(JTA) — Entre los muchos judíos que figuran en la última lista rusa de estadounidenses a los que se les prohibió la entrada se encuentran tres rabinos de Chabad, en posible represalia por el esfuerzo de décadas de Chabad por recuperar textos y artefactos que los soviéticos tomaron del movimiento.

RON KAMPEAS

La lista de 963 estadounidenses publicada el sábado, de la que informa por primera vez Axios, incluye a tres líderes del organismo paraguas de Chabad, Agudas Chassidei Chabad. Ellos son:

  • El rabino Avraham Shemtov, presidente del ejecutivo del organismo paraguas, fundador de la oficina del movimiento en Washington;
  • El rabino Yehuda Krinsky, secretario del grupo paraguas, que encabeza los brazos educativos y sociales de Chabad-Lubavitch; y
  • El rabino Shlomo Cunin, un líder del movimiento de la Costa Oeste que se destaca en la rama del movimiento que busca el regreso de los textos.


Chabad Online
, un sitio de noticias que cubre el movimiento, dijo que los hombres probablemente fueron incluidos en la lista debido a la continua defensa de Chabad para que Rusia publique los textos.

Ilustrativo: El Centro Chabad en San Petersburgo, Rusia, 13 de octubre de 2014. (Isaac Harari/Flash90)

Un abogado de Chabad le dijo a la Agencia Telegráfica Judía la semana pasada que la guerra de Rusia contra Ucrania ha fortalecido los esfuerzos para recuperar la colección de textos sagrados, conocida como la biblioteca y archivo Schneerson. Se considera que el esfuerzo de Estados Unidos por incautar activos rusos fortalece la propia oferta de Chabad de hacerse de fondos rusos para pagar más de 165 millones de dólares en multas ordenadas por tribunales que el país debe por no devolver los textos.

Rusia publicó la lista explícitamente como represalia contra las sanciones estadounidenses ampliadas contra Rusia por su guerra espontánea contra Ucrania. No siempre está claro qué califica a un estadounidense para entrar en la lista; en algunos casos ofrecen explicaciones superficiales (los tres rabinos tienen sus títulos de Jabad en la lista) y en otros simplemente dicen “ciudadano estadounidense”. Algunas personas a las que se les prohibió la entrada a los Estados Unidos, como el exsenador John McCain, están muertas, e incluso figuran como tales.

La lista también incluye a Nathan y Alyza Lewin, un equipo de abogados de la Corte Suprema de padre e hija que han representado a grupos judíos en varios asuntos de libertad religiosa. Nathan Lewin también representó a Chabad en el caso de Rusia, mientras que Alyza Lewin es presidenta del Centro Louis D. Brandeis para los Derechos Humanos bajo la Ley.

En la lista también están Tim Naftali, un destacado historiador presidencial que ha analizado las tensiones entre Rusia y Estados Unidos; miembros judíos del Congreso, incluidos los demócratas Steve Cohen de Tennessee, Jerry Nadler de Nueva York, Alan Lowenthal de California, Andy Levin de Michigan, Debbie Wasserman Schultz de Florida y los republicanos Lee Zeldin de Nueva York y David Kustoff de Tennessee; y Ellen Weintraub, comisionada electoral federal.

Los abogados Nathan Lewin y su hija/socia legal Alyza D. Lewin. (Credito de la foto: Rikki Lewin)

El actor judío Rob Reiner figura en la lista, no por dirigir “Spinal Tap” y otros clásicos de la comedia, sino por fundar “Investigate Russia”, un sitio web ahora inactivo que rastreó la investigación sobre los intentos de Rusia de influir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. Entre los periodistas enumerados se encuentra Susan Glasser, la experta en asuntos exteriores que recientemente fue coautora con su esposo Peter Baker de “Kremlin Rising: Putin’s Russia and the Counter-Revolution”.

Luego están los misterios, personas con nombres judíos obvios que figuran solo como ciudadanos estadounidenses, entre ellos Moshe Cohen y Avrohom Yitzhak Weisfish.

Muchos de los que figuran en la lista se han burlado de sus entradas, señalando que no tienen intención de ingresar a Rusia y que no tienen activos que Rusia pueda sancionar. Chabad Online encabezó su artículo sobre la lista con la palabra rusa para “Adiós”: “¡Dasvidaniya!”

Chabad representa un hilo prominente de la vida judía en Rusia. La guerra ha puesto a sus líderes locales en una posición difícil, ya que buscan continuar sirviendo a los cientos de miles de judíos que viven allí y al mismo tiempo seguir siendo parte de un movimiento internacional con vínculos emocionales con Ucrania. Jabad de Rusia está asociado con un museo judío donde actualmente se encuentra parte de la biblioteca Schneerson.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción