Enlace Judío – Los datos del Ministerio de Salud de Israel publicados este martes mostraron que más de 10,000 nuevos casos de coronavirus fueron diagnosticados el lunes, el segundo día consecutivo en que el número ha cruzado ese umbral desde principios de abril, informó The Times of Israel.

Hubo 10 775 personas diagnosticadas con el virus el lunes, con otras 5 561 desde la medianoche del martes, lo que llevó el número de casos activos a 50 678.

El número de pacientes en estado grave también siguió aumentando, llegando a 184, con 44 de ellos clasificados como críticos.

Si bien Israel ha visto un aumento en el número de infecciones durante algunas semanas, un aumento en los pacientes gravemente enfermos presenta una preocupación real a medida que el país se enfrenta a la propagación de la nueva variante BA.5.

Los funcionarios del Ministerio de Salud han dicho a los directores de hospitales que deben comenzar los preparativos para la reapertura de las salas dedicadas a COVID-19.

El número de reproducción del virus (R) cayó ligeramente a 1.3, habiendo llegado a 1.52 a principios de mes.

La cifra R se basa en las tasas de 10 días antes y mide cuántas personas infecta en promedio cada portador de coronavirus, y cualquier número superior a 1 significa que la propagación de COVID-19 está aumentando.

Comenzó a subir por encima de 1 a mediados de mayo, habiendo permanecido previamente por debajo de ese umbral durante casi dos meses.

El número de muertos desde el comienzo de la pandemia se situó en 10 911 hasta el martes por la mañana, incluidas 15 muertes durante la semana pasada.

El comisionado de Israel para coronavirus, Salman Zarka, dijo el lunes que la verdadera cantidad de personas infectadas probablemente era mucho más alta de lo que sugerían los datos.

“Es la punta del iceberg porque no hay obligación de hacerse la prueba y no todos se van a hacer la prueba”, dijo Zarka a Kan.

Zaraka, quien encabeza el esfuerzo nacional en la pandemia, dijo que actualmente no había razón para imponer un nuevo confinamiento.

Pero advirtió: “El público debe vacunarse y tener cuidado”.

Debido al aumento de casos, los funcionarios de salud israelíes están listos para discutir un posible regreso a la obligatoriedad del cubrebocas en áreas cerradas, así como la posibilidad de autorizar las vacunas COVID-19 para niños menores de 5 años.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío