(JTA) – La comunidad judía de Noruega apelará a la Corte Suprema del país a menos que los judíos observantes vean sus días festivos reconocidos en el sistema de calendario nacional.

CNAAN LIPHSHIZ

Bajo el sistema actual en Oslo, los judíos pueden verse obligados a trabajar en algunos de sus días festivos.

La actual ley de fiestas patrias, actualizada el año pasado, garantiza a todos los empleados 12 días libres, muchos de ellos relacionados con las fiestas cristianas. Además de esos, los no cristianos tienen derecho a una licencia paga en dos días adicionales de su elección.

Bajo este sistema, judíos, musulmanes y miembros de otras religiones reconocidas que trabajan en el sector público, desde empleados gubernamentales hasta maestros de escuela, se ven obligados a trabajar en algunos de sus días festivos. El problema es menos agudo en el sector privado, ya que las empresas privadas tienden a adaptarse a las necesidades religiosas de sus empleados.

Los judíos [observantes] no deben trabajar en Shabat, que cae en sábado, y alrededor de una docena de fechas adicionales a lo largo del año, algunas de las cuales suelen caer en fines de semana.

La propuesta del Partido Liberal

El mes pasado, el movimiento juvenil del Partido Liberal de Noruega publicó un documento de posición pidiendo una revisión de la ley actual. La propuesta daría a los empleados 12 días libres en una fecha de su elección en lugar de hacer algunos días feriados en el calendario cristiano.

Esta propuesta resolvería el problema planteado a algunos judíos por la situación festiva, escribió Ervin Kohn, ex líder de la Comunidad Judía en Oslo y miembro de su junta, en un artículo de opinión publicado a principios de este mes en el sitio web utrop-no. No obstante, Kohn tiene reservas sobre la propuesta porque “es importante que nosotros, como sociedad, tengamos días festivos comunes”, escribió.

En cambio, continuó Kohn, los judíos y otros no cristianos deberían tener seis o siete días festivos adicionales para evitar una situación que “autorice a los empleadores a obligar a los empleados judíos a romper las reglas de los días festivos judíos”.

Este es un problema cuando se examina contra “los derechos humanos internacionales, los derechos humanos europeos y el artículo 16 de la Constitución noruega, que garantiza a todas las personas en Noruega la práctica religiosa libre”, agregó.

“La ley significa que se espera que los judíos noruegos practicantes elijan si violan su religión en Yom Kipur, Rosh Hashaná o Pésaj”, dijo Kohn, cuya esposa es maestra de escuela pública desde hace mucho tiempo, a la Agencia Telegráfica Judía.

A menos que se modifique la ley, la comunidad judía de Oslo presentará una petición a la Corte Suprema de Noruega, posiblemente con socios adicionales de diferentes grupos religiosos, con el argumento de que la ley sobre las fiestas nacionales contradice las libertades religiosas garantizadas en la constitución, dijo Kohn a JTA.

El debate actual es una de varias disputas entre líderes y autoridades comunales judíos en las sociedades predominantemente seculares de Escandinavia y el norte de Europa, donde costumbres como la circuncisión y la matanza kosher han sido atacadas como bárbaras.

En los Estados Unidos, el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964 obliga a las organizaciones con 15 o más empleados a realizar adaptaciones razonables para los trabajadores que deseen observar una festividad religiosa. Las leyes estatales también pueden aplicarse a los empleadores no cubiertos por el Título VII. Pero los empleadores pueden estar exentos si pueden demostrar que complacer los deseos de los trabajadores en este contexto les causa un daño grave.

Fiestas judías en Europa
En varios países europeos, las festividades judías se reconocen como tales solo para los empleados judíos.

Noruega tiene alrededor de 1.400 judíos, y la mayoría no son estrictamente observantes. En general, Noruega es una de las naciones más seculares de Europa. En un estudio del Centro de Investigación Pew de 2018, solo el 51% de los encuestados se identificaron como cristianos, la segunda tasa más baja entre los 15 países europeos muestreados (el menos cristiano fue Holanda, con solo el 43%). Solo alrededor del 2% de la población asiste a la iglesia con regularidad, según algunas estimaciones.

La circuncisión, que se requiere tanto en el judaísmo como en el Islam, también ha sido un problema para los judíos en Noruega. Múltiples funcionarios noruegos, incluido el defensor de los derechos de los niños, han calificado el acto de abuso infantil y exigen que se detenga.

Pero una ley de 2015 que permite que el personal no médico circuncide a los niños consagró el derecho de los judíos a realizar ceremonias de circuncisión brit milá, en medio de llamados a prohibirlas, señaló Kohn. “Esto hace de Noruega una luz entre las naciones de Europa. Por otro lado, todavía tenemos la prohibición de shejitá”, dijo Kohn, usando la palabra hebrea para matanza kosher.

La producción de carne kosher y halal, que requiere sacrificar a los animales mientras están conscientes, sin aturdirlos primero, también es ilegal en Noruega. Las leyes han exigido el aturdimiento en Noruega desde la década de 1930 y se creía que tenían como objetivo hacer que Noruega fuera inhóspita para los judíos.

Noruega es un buen país para las minorías”, dijo Kohn, y agregó que los judíos noruegos “florecen”.

Pero, agregó, “hay algunos puntos ciegos”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción