Enlace Judío. Eso publicó el 5 de agosto nuetsro colaborador Irving Gatell en su cuenta de Twitter @IrvingGatell. Les presentamos el hilo.

Ahora va un hilo para explicar qué está pasando en Israel y Gaza.

1- Aunque no me lo creas, es probable que no estemos ante el inicio de una escalada de violencia como las que hemos visto en otras ocasiones.

Y es que las cosas han cambiado mucho en Medio Oriente.

2. En corto, el asunto está así: Israel detectó que la Jihad Islámica -grupo terrorista financiado por Irán- estaba planeando ataques contra civiles israelíes, y empezó a realizar operativos para desmantelar las redes terroristas que los llevarían a cabo.

3. En esos operativos, Israel logró la captura de un alto mando de la Jihad -de apellido Al-Saadi-, cosa que puso furioso al grupo terrorista. O sea: planean atacarte, les arrestas a un alto mando, y se encabronan y entonces amenazan con atacarte. Bien predecibles.

4. Las amenazas de la Jihad y las advertencias de Israel fueron subiendo de tono en esta última semana, y ante la inminencia de una serie de ataques preparados por la Jihad como represalia por la captura de Al-Saadi, Israel decidió lanzar un operativo.

5. La Jihad ya estaba advertida: si no le bajaban a su trajín, Israel empezaría a eliminar a sus líderes. Pero la Jihad hizo todo lo contrario: amenazó con un inminente ataque contra judíos en Jerusalén y otros lugares del centro de Israel.

Pero cometieron un error…

6. Se les ocurrió organizar una reunión en la que estuvieron presentes 15 altos mandos del grupo, entre ellos 3 de los máximos dirigentes, uno de los cuales era Tayseer Al-Jabari, el que había sido elegido por Israel para ser eliminado primero.

7. ¿Resultado? Israel lanzó un ataque (bombardeo con drones) al departamente donde estaban Al-Jabari y los otros 14 altos mandos de las Jihad, y los eliminó a todos. En un solo golpe, reventaron la infraestructura humana que iba a lanzar los ataques contra civiles israelíes.

8. Obvio, la Jihad está triplemente furiosa, así que ya reaccionó. Hasta este momento, se habían disparado unos 100 cohetes contra poblaciones civiles en el sur de Israel. Alrededor de 30 fueron derribados por el sistema Cúpula de Hierro. Otros incluso cayeron en Gaza.

9. Esto último es muy significativo, porque refleja que la Jihad está actuando con demasiada prisa, sin mucha planeación. Y es lógico: los que estaban a cargo de la planeación acaban de ser eliminados por Israel. Mientras tanto, la aviación israelí sigue con otra fase de ataque.

10. Desde antes de que la Jihad comenzar a disparar cohetes, aviones y drones del ejército israelí ya estaban haciendo rondines sobre Gaza para detectar los sitios desde donde se pudieran lanzar los cohetes. Así, llevan todo el día destruyendo la infraestructura de la Jihad.

11. Eso ha limitado la capacidad de respuesta del grupo terrorista, y seguramente también ha incrementado sus bajas.

Sin embargo, hay otro detalle que llama la atención: al parecer, Hamas -grupo que gobierna Gaza- no se está involucrando en el conflicto.

12. Si Hamas se hubiese metido al pleito, ahorita ya se habrían disparado cuatro o cinco veces más cohetes contra Israel, y las declaraciones de los líderes de Hamas -los que están en Gaza y los que andan escondidos en otros países- ya se habrían hecho públicas.

13. Ya sabes, la clásica de que “Israel acaba de abrir las puertas del infierno”, frase obligada de Hamas antes de ser sometidos a una tunda de antología.

Esta vez se han mantenido quietos. Parece que no están dispuestos a lanzarse a una guerra que, en estricto, es de la Jihad.

14. Y tiene lógica: Hamas y Jihad son grupos antagonistas que pueden entrar en conflicto en cualquier momento, porque la Jihad siempre se ha querido quedar con el control de Gaza. Además, la Jihad es un grupo abiertamente pro-iraní, algo para lo que Hamas tiene sus reservas.

15. Hamas ha recibido mucho apoyo iraní en su lucha contra Israel, pero a fin de cuentas es un grupo salafista. Es decir, Sunita-Extremista. Y los sunitas extremistas son enemigos de Irán, gobernado por chiítas extremistas.

16. Por ello, Hamas entiende que su suerte depende más de la postura del resto del mundo sunita -liderado por Arabia Saudita-, que justo en esta década está en plena reconciliación con Israel. Hamas mantiene una postura agresiva, pero sabe que las reglas del juego cambiaron.

17. Por eso, y a diferencia de otras ocasiones, cabe una probabilidad de que en esta ocasión dejen sola a la Jihad Islámica. Hasta el momento, los ataques puntuales han sido contra ellos. Si eso se mantiene así, Hamas puede mantenerse al margen del pleito.

18. Mañana va a ser un día crítico para ver cómo se desenvuelve el conflicto.

Si Hamas no se integra, es probable que la escalada dure menos tiempo que en otras ocasiones, y sea menos agresiva y devastadora. Si Hamas decide meter sus narices, será terrible.

19. Volveríamos a ver una confrontación como las de 2009, 2012, 2014 y 2019. Cuatro guerras en las que, por supuesto, los grupos terroristas palestinos fueron aplastados por Israel, pero que dejaron un terrible saldo de afectaciones para la población de Gaza.

20. Afectaciones que fueron provocadas por los grupos terroristas palestinos, ya fuese por cientos de misiles que cayeron en la propia Gaza, o por toda la infraestructura civil -hospitales, escuelas- convertida en sitios de uso militar.

21. Ni qué decir de la repugnante práctica de estos terroristas palestinos de usar a su población civil como escudos humanos para tratar de culpar a Israel de “masacrar civiles palestinos”, o “asesinar niños”.

22. Así que todo está en manos de Hamas. Si algo aprendió de lo que ha pasado en los últimos 3 años, debería mantenerse al margen del conflicto, y dejar que Israel aplaste a la Jihad Islámica.

Estense pendientes. Aquí estaré comentando cómo evoluciona el conflicto.

Del Twitter de Irving Gatell @IrvingGatell