Enlace Judío – Una banda estadounidense canceló sus próximos conciertos en Tel Aviv luego de enfrentar una ola de presión del movimiento Boicot, Sanciones y Desinversión (BDS), informó The Times of Israel.

Big Thief, un grupo de rock de 4 miembros que ha sido nominado a tres premios Grammy, estaba originalmente programado para actuar en el foro Barby en Tel Aviv el 6 y 7 de julio.

Pero la banda, uno de cuyos miembros nació en Israel, y el local anunciaron que los shows fueron cancelados.

“Desde que anunciamos estos shows en Israel, hemos estado en constante diálogo con amigos, familiares, partidarios y aliados de BDS, palestinos y ciudadanos israelíes que están comprometidos con la lucha por la justicia para los palestinos”, escribió la banda en un mensaje publicado en las redes sociales. “Ha sido lo único en nuestras mentes y en nuestros corazones”.

El bajista del grupo, Max Oleartchik, hijo del famoso músico israelí Alon Oleartchik, nació en Israel y el grupo tocó en Tel Aviv en 2017. Estaba previsto que regresaran en 2020, pero se vieron obligados a cancelar debido a la pandemia de COVID.

“Nuestra intención de querer tocar en Tel Aviv, donde Max nació, creció y vive actualmente, surgió de la simple creencia de que la música puede curar”, escribió el grupo en un mensaje.

“Ahora reconocemos que los shows que habíamos reservado no honran ese sentimiento. Lo sentimos por aquellos a quienes lastimamos con la imprudencia y la ingenuidad de nuestra declaración original sobre tocar en Israel y esperamos que aquellos que planeaban asistir a los espectáculos entiendan nuestra decisión de cancelarlos”.

El padre de Max, Alon, miembro fundador del legendario grupo de rock israelí Kaveret, dijo el jueves que Big Thief enfrentó una ola de presión y amenazas de cancelar sus shows en Tel Aviv.

“Recibieron miles de amenazas… la reacción que recibieron por [anunciar] una actuación en Israel fue horrible y terrible”, dijo Alon Oleartchik a Kan. “Fueron aplastados por eso”. Dijo que su hijo, Max, “también estaba aplastado por esto, realmente quería que sucediera”.

En su propia declaración, Barby criticó duramente al grupo por su decisión y señaló que la banda fue la que inició la reserva de shows en Tel Aviv.

“No los llamamos ni les preguntamos y no hubo ningún productor que se acercara a ellos para reservar este show”, escribió el foro. “La solicitud para actuar en Israel provino de ellos después de una cancelación inducida por COVID en 2020”.

El foro afirmó que “boicots de intimidación en Instagram” y “manifestantes pagados de Europa” hicieron que la banda cancelara. En una publicación mordaz, Barby acusó al grupo de hipocresía y los llamó “un grupo de músicos lamentables sin columna vertebral que tienen miedo de su propia sombra”.

“Se convertirán en otra banda que viene y va del mundo como todos los demás”, escribieron los dueños de Barby en una publicación sin firmar. “Les deseamos toda la desgracia del mundo, tal como le hicieron a su base de fans en Israel”.

El Barby comenzó a vender boletos para los dos shows, uno de los cuales ya se había agotado, el 24 de mayo, pero la banda anunció públicamente su intención de presentarse en Israel hace solo una semana. En una publicación en las redes sociales el viernes pasado anunciando los conciertos, la banda ya ofreció una defensa de los shows.

“Durante los últimos 7 años, hemos viajado constantemente alrededor de 3 de los países de origen de nuestros miembros, Estados Unidos”, escribió el grupo. “Es importante para nosotros ir donde tenemos familia para compartir espacio y tocar para ellos es fundamental. Es en ese espíritu que tomamos nuestra decisión de tocar en Israel”.

Ese anuncio fue recibido en gran medida con una reacción negativa en línea, con una ola de comentarios en Instagram y Facebook pidiéndoles que cancelaran y expresando su enojo.

La banda escribió en ese momento que no afirmada “saber dónde se encuentra la autoridad moral y queremos permanecer abiertos a las perspectivas de otras personas y amar más allá del desacuerdo”.

También prometió donar las ganancias de los espectáculos “a las ONG que brindan ayuda médica y humanitaria a los niños palestinos, incluidos los esfuerzos conjuntos entre palestinos e israelíes que trabajan juntos por un futuro mejor”.

El jueves, sin embargo, el grupo trató de retractarse de su declaración.

“Cuando hablamos de amar ‘más allá del desacuerdo’ y no saber ‘dónde se encuentra el terreno moral superior’, eso fue en referencia específica a tocar en Israel durante un momento en que el BDS está llamando a un boicot cultural”, escribieron. “Esto no fue en referencia a la ocupación israelí y el desplazamiento de los palestinos”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío