Enlace Judío.- Durante los últimos meses, la Puerta de Damasco se ha convertido en el escenario de un ritual violento que, más de una vez, ha provocado cambios en las rutas de los autobuses por temor a la seguridad de los pasajeros.

El domingo por la mañana, todo parecía tranquilo en la Puerta de Damasco, con un pequeño grupo de mujeres con hiyab de pie y hablando. Escaleras arriba en dirección al interior del Barrio Musulmán de la Ciudad Vieja, las tiendas estaban abiertas y algunos clientes merodeaban por ahí. Pero a los pocos minutos, el ambiente cambió drásticamente, cuando llegó un grupo de cuatro adolescentes y comenzaron a tomar fotos de los policías arriba con sus teléfonos inteligentes.

Los cuatro parecían animarse mutuamente a acercarse cada vez más a la posición de la policía ubicada sobre las escaleras de la puerta. Amin, el dueño de una tienda al otro lado de la calle Sultan Suleiman a la que da acceso la puerta, que me acompañó hasta allí, me dijo que mirara con atención al grupo de jóvenes. “Míralos, pronto comenzarán a tirar piedras o acercarse a los policías, a provocarlos y tratar de hacerlos salir del puesto, y el motín comenzará de nuevo”.

Afortunadamente, esa mañana no pasó nada, ya que los cuatro finalmente se fueron y regresaron al interior de la Ciudad Vieja. Pero para Amin y los de las tiendas vecinas, fue solo un breve descanso de lo que se ha convertido en su desagradable vida diaria.

Durante los últimos meses, la Puerta de Damasco se ha convertido en el escenario de un ritual violento que, más de una vez, ha provocado cambios en las rutas de los autobuses por temor a la seguridad de los pasajeros. Los jóvenes palestinos llegan en grupos, creando instantáneamente un enfrentamiento con la policía estacionada allí. Las ONG y los periodistas presentan sus quejas de que, en demasiados casos, los policías responden con una brutalidad excesiva, lo que lleva a rondas adicionales de violencia por parte de estos jóvenes. No hay ninguna organización detrás de estos estallidos de violencia, ya que ninguna organización palestina se ha hecho responsable de ellos; los comerciantes de la Ciudad Vieja piensan que es malo para los negocios, pero hasta ahora no hay señales de que se haya restablecido la calma, informa The Jerusalem Post.

Al principio, hace unos cuatro meses, los disturbios en Jerusalén se consideraron parte de los disturbios que estaban ocurriendo en todo Israel como resultado de las elecciones de la Autoridad Palestina, la intervención de Hamas y la compleja situación política. La mayoría de los disturbios tuvieron lugar en el área de la Puerta de Damasco, así como en el Monte del Templo. Pero hoy parece que las cosas se han descontrolado y los disturbios, protagonizados y liderados exclusivamente por muchachos muy jóvenes, algunos de ellos de apenas 13 o 14 años, no parecen desvanecerse. Las razones detrás de estos disturbios no están claras y no parecen servir a los intereses de ninguna de las partes involucradas, pero nada les pone fin.

En Jerusalén, el primer incidente tuvo lugar en el tren ligero el 15 de abril: el caso “TikTok” de un asalto contra un joven haredí pronto fue seguido por más de estas acciones violentas, llevadas a cabo por adolescentes árabes armados con sus teléfonos inteligentes y conectados a muchas plataformas de redes sociales. El 6 de mayo, tras la falta de acuerdo sobre la propiedad de los apartamentos en el barrio de Sheikh Jarrah en el este de Jerusalén, y pedir la Corte Suprema a ambas partes que comparecieran nuevamente, la atmósfera se volvió más tensa. Y luego vinieron las celebraciones de la Noche de al-Qadr (la noche 27 del mes de Ramadán, que reúne a cientos de miles de musulmanes en la mezquita de al-Aqsa) seguida inmediatamente por el Día de Jerusalén y su controvertido desfile de banderas dentro del Barrio Musulmán.

Tras los disturbios, la audiencia judicial por el asunto de Sheikh Jarrah se pospuso 30 días, una decisión que condujo a otra ronda de disturbios, ya que el 10 de mayo, los manifestantes palestinos encendieron fuegos artificiales y prendieron fuego a un árbol en el Monte del Templo, creando un incendio en paralelo con el desfile de banderas en el Día de Jerusalén. Veintidós jóvenes palestinos fueron arrestados con mucha fuerza, mientras un autobús fue apedreado con piedras y ladrillos; Hace dos semanas, Egged decidió detener el paso de la línea hacia el Muro Occidental en la calle Sultan Suleiman, cerca de la puerta. La compañía dijo que “en las últimas semanas, los autobuses Egged se han visto [afectados por] violentos ataques con lanzamiento de piedras en la zona. Debido al peligro, se decidió dejar a los pasajeros frente a la estación del Muro Occidental. Esperamos que la policía ayude a mantener seguros a los pasajeros”. Esto no detuvo la violencia, y en los días siguientes, hasta la semana pasada, los autobuses fueron apedreados casi con regularidad cada noche, mientras se producían violentos enfrentamientos en la Puerta de Damasco entre estos jóvenes y los policías.

Pero lo que hay detrás de estos eventos aún no está muy claro. Si bien nadie admite estar detrás o liderar la violencia, la frustración y la ira de los comerciantes de la zona aumentan a diario. “Tuvimos el coronavirus, tuvimos los eventos militares y todavía no tenemos turistas”, lamentó Amin. “Apenas sobrevivimos a la situación, y estos mocosos están destruyendo la última esperanza que tenemos de volver a la vida normal”.

Para Odeh, otro dueño de una tienda en la Puerta de Damasco, esto es simplemente una cuestión de falta de autoridad educativa y de los padres. “Se fotografían provocando a los policías, difunden los videos en las redes sociales y se hacen a la idea de que son héroes. No le temen a la poderosa policía israelí. De eso se trata, para ellos es un juego, pero el daño para nosotros es enorme”.

Cuando se le preguntó si estos disturbios podrían convertirse en actividades violentas más organizadas, Amin dijo que las posibilidades son nulas: “¿Quién organizará otra intifada en estos días? Todos recordamos el terrible precio que pagamos la última vez. Además, todos sabemos que nosotros, los palestinos de Jerusalén, no importamos para todas las organizaciones palestinas, la AP de Abu Mazen [Mahmoud Abbas] no se preocupa por nosotros. Hamas no se preocupa por nosotros. Israel no se preocupa por nosotros, así que tenemos que cuidarnos solos.

La policia israeli rociando agua de zorrillo frente a la Puerta de Damasco en Jerusalen, el 17 de junio de 2021 (credito: JAMAL AWAD / FLASH90).

“Necesitamos calma, para poder ganarnos la vida. Ya es bastante difícil después de la pandemia y la falta de turistas, ¿también necesitamos una intifada además de esto, para que los partidos de derecha israelíes la usen como excusa para violar los pocos derechos que tenemos?”

Cuando se le pregunta por qué los padres y los educadores no ejercen influencia sobre los jóvenes, Amin suspira y señala: “La policía israelí no es menos violenta con ellos, pero, francamente, ninguno de estos niños se atrevería a provocar a un policía de la Autoridad Palestina, eso sería demasiado peligroso. Así que aquí los arrestan, los golpean con fuerza, y cuanto más los golpean, más “heroicos” se vuelven a los ojos de sus amigos, pero eso es todo lo que les puede pasar.

“No tienen idea de las consecuencias para nosotros, los adultos”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈