Enlace Judío.- El Patronato de la Fundación Hispano-Judía erigió un monumento en el puerto de Cartagena en España el viernes, conmemorando los 530 años desde el Decreto de la Alhambra que vio la expulsión de los judíos en España en 1492, recogió The Jerusalem Post.

Los judíos españoles que se fueron debido al decreto pasaron a formar algunas de las comunidades judías sefardíes más grandes de la diáspora.

Sin embargo, a los judíos se les permitió permanecer en España cuando se hizo cumplir el decreto con la condición de que se convirtieran al cristianismo como conversos. El edicto fue dictado por los Reyes Católicos: la Reina Isabel de Castilla y el Rey Fernando de Aragón, y expulsaron a todos los judíos practicantes de sus respectivos reinos.

El edicto establecía que “todos los judíos y las judías, cualquiera que sea su edad, que vivan, residan y existan en nuestros dichos reinos y señoríos”, deben irse. Los que no se iban o no se convertían al cristianismo eran condenados a muerte. Sin embargo, el rey y la reina consideraron la posibilidad de que los conversos siguieran practicando el judaísmo en secreto. Aproximadamente 300.000 judíos huyeron de España o finalmente se convirtieron al cristianismo.

 

Fernando López Miras, presidente de Gobierno de la Región de Murcia, y David Hatchwell, ex presidente de la Comunidad Judía de Madrid (der)

La ubicación del monumento, recientemente levantado por la Fundación Hispano-Judía, titulado El Abrazo, fue en el mismo lugar desde donde los judíos partieron de España por mar como consecuencia del decreto. El monumento es visto como “un gesto de la nueva relación entre el mundo hispano y el judío”, dijo la fundación.

La judería española que se fue debido al decreto pasó a formar algunas de las comunidades judías sefardíes más grandes de la diáspora.

El presidente Reuven Rivlin llega a España para visitar al Rey de España, el 5 de noviembre de 2017. (Credito: HAIM ZACH/GPO)

“El decreto fue el último golpe de antisemitismo que puso fin a una de las comunidades judías de la diáspora más magníficas de la historia”, dijo David Hatchwell, presidente de la fundación. “Lo que ocurrió en la Península Ibérica durante los siguientes 500 años fue la erradicación cruel y completa de todo lo relacionado con el judaísmo. Sin embargo, España está experimentando actualmente un renacimiento de su comunidad judía”.

El Decreto de la Alhambra estuvo en vigor hasta 1869 cuando la Constitución española permitió la libertad de religión, y el país no anuló el decreto hasta 1968, casi cinco siglos después de su entrada en vigor. España estableció relaciones diplomáticas con Israel en 1986. Casi tres décadas después, se aprobó en España una ley que permitía a quienes acreditaran ser descendientes de judíos sefardíes obtener la ciudadanía española.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico