Enlace Judío.- Diez días después del inicio de campaña en Israel para vacunar a los niños pequeños, no ha habido informes de efectos secundarios graves, informó el viernes el sitio de noticias Ynet.

Los proveedores de salud dicen que algunos niños tienen dolor en el brazo, pero no lo suficientemente significativo como para que los padres lo reporten, así como casos aislados de fiebre moderada: “Esto demuestra que es una vacuna segura”.

El sitio de noticias se puso en contacto con el Ministerio de Salud y con todas las organizaciones de mantenimiento de la salud que administraban las inyecciones, y todos dijeron que no había informes de problemas importantes en los niños que recibieron la vacuna Pfizer-BioNTech de tamaño infantil.

Unos 60.000 niños pequeños han sido vacunados en Israel, mientras que la Casa Blanca dijo el jueves que más de cuatro millones de niños pequeños en Estados Unidos ya han recibido la vacuna.

El Dr. Roni Farber, jefe de salud pública de Meuhedet HMO, dijo a Ynet que la mayoría de los niños que recibieron la vacuna en Israel no reportaron ningún efecto secundario, pero espera que haya más datos en los próximos días.

“La mayoría de los niños vacunados con la primera dosis no tuvieron ningún efecto secundario”, dijo Farber, y señaló que el dolor leve en el brazo, como se ve a menudo después de cualquier vacuna, generalmente no se reporta a las autoridades.

“También ha habido algunos casos aislados de fiebre moderada. Estos son los únicos informes que hemos recibido la semana pasada, pero son casos aislados. Estos son efectos secundarios normales de la vacuna, similares a otras vacunas”, dijo Farber, según publica The Times of Israel.

Un niño israeli recibe una vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 del personal medico de los servicios de salud de Clalit en Tel Aviv, Israel, el 23 de noviembre de 2021 (AP Photo / Oded Balilty)

Ruth Baruch, directora de la campaña de inmunización de Clalit Health Services, la HMO más grande de Israel, dijo a Ynet que la organización tampoco vio ningún problema en los niños después de recibir la vacuna.

“No hemos recibido ningún informe de efectos secundarios en absoluto”, dijo. “De mi conocimiento sobre el tema de las vacunas, asumo que ha habido efectos secundarios insignificantes que los padres no reportan en absoluto, pero si hay efectos secundarios inusuales, no se ha recibido ningún informe. Esto demuestra que es una vacuna segura”.

Una investigación israelí publicada en agosto, y basada en datos de vacunación de adultos, encontró que el riesgo elevado de miocarditis, temido por algunos como un efecto secundario posterior a la inoculación, era de hecho mucho mayor en los que contrajeron el coronavirus que en los que tenían la vacuna.

Las cifras publicadas el lunes mostraron que una semana después de que Israel comenzara a administrar vacunas contra el coronavirus a niños de 5 a 11 años, los proveedores de salud las han estado inoculando a un ritmo más rápido que cuando se implementaron las vacunas para niños de entre 12 y 15 años.

La vacunación no es obligatoria para los niños, solo se aconseja.

Sin embargo, cuando despegó la campaña para vacunar a los niños, los principales funcionarios asociados con ella han sido objeto de amenazas, en particular la Dra. Sharon Alroy-Preis, jefa de los servicios de salud pública del Ministerio de Salud, a quien la policía le ha proporcionado un servicio de seguridad a tiempo completo.

Una niña recibe su primera dosis de la vacuna COVID-19 en Katsrin el 24 de noviembre de 2021 (Michael Giladi / Flash90)

Otra líder de la campaña del Ministerio de Salud para vacunar a los niños pequeños dijo el lunes que ha estado recibiendo amenazas de muerte y vitriolo, algunas de las cuales se han enviado a su teléfono personal a través de la aplicación de mensajería WhatsApp.

La Dra. Lior Hecht, pediatra de Maccabi, dijo al Canal 12 que se unió a la campaña para combatir las “noticias falsas” y brindar a los padres “información verificada y creíble” sobre la vacuna.

“Ha habido amenazas explícitas de asesinato”, dijo, y agregó que la policía estaba investigando el asunto.

Hecht dijo que la han llamado “asesina de niños” y la han comparado con los nazis, y que sus hijos también han sido amenazados indirectamente.

“Tus hijos también sufrirán y tendrás sangre en tus manos y en las de tus hijos. Que sus hijos se vacunen y mueran”, citó uno de esos mensajes.

La campaña de vacunación infantil ha comenzado en Israel en medio de preocupaciones sobre la variante del coronavirus Ómicron. Israel ha confirmado hasta ahora tres casos y está examinando algunas docenas de infecciones sospechosas de ser causadas por la cepa mutada del coronavirus, que la Organización Mundial de la Salud ha clasificado como “variante preocupante” tras su detección inicial en Sudáfrica el mes pasado.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío