Enlace Judío – En la ciudad de Jerusalén, una carriola con un bebé fue abandonada dentro de un autobús de transporte público de la compañía Egged.

Según el portal JDN, al final de un trayecto en el autobús de la línea 22, luego de llegar a la última parada en la zona de Talpiot, el conductor del autobús, Jaim Manor, realizó una inspección de rutina del vehículo.

Fue cuando se encontró una carriola en la que estaba un bebé durmiendo.

“En mi vida me había pasado algo así y he trabajado por décadas como conductor de autobús. Había un número de teléfono en la carriola, aparentemente de los padres, y llamé”, dijo Manor.

No obstante, el conductor no pudo hacer contacto con alguien vía ese número telefónico y se comunicó con la policía. Determinado a regresar al pequeño con sus padres, lo llevó a una estación de policía.

A la par de esta situación, la policía recibió una llamada de una madre preocupada por haber olvidado a su hijo dentro de un autobús en el que viajaba.

Según su relato, mientras ayudaba a sus otros hijos a bajar del autobús, el conductor arrancó sin darse cuenta y ya no pudo bajar la carriola del bebé.

Finalmente, el bebé fue devuelto sano y salvo a su madre por la policía.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío