sábado 22 de junio de 2024

Estudio israelí: el coronavirus puede mutar dentro de un cuerpo infectado

Enlace Judío.- Tras el golpe inesperado de Ómicron, muchos temen que haya una nueva variante. Investigadores del Technion de Haifa se han adentrado en el mundo de las variantes para comprender la variabilidad del coronavirus, publicó The Jerusalem Post.

La pandemia conocida como COVID-19 estalló a fines de 2019 y se extendió rápidamente por todo el mundo. Aunque el coronavirus, SARS-CoV-2, está equipado con un sistema de corrección de errores eficiente, no es inmune a las mutaciones. De hecho, como todos sabemos hoy, el virus se ha “dividido” en diferentes variantes, de las que todos sentimos el efecto a diario y otras que han desaparecido rápidamente.

Bastantes investigadores en todo el mundo han dedicado los últimos dos años a comprender la dinámica de la formación de variantes a nivel poblacional y las variantes más “activas” en términos de infección poblacional. Ahora, un estudio realizado en el Technion y publicado en la revista PLOS Pathogens arroja luz sobre un ángulo de nicho que apenas ha sido investigado: el desarrollo de nuevas variantes a nivel individual: es decir, en el cuerpo de una persona enferma. El estudio fue dirigido por el Dr. Yotam Bar-On y la estudiante de doctorado Dina Khatib de la Facultad de Medicina de Rapaport.

El desarrollo de nuevas variantes es el resultado de mutaciones aleatorias y selección natural. La mayoría de las mutaciones no alteran significativamente la capacidad del virus para sobrevivir e infectar, pero algunas le otorgan una ventaja significativa y, por lo tanto, se conservan y se propagan en la población. En el contexto de la pandemia actual se trata de mutaciones en la proteína espiga, la punta de flecha del virus, que le permite penetrar en las células de nuestro cuerpo.

Muchos grupos de investigación están actualmente involucrados en el mecanismo de desarrollo de nuevas variantes de coronavirus a través del análisis de variantes y su evolución, principalmente la evolución de la proteína espiga. Estos estudios han hecho posible desarrollar con una velocidad sin precedentes vacunas de ARNm dedicadas y efectivas que han detenido en gran medida la pandemia.

En el nuevo estudio, los investigadores examinaron, como se mencionó, cómo se desarrollan las variantes en el cuerpo de una persona que se infectó con COVID-19. Este estudio abarca un período de un año y medio y se basa en una plataforma experimental que el Dr. Bar-On comenzó a desarrollar durante su posdoctorado. Esta plataforma, que se desarrolló inicialmente como parte de la investigación del VIH, se ha adaptado en los últimos dos años al coronavirus y proporciona un nivel base del virus único. Esto facilita el mapeo del genoma del virus individual y la comparación de diferentes variantes que se desarrollan en el sistema respiratorio. También detecta virus que están en las células de los tejidos a una dosis muy baja que no permite la detección en el paciente.

Los investigadores descubrieron varias mutaciones que no están incluidas en las bases de datos existentes e incluso una nueva variante que no se conocía previamente. También examinaron la eficacia de las vacunas existentes contra estas variantes y encontraron que esta eficacia varía según los diferentes tipos de mutación en la proteína de punta.

También hay buenas noticias
No obstante, los investigadores presentaron buenas noticias. Las mutaciones que se desarrollan en el cuerpo del paciente producen, por regla general, variantes con una capacidad de adhesión relativamente baja. En otras palabras, es posible que estas variantes no puedan transmitirse de persona a persona por infección. Esta cifra, enfatizan los investigadores, requiere más investigación que la valide con mayor fuerza, sin embargo, estos son los hallazgos con respecto a las 10 variantes que examinaron en el estudio.

Los investigadores identificaron una mutación específica en s2, uno de los sitios en la proteína espiga, que afecta la efectividad de los anticuerpos que combaten el virus. El Dr. Bar-On afirmó que “esta identificación es una contribución importante para comprender la adaptación del virus al cuerpo del huésped. Creemos que nuestros hallazgos pueden conducir a la identificación de las debilidades del virus -mecanismos que debilitan su capacidad de infectar- y el desarrollo de nuevos medios para inhibir la infección. Los hallazgos del estudio también muestran que el análisis de la evolución del virus a nivel individual contribuye a una mejor comprensión de su desarrollo y las posibles formas de tratarlo a través de vacunas y medicamentos”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad