Durante el verano de 1944, el tema del toque del shofar fue un tema de la agenda de discusión durante una reunión del Alto Mando del Irgun. La decisión tomada destacó el enfoque de Begin para hacer frente a la resistencia que investigadores académicos, como J.J. Bell, han denominado la “Estrategia de apalancamiento” del Irgun. Combinó elementos de desgaste con la explotación de la situación de la “casa de cristal” de Gran Bretaña. Begin no se propuso simplemente tocar un solo toque de shofar, sino también llevar a cabo una campaña paralela de relaciones públicas con una sorpresa.

En este caso, el objeto era de religión y orgullo histórico nacional. Después de todo, aunque tocar el shofar es obligatorio para Rosh Hashaná, no es más que una costumbre en Yom Kipur. Sin embargo, desde 1930, los miembros de Betar, y más tarde, los irgunistas, habían elegido Yom Kipur para demostrar su oposición y desdén por la decisión de 1928 de prohibir que se escuchara el shofar en el Muro; Begin siguió su ejemplo.

Semanas antes del Gran Día Santo, el Irgun inició advertencias publicadas en forma de carteles y folletos desechables que los británicos deberían mantenerse alejados del Muro Occidental. Luego anunciaron que cualquier policía que se encontrara cerca del Muro Occidental en Yom Kipur, que cayó el 27 de septiembre, sería castigado. Se emitieron nueve proclamaciones de este tipo en total y, hacia el final, se emitían a diario. Solo el éxito de la publicidad fue una victoria para la insurgencia.

Además, Begin decidió que el tono de las advertencias también incluiría una amenaza de castigo. Como decía un anuncio:

Cualquier alguacil británico que cometa actos de violencia cerca del Muro Occidental en el Día de la Expiación y, desafiando la ley moral de las personas civilizadas, moleste a los fieles allí reunidos y profane la santidad de la oración será considerado y LISTADO por la Juventud HEBREA como DELINCUENTE PENAL“.

En otro giro de relaciones públicas, el Irgun proclamó que “los visitantes o transeúntes, ya sean musulmanes o cristianos, no serán molestados al acercarse o pasar por el Muro Occidental“. En otras palabras, aunque subliminalmente, el Irgun se estaba afirmando como un actor de autoridad. Competiría con la policía británica para proporcionar seguridad.

Además, en una hábil explotación, se envió un telegrama a Geoffrey Francis Fisher, arzobispo de Canterbury, jefe titular de la Iglesia de Inglaterra y jefe simbólico de la Comunión Anglicana mundial, para que interceda y evite un comportamiento que el Irgun comparó al de los nazis.

El resultado de la campaña publicitaria fue aumentar la impresión de que el Irgun tenía la intención de crear un enfrentamiento, por así decirlo, en el Muro Occidental, quizás incluso concentrando grandes fuerzas en el Muro Occidental e impidiendo el acceso a la policía empleando la violencia. En realidad, esta era una táctica de distracción.

Orando en el Muro Occidental en Jerusalén, en otras ciudades y pueblos, varias decenas de irgunistas, combatientes, personal médico, los responsables del almacenamiento de armas y los conductores comenzaron a reunirse. Poco antes de la medianoche, cuatro comisarías de policía fueron atacadas en todo el país. Ubicadas en lo que se conoce como fortalezas de Taggart, fueron construidas a fines de la década de 1930 para contrarrestar el terror árabe de entonces. Muchas todavía sirven a la Policía de Israel.

Las advertencias del Irgun sobre el Muro Occidental, una forma temprana de guerra psicológica, que se percibía como forzar una concesión por parte de los británicos, habían cumplido su propósito en Jerusalén. Ese día no se produjeron enfrentamientos en el Muro Occidental ni en el camino hacia él. Toda la atención de los británicos se había concentrado en el Muro Occidental.

Antes de que terminara la noche, en Haifa, Qalqiliya, Qatra cerca de Gedera y Beit Dagan, se superaron las defensas del perímetro, el fuego de supresión permitió que los expertos en explosivos se acercaran a las paredes y las explosiones e intercambios de disparos resultantes causaron daños significativos y la pérdida de vidas en el lado británico.

Dio la casualidad de que en ese Yom Kipur, el miembro del Grupo Stern, Mattityahu (Todi) Pil’i, judío observante, viajó por primera vez en su vida en el día más sagrado de Jerusalén a Tel Aviv. Había participado en el intento de asesinato del Alto Comisionado británico Harold McMichael el 8 de agosto. Habiendo localizado las dependencias de Thomas J. Wilkin, asistente del superintendente de policía, y el detective del CID que encontró a Yair en 1942 y lo entregó a Geoffrey Morton para ser asesinado, reportó la noticia a Yitzhak Shamir. Shamir autorizó a Yehoshua Cohen y David Shomron a asesinarlo de inmediato.

Dos días después, el viernes 29 de septiembre, mientras caminaba por St. Paul’s Way, cuando se acercaba a Queen Helena Street, donde giraba a la derecha y ascendía al Russian Compound, le dispararon y lo mataron. El toque de queda declarado fue ineficaz ya que los dos asesinos ya andaban sueltos, yendo a Tel Aviv, habiéndose subido a un taxi que los esperaba en un callejón al otro lado de la calle que corría detrás de la escuela Evelina de Rothschild.

La temporada de los Días Santos Mayores había terminado.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío